lunes, 3 de octubre de 2016

Manifiesto de la poesía Palo-Brasil. Oswald de Andrade (Versión: Gonzalo Espino Relucé)

Manifiesto de la poesía Palo-Brasil
Oswald de Andrade
(Versión: Gonzalo Espino Relucé)



(Comparto, a partir de hoy, las versiones que me van saliendo
de mis ejercicios de aprendizaje del portugués de Brasil,
con cargo, precisar  giros, erros y sospechas,
esto con la amabilidad  de mis alumnos y alumnas de
Literatura Brasileña en San marcos)

La poesía existe en los hechos. Las cabañas modestas (de azafrán) y de ocre en los verdes de la poblada (Favela), sobre el azul de cabralino (Pedro Álvarez Cabral), son hechos estéticos.
El Carnaval de Río es un acontecimiento religioso de la raza. Palo-Brasil. Wagner sumerge en los bordes del Botafogo. Salvaje y nosotros. La formación étnica rica. Riqueza vegetal. El minero. La cocina. El vatapá o  el oro y la danza.
Toda la historia de los banderiantes  es la historia comercial de Brasil. El lado del doctor, el lado de la citación, el lado de los autores conocidos. Conmovedor.  Rui Babosa[1]: un sombrero de Senegalés. Todo revirtiendo en riqueza. La riqueza de los bailes y las frases hechas. Negra de jockey. Diva en danza de Catumbi. Hablar difícil.
El lado doctor. Fatalidad del primer blanco contribuye y domina políticamente los bosques salvajes. El bachiller. No podemos dejar de ser doctos. Doctores. País de dolores anónimos, de doctores anónimos. El Imperio fue así. Eruditamos todo. Olvidamos autoridad de la pluma del gavilán.
Nunca exportamos poesía. La poesía anda oculta en los bejucos maliciosos de la sabiduría. En la lianas del recuerdo académico.
Más hubo crisis en nuestro aprendimento. Los hombres que sabían todo se deforman como goma soplado. Revientan.
El retorno a la especialización. Filósofos haciendo filosofía, críticos, crítica, amas de casa tratando de cocina.
La poesía para los poetas. Alegría de los que no saben y descubren.
Se había invertido todo, invadido todo: el teatro de tesis y la lucha por el palco entre morales e inmorales. La tesis debe ser decida en guerra de sociólogos, de hombres de ley, gordos y doctores como Cuerpo Jurista.
Ágil y teatro, hijo del saltimbanqui. Ágil e ilógico. Ágil o romántico, nacido de la invención. Ágil la poesía.
La poesía Palo-Brasil, ágil e cándida. Como un pequeño.
Una sugerencia de Blaise Cendrars[2]: -Tienda las locomotoras llenas, ir, partir. Un negro gira a manivela de desvío,  rota en que estáis. Al menor descuido usted hará partir a una dirección opuesta a vuestro destino.
Contra el escritorio, la vida culta. Ingeniero en vez de jurisconsultos, perdidos como chinos en la genealogía de las ideas.
La lengua sin arcaísmo, sin erudición. Natural y neológica. La contribución millonaria de todos los errores. Como hablamos. Como somos.
No hay lucha en la tierra de vocaciones académicas. Hay solo fardos. Los futuristas y los otros.
Una única lucha –la lucha por el camino. Dividimos: Poesía de importación. Y la Poesía Palo-Brasil, de exportación.
Hubo un fenómeno de democratización estética en los cinco partes sabias del mundo. Instituíase el naturalismo. Copiar. Cuadro de carneros que no fuesen lo mismo, no prestaba. La interpretación en el diccionario oral de las Escuelas de Bellas Artes quería decir reproducir igualito… Miro el pirogrado. Las  pequeñas de todos los lares quedaron artistas. Apareció a la máquina fotográfica. Y con todas las prerrogativas de cabello grande, de la caspa y de misteriosa genialidad de ojo trasnochado –el artista fotógrafo.
En la música, el piano invadió las salas nuevas, del calendario de la pared. Todas las pequeñas se hicieron pianistas. Surgió el piano de manivela, o el piano de patas. La pléyade. Y la ironía esclava compuso para la plebe. Stravinski[3].
La escultura anduvo atrás. Las procesiones salían nuevísimas de las fábricas.
Solo no se inventó una máquina para hacer versos, ya había el poeta parnasiano.
