sábado, 4 de enero de 2014

Kero, la entrañable poesía de Néstor A. Gastañaduí por Gonzalo Espino Relucé


La poesía de Néstor A. Gastañaduí (Huamachuco 1905-1978) debe entenderse como aquella que se hace en un contexto de tensiones  y reivindicaciones sociales y de lucha política. Desde esta percepción su poesía aparece como un testamento de época que entrever dos tendencias: por un lado, la abiertamente social donde el retrato costumbrista deja entrever la situación del indio; y, la otra, una poesía desengañada que ofrece una reflexión sobre la condición humana, en crisis, que reclama al hombre ético. Son estas las temáticas que lo atrapan. Es una poesía comprometida con su época, pero la voz que se instala en los poemas apuesta a una comunión directa con su lector, no descuida su transparencia, por eso su gesto es popular, sus versos son directos, las metáforas e imágenes sencillas como una caudal transparente. Trabaja un tipo de versificación que tiene que ver con el verso andino en castellano, este tipo de verso aprovecha del español su estructura, pero su tono y sentido son andinos.

1.  Kero


Kero evoca la fuerte imagen inca presente en la memoria andina. No remite de inmediato a la cultura culle, ni a los huamachucos. No. Sin embargo lo representa. El libro según la data que aparece el 2012 está dividido en tres cuadernos o poemarios: Canciones de Arrayan y de Paloma, Hombre y Angustia, y, Sombras. Esta vez los editores nos permiten ver el año que habría sido escritos los poemas; aunque la información no siempre coinciden, por ejemplo, se indica que Canciones… ganó un premio en 1938, pero en ese cuadernos se incluyen poemas de 1963, de suerte que los datos que nos proporciona no son confiables si se leen los contexto que ofrecen los textos. El primer cuaderno, Canciones del Arrayan y de Paloma, pertenece a las poéticas andinas, su sentido es festivo, por momentos, costumbrista y a ratos apegado a las formas populares del Norte del Perú.  El segundo,  Hombre y Angustia, muestra sus poemas sociales, lo que aquí llamaremos poemas indígenas ortodoxos y de protesta social, junto con poemas donde la soledad cósmica cuestiona la condición humanas.  Sombras, es un cuaderno poblado de una inmensa tristeza, la un sujeto que vive la ausencia del hijo muerto; hecho “A la memoria de mi hijo Edgar Renán”, muerto a  los 16 años, corresponde a escritos en 1965 (aunque el último a 1970). En este cuaderno el sentimiento poético prevalece,  formas que retienen la expresión Voy a detenerme los dos primeros cuadernos.
 


4. Hombre y angustia

Hombre y angustia es segundo cuaderno de Kero, el poeta vuelca su compromiso social y a su reflexión sobre la humanidad. Si encontramos los poemas de compromiso social, verdaderos testimonios de la época, está también esa poesía reflexiva, del ser humano. Deja explicito el sentido social y todo el poemario queda atrapado en la reflexión del ser o el sentido de la condición humana.
Los primeros se enmarcan dentro del indigenismo ortodoxo y la poesía de denuncia.  Ortodoxo ya que el indio aparece como problema desde una enunciador que se imagina externo, aunque no exótico. Su decir es más bien de reivindicación social, acusa uno los tópicos del indigenismo (triada maldita del indio: juez, gobernador, cura): la religión, critica los compromisos religiosos que los campesinos se compelidos a realizar, “Devoción”:

Indio de las huarangas
de las contradanzas, y las devociones.
Para la fiesta del Amo.
venderás tus vaquitas;

Situación que deja al campesino en “la miseria y el hambre”. En el siguiente, “Grito de la raza”, será una proclama y canto anhelante,  a la espera de que la hora llegue:

Indio,
Gestando estás la hora,
en que ardidas de iras
y ahítas de glorias,
tus "guaracas" tejidas
de ensueños y de ansias,
revienten en hosannas
de reivindicación.
                   
“Shorey” (ver “Cinco poemas de Néstor Gastañaduí”) es el poema símbolo, texto de protesta social y acaso proletario, proponemos que se revise como uno de los primeros testimonios contra el imperio de la minería, semejante a lo que ocurre en Cerro de Pasco con la poesía minera, su tono es decididamente de protesta, de contenido latinoamericano:

Garzón, un pobre y triste ganapán,
les hace reverencias al pasar;
entretanto, rebaños de explotados,
descienden con los rostros trasnochados.

