martes, 20 de noviembre de 2018

Carta en eclosión / Manifiesto y declaración vibrante por el asesinato de Camilo Catrillanca por Adriana Pinda


Así se escuchó el cacerolazo en los distintos puntos de Santiago por muerte de Camilo CatrillancaCARTA EN ECLOSIÓN /  MANIFIESTO Y DECLARACIÓN VIBRANTE
A 19 DE NOVIEMBRE 2018, aún no primavera en Wallmapu...
POR  ASESINATO DE CAMILO  CATRILLANCA  
POR   EL  ESTADO CHILENO: COMANDO JUNGLA
           ANTE EL HORROR QUE SE LEVANTEN “TODAS LAS SANGRES “
QUE SE ESCUCHEN TODOS LOS CANTOS
SE ABRACEN   Y  SEAN UNO, TODOS LOS RÍOS PROFUNDOS

AL SEÑOR RECTOR DON  OSCAR GALINDO, A LAS AUTORIDADES UNIVERSITARIAS DOCENTES FUNCIONARIOS ESTUDIANTES  KA  PU LAMUEN: vengo a sembrar estas palabras vivas, “llamado urgente  a  paralizar actividades académicas por dos días, como MÍNIMA  señal de repudio, gesto de reparación y respeto  al gran duelo mapuche,  e interpelación política   ante la “BANALIDAD DEL MAL”,  expresada hoy en el “Comando Jungla” (LEY ANTITERRORISTA)  en territorio ancestral mapuche...

“Muestranos como hablar en lenguas” me dices hermana, pero no hallo lengua capaz de lavar tanta sangre, no hallo lengua capaz de recoger la sangre ardiente de Camilo Catrillanca y  ponerla a caminar un día más, me faltan  Cesar Vallejo, José Maria Arguedas, me falta Gloria Anzaldua y Silvia Rivera Cusicanqui, Fanon y Cesaire  tal vez; me falta mi chuchu Antias Silva dándome mate  alumbrador,  me faltan lenguas para expresar  y contar,  el aterrador  paso del horror institucionalizado, permitido y normalizado, por el territorio ancestral mapuche, desde la invasión y posterior ocupación del Wallmapu por los ilegítimos estados de Chile y Argentina, horror que ha tomado diversas formas, que se ha servido de distintas estrategias y dispositivos de poder para colonizar, domesticar, desmapuchizar, desarraigar, despreciar, amedrentar y exterminar toda la posible diversidad y auto determinación consciente y sostenida,  disidente y milenaria del pueblo/ nación mapuche; y que   hoy se travestiza en el “Comando Jungla”, engendro  “mítico” del horror y la indecencia naturalizada en un pais furiosamente  colonial , que nace de la negación de sus orígenes, del ocultamiento de sus memorias fundamentales, un pais cuya fundación se cimienta en la mentira y la gran  ilusión que el lenguaje colonialista permite crear, instalar y perpetuar: “la invención de América”, la invención de un Chile sin pueblos originarios, un Chile sin mapuche pueblo/nación, sin mapuche/territorio, sin mapuche/lengua, sin mapuche/autonomía, sin mapuche/libre y auto determinado...un Chile capaz de violentar, devastar, desgarrar, invisibilizar y arrancarse las manos, los ojos, las uñas, con el fin de soportar la verdad impresentable: que su civilización, su progreso, su castellanización, su homogeneidad, su esencialismo, su unidad nacional, su burguesía, oligarquia  y aristocracia,  se fundaron sobre la sangre mapuche, sobre los huesos mapuche, sobre los hígados, pulmones y savias mapuche, que todas sus ciudades, sus escuelas, sus iglesias, sus latifundios, están manchados con la sangre mapuche y son y serán para siempre, tugurio  de su  verguenza  y su barbarie civilizatoria.

Este Chile  inventado, es el que ha permitido la existencia del engendro “Ley antiterrorista”/  “Comando Jungla”, sus instituciones represivas, sus leyes, sus presidentes/as  de todos los espectros políticos, sus parlamentarios, sus jueces, sus notarios,todos  sus poderes fácticos, pero también sus escuelas, desde sus orígenes,  lo han permitido, la formación de personas tanto en las entidades educacionales como en las propias familias, históricamente, ha permitido, tácita  y/o conscientemente, la posibilidad de existencia de instituciones y seres humanos capaces  de normalizar, banalizar y moralizar la “maldad” y el terror como móviles de sentido y forma de vivir y habitar  el mundo, porque Camilo Catrillanca somos todos los pueblos masacrados, Camilo Catrillanca somos todos los seres arrebatados de la vida, absurda y maquiavélicamente, asesinados, porque un grupo minoritario de personas considera que no tenemos ya un lugar en el mundo, por tanto, todos somos Camilo Catrillanca, todos y todas  hemos sido expulsados de la hoguera( aquellos que no pertenecemos a las castas fundacionales de esta barbarie civilizatoria).
La responsabilidad, por tanto, que nos cabe como formadores de personas, como aquellos y aquellas que sembramos semillas en los días, no es menor, porque las universidades  hoy más que nunca, deben preguntarse por el sentido de su rol, por qué persona está  criando, por que valores prioriza y releva, por sus compromisos con la  verdad , más allá del omnipresente y  esquizoide  “doble vínculo” del lenguaje encubridor  colonialista,  y por  las necesidades de los tiempos de crisis y horror  generalizado que vive , no sólo el pueblo mapuche en Wallmapu, sino toda la mal llamada “humanidad”.

La tragedia que nos enluta como pueblo mapuche, es resultado de esta historia desgarrada e inombrada desde los discursos oficales, desde los medios de comunicación al servicio de los poderosos,  que han jugado un rol fundamental en alimentar el odio, el racismo solapado y abierto, la incomprensión, el prejuicio, la desidia  y la ignorancia de la  mayoria ciudadana; desde la fundación de este Chile ilusorio, afásico, manco, cojo, esquizoide, renegado y acomplejado de la propia/ajena mapuchicidad, un Chile que desprecia aquello que destruyó, asesinó y usurpó, tal como lo expresan los discursos de odio que hoy circulan en estos mismos medios  y en las redes hacia Camilo Catrillanca, y hacia la lucha justa y ancestral de un pueblo oprimido, que no tiene más opción que reb(v)elarse, que levantar la voz, en un mundo donde la única violencia permitida  y vitoriada por las multitudes, es aquella  que ejercen en contubernio,  el Estado, las empresas y latifundios, en territorio mapuche ancestral,  y sobre un pueblo desarmado, con una sed intransable de justicia y libertad.
La educación formal en Chile ha sido también responsable histórico, ya sea por ocultamiento, prejuicio, discriminación y/o  neutralidad cómplice,  de perpetuar este nefasto matrimonio: “Estado racista/ capital”, mientras  nuestras vidas han sido  tomadas y transadas como mercancía en el mercado de las ilusiones mediáticas, y se ha encarnando  en   nuestras formas de comprender, habitar, amar y anhelar, imaginar, soñar, este mismo racismo, xenofobia, desprecio por los pueblos originarios pre-existentes al mismo Estado, este histórico desprecio que hoy se barniza y disfraza de “multiculturalismo”, mientras el mundo sangra afuera, las jaulas escolares, las jaulas universitarias  en gran parte de  Chile (modelo educacional) , no logran descifrar el momento terrible y acuciante que estamos viviendo, permanecen en su mayoría, ajenas a la urgencia del llamado a detenerse, a preguntarse,a replantearse y reinventarse  con fuerza y claridad, a transformarse creativa y audazmente,  a asumir  sus propias responsabilidades  y hacer un “mea culpa”por los millones de   personas que por más  de dos  siglos, ha contribuido a “deformar”, a resignar, a servilizar, a esclavizar a los mitos del individualismo , el éxito,  el desarrollo y el progreso( salvo las minoritarias excepciones..)

Un Comando Jungla sólo puede existir en una sociedad que lo permite, que lo necesita para sostener sus”regímenes” de injusticia, abuso y violencia institucionalizada hacia todo aquello que le impida perpetuarse en su ilusión y en su carencia de empatía, de amorosidad y de hermandad hacia todos los pueblos. Y en este caso, el pueblo mapuche con su sostenida resistencia, es la inquebrantable roca que hace trizas su ilusión de absoluto poderío y dominio sobre el Wallmapu, un mundo, un universo, un gran territorio, que a pesar de haber sido ultrajado, roto, reducido, usurpado una y otra vez; sigue siendo lo propio, lo nuestro, sigue siendo un “NO” rotundo a la renovada,  feroz  y genocida arremetida del Extractivismo y el capital.

No bastando el asesinato impune de nuestro lamuen Camilo Catrillanka, el adolescente que lo acompañaba en el tractor como aprendiz, unico testigo del crimen por parte del lof mapu de Temukuikui, fue  torturado, golpeado, y  bajado del tractor por estos mismos sicarios a sueldo estatal, que le cantan al oído “duerme tranquilo niño inocente”... únicamente a los hijos de quienes los mandatan a reprimir, expoliar, y asesinar, y como si esto no fuera suficiente, fue  retenido en una comisaría por 24 horas, hasta que un tribunal declara ilegal su detención y lo deja, sin embargo, con  el trauma histórico y la abierta herida  del despojo revivido una vez más, en este macabro ritual de muerte que a todos nosotros, nos rememora la sangrienta ocupación del Wallmapu por este mismo Estado ilegítimo, eufemisticamente  enseñada en las escuelas, “Pacificación de la Araucanía” y “Campaña del Desierto” aún en estos tiempos, en que  Sergio Villalobos sigue siendo el manual de cabecera de muchos establecimientos  educacionales, en los cuales se ejerce la violencia simbólica y epistemológica sobre los jóvenes mapuche y no mapuche, sin mediar ningún  control y reflexión de los mismos estamentos responsables, por ejemplo: “ es que sino fuera por los alemanes, los mapuchitos todavía andaríamos  a pie pelao  y en carreta acá en Valdivia”( clase de Historia Instituto Italia, 2016, Segundo año medio, Valdivia), donde  se sigue instalando  el desprecio disfrazado de buena intención civilizatoria, la ofensa y la imposición del paradigma colonizador, practicas docentes éticamente  incapaces,  a la hora de relatar, interpretar y debatir el contexto colonialista de la Ocupación del pueblo-nación mapuche por los Estados de Chile y Argentina, de empatizar con aquellos y aquellas que fueron reducidos/as  e ilegítimamente” ocupados/as”.
En este brutal contexto de colonización permanente: ¿que rol les corresponde hoy,  a las universidades en general, y mucho más , a las asentadas en territorio  mapuche, en la revisión profunda de sus paradigmas formadores de personas, de docentes, médicos, ingenieros, etc, en sus estructuras de poder  y en sus propios modos de relacionarse, alianzarse y producir conocimientos profundos y comprometidos con la justicia, la libertad y las reales necesidades de los pueblos y territorios en que  ellas  habitan?

¿Qué le diremos a este joven mapuche, amigo, peñi y aprendiz de Camilo Catrillanka, si un día camina por esta alameda y nos pregunta,  por que una  universidad que debiera,  unanimamente,  haberse puesto de pie ante el crimen, la opresión, el abuso de poder, produce en gran medida, sólo  el “silencio  de  los buenos, el silencio de los justos”?..

¿Qué le diremos a la hija aún no nacida de Camilo Catrillanka,  cuando nos pregunte porque en Chile la mayoría de las  personas tiende a pensar y sentir,  que asesinar a un joven mapuche, cuyo único “prontuario” ha sido ser un prominente líder defensor de sus tierras, aguas y derechos ancestrales, en una operación estatal/empresarial,  burdamente  terrorista como ésta,  es normal, banal y  hasta necesario?, ¿ es que nada pueden hacer las universidades, cuando educan, preparan, crean, imaginan, opinan, y crean poder, con el fin de impedir,  que monstruos y sicópatas como éstos, no se atribuyan el monopolio de la verdad? ¿qué formación debemos soñar, imaginar y crear,  entonces para contribuir desde nuestra propia mirada y fuerza creativa, a que nunca más en nuestro Wallmapu,  sean naturalizados y justificables,  el asesinato, la usurpación de territorios ancestrales,la deformación y ocultamiento  de los hechos históricos y presentes, por los medios masivos de comunicación que encubren las responsabilidades concretas y los intereses neoliberales en nuestros territorios,  el  encarcelamiento de inocentes en juicios irregulares y altamente cuestionables por todas las instancias internacionales de DDHH,  la destrucción de la madre tierra por el extractivismo y la violación de todos los derechos esenciales de la dignidad humana, y de todas las energías vitales que la hacen posible?...preguntas que una universidad debe considerar relevantes en estos tiempos de crisis de sentido y de lucha por la  sobrevivencia de todo aquello, que creemos justo y trascendental para la vida del universo y de nuestro propio hogar.

Porque “¿si esto es la vida?”, estamos muy lejos de honrar los antiguos pactos entre la ciencia, el conocimiento , la  ética y la necesidad de los pueblos,  cuyo alarido traspasa las aulas/jaulas universitarias,  una y otra vez, las hace temblar,  exigiendo e interpelando,   que se deconstruyan , no sólo discursiva y poéticamente, sino en una verdadera  transformación  y renacimiento, abrazando el dolor el reclamo ardiente y la protesta vibrante de todas las cosas, de todos los seres, que estamos vivos...

Y TODOS LOS MAPUCHE ASESINADOS EN “DEMOCRACIA” POR LA DESMILITARIZACION DEL WALL MAPU
FUERA COMANDO JUNGLA DEL TERRITORIO MAPUCHE
FUERA:  Chadwick, Ubilla, Pérez, Soto, Moreno  Y  TODOS QUIENES RESULTEN RESPONSABLES
POR LA DEROGACION DE LEY ANTITERRORISTA
POR LA LIBERTAD DE TODOS LOS PRESOS POLITICOS MAPUCHE
POR LA DEVOLUCION DE LOS TERRITORIOS USURPADOS
POR LA CONSTRUCCIÓN DE UNA VERDADERA EDUCACION INTERCULTURAL JUNTO Y CON LOS PUEBLOS ORIGINARIOS
POR UNA UNIVERSIDAD VERDADERAMENTE INTERCULTURAL

MACHI ADRIANA PAREDES PINDA, LOF MAPU RIÑINAHUE
PROFESORA  UACH
Suscrito por Gonzalo Espino Relucé.

Foto: https://www.publimetro.cl/cl/social/2018/11/19/cacerolazo-santiago-camilo-catrillanca-renuncia-chadwick.html

lunes, 29 de octubre de 2018

Qasa qamunanta / La llegada de la helada

qasa qamunanta

Hanap pachapi, qanchis quyllur karqan, huk ninsi qasa kasqa, chay quyllur hamurqan