Y cómo no, la revolución indicó apenas que el arte volvía para las elites. Y las elites comenzaron desmancharlos. Dos fases: 1) la deformación a través del impresionismo, la fragmentación, y el caos voluntario. De Césame e Mallarmé, Rondín y Debussy hasta ahora. 2) El lirismo, la presentación en el templo, las materias, la inocencia constructiva.
El Brasil charlatán (especulador). El Brasil doctor. Y la coincidencia de la primera construcción brasileña en el movimiento de reconstrucción general. Poesía Palo-Brasil.
Como la época es milagrosa, las leyes nacieron del propio cambio dinámico, de los factores destructivos.
La síntesis
El equilibrio
Acabar con los carros en serie
La invención
La sorpresa
Una nueva perspectiva
Una nueva escala
Cualquier esfuerzo natura en ese sentido será bueno. Poesía Palo-Brasil
El trabajo contra el detalle naturista –por la síntesis; contra la morbidez romántica, por el equilibrio geométrico y por el acabamiento técnico, contra la copia, por la invención y por la sorpresa.
Una nueva perspectiva.
La otra, la de un mundo proporcionado y catalogado con letra en los libros, niños en la escuela. La red produciendo letras mayores que torres. Y las nuevas formas de industria, de los caminos, de la aviación. Postes. Gasómetro, rieles. Laboratorios y oficinas técnicas. Voces y tics de los cables y onda y fulguraciones. Estrellas familiarizadas con los negativos fotográficos. La correspondiente de la sorpresa física en arte.
La reacción contra el asunto invasor, diverso en propósito. El peso de la tesis era una disposición monstruoso. La novela de ideas, una mistura. El cuadro histórico, una aberración. La escultura elocuente, un pavor sin sentido.
Nuestra época anuncia el retorno al sentido puro.
Un cuadro son líneas y colores. La escultura son volúmenes sobre la luz.
La poesía Palo-Brasil es una sala de yantar de las balsas (embarcaciones), un sujeto delgado crea  un vals para flauta y la Boba leyendo el periódico. En el jornal anda todo el presente.
Ninguna fórmula para la expresión contemporánea del mundo. Ver con ojos libres.
Tenemos una base doble y presente: la floresta y la escuela. La raza crédula y dualista y la geometría, el álgebra y la química luego, después, de amantar,  y del té de hierba-dulce. Un mesclado “duerme niño que el  bicho viene por ti” y de ecuaciones.
Una visión que choca en los cilindros de los ingenios, las turbinas eléctricas; las chimeneas de las fábricas, las situaciones cambian, sin perder de vista el Museo Nacional. Palo-Brasil.
Obuses de elevadores, bloques de rascacielos, y sabia pereza solar. La oración. El carnaval.  La energía íntima. La sabiduría. La hospitalidad un poco sensual, amorosa. Los recuerdos de los curanderos (pajes) y los campos de aviación militar. Palo-Brasil
El trabajo de la generación futurista fue ciclópea.  Golpear el reloj del imperio de la literatura.
Realizada esa etapa, el problema es otro. Ser regional y puro en su época.
EL estado de inocencia sustituyendo al estado de gracia que puede ser una actitud del espíritu.
El contrapeso de la originalidad nativa para inutilizar la adhesión académica.
La reacción contra todas las indigestas sabidurías. O mejor de nuestra tradición lírica. O mejor de nuestra demostración moderna.
Apenas brasileños de nuestra época. Es necesario de química, de mecánica, de economía y de balística. Todo digerido. Sin mitin cultural. Prácticos. Experimentados. Poetas. Sin reminiscencias librescas. Sin comparaciones de apoyo. Sin pesquisas etimológicas. Sin ontología.
Salvajes, crédulos, inusitados y delicados. Lectores de periódicos. Palo de Brasil. El bosque y la escuela. El Museo Nacional. La cocina, el minero y la danza. La vegetación. Palo Brasil.
Oswald de Andrade
Correio da Manhã, 18 de marzo de 1924.





[1] Rui Barbosa (Salvador,1849-Petrópolis, 1923) defensor del abolición de la esclavitud (1870), participó en la Revolução da Armada y participó como representante de Brasil en la Conferencia de Paz de la Haya.
[2]Blaise Cendrars (1887-1961), Suizo, vivió en Brasil. Fue combatiente de la primera guerra, se vincula con los modernista brasileiros
[3] Igor Stravinski (1882-1971), músico ruso; para la época se difundía sus piezas del ciclo primitivo (El pájaro de fuego).