15.  "Se cotizan los hombre a vil precio",
pregona con descaro la "Oficina".

Si por un lado es queja, demanda social, la otra es una reflexión sobre la condición humana. Este otro núcleo de poemas se pregunta sobre la existencia, sobre su condición humana que coincide con el desengaño y casi siempre con la soledad.

Un hombre y un poema

1.    Yo no he tenido a nadie, no he tenido,
a nadie quién me diga: ¡pobre hermano!
te quitaré una piedra del camino.
Me cubrirá la sombra, y sin embargo,
5.    todos me han de seguir con sus cuchillos.

Todos me han de escupir, porque he vivido
de pie ante la mesa del reparto,
sin quitarme el sombrero y con los puños en alto.

Pero algo ha de faltar cuando me vaya,
10.  ha de faltar, por ejemplo, quien os diga:
que hay luz en el harapo y en la espina;
y que cada hombre es un Dios, cuando fatiga
por lograr el milagro de la espiga.

15.  Y ha de faltar, también, y esto es muy cierto,
quién recoja el pendón del pobre muerto.
(1958)

No  la de  los males de amor, sino la soledad cósmica de la condición humana, de la ausencia y de la dignidad, del abandono al camarada y  del olvido de los ideales. Por momentos se vuelve dura cuando compara con los cerdos o con los sapos (“Sapo”), escribe en “Hombres y cerdos”:

Siendo una honda pena por el pobre cerdo
por su oscuro signo de estercolero;
/…/
Así hay hombres de vida cochina, 
que jamás los ojos levantan al cielo.


Por eso en ella aflora el hombre ético, que reclama humanidad y al mismo tiempo se redefine como: “tras mis harapos y honda tristeza, / hay un nuevo Quijote: va sembrando luceros”, aquel que sigue firme en sus ideales, aunque permanentemente desengañado. La factura de estos poemas es agónica, creyente, pero al mismo tiempo desafiante: “No sé qué hacer con este Dios que llevo dentro” y en la que, finalmente, la voz poética imagina su condición desde esa soledad cósmica, aquella es agónica y virginalmente naciente, “que como el orto de una blanca estrella, conduzca a los hombres a una ancha mañana”. Finalmente, el hombre ético que aparece, tiene las marcas del desengaño, que cuestiona, se pregunta por el sentido humano.

5.  Nota penúltima

Con todo, Kero es de esos libros que conmueve, que nos dejan la imagen de una poética hecha con la huella andina del Norte. Un tejido textual construido con los hilos de la palabra sencilla, de aquella que se dice en Huamachuco, de tono sereno,  por momentos festivo, costumbrista, de otro lado, una poesía indigenista ortodoxa y de protesta social,  poesía comprometida; pero al mismo tiempo poética agónica, de las soledad cósmica del hombre y des desengaño.  Una poesía cuyo entramado evidencia lo que ocurriría en las provincias norteñas en la primera mitad del siglo XX. Poesía comprometida y al mismo tiempo una reflexión que cuestiona e invade el fuero del alma. Si llega tarde al libro, luego de 40 años ([1972], 2012), no deja de llamar la atención por su vigencia, su actualidad, exactamente porque nos siguen descubriendo ese mundo poblado de una vieja tradición cultural –que por momentos la cuestiona o la reinventa- a poemas en  los que el tono festivo va acompañado del social,  pliego de denuncia y aquella que llega como propuesta del hombre ético, del cuestionamiento de nuestra condición humana. 

Referencias:

Gastañaduí, Néstor A.[1972] Kero.2ª ed. Trujillo: Universidad Nacional de Trujillo, 2012 [Canciones de Arrayan y de Paloma, Hombre y Angustia, y, Sombras].
----- “Cinco poemas de Néstor Gastañaduí: El poema por los caminos de un domingo, Pa' que me quieras, Se viene setiembre, Plegaria campesina, y, Shorey” en La alforja de Chuque. <http://gonzaloespino.blogspot.com/2014/01/cinco-poemas-de-nestor-gastanadui-el.html>

Bazán Vera, Blasco. "Néstor Gastañadi Sánchez" (sic.) en Bitácora Literaria


Biografía de Néstor A. Gastañaduí, en Luis Flores Prado fbid=10202232031956639&set=p.10202232031956639&type=1&theater>

Nota: El artículo completo puede ser solicitado a mi correo personal.

No hay comentarios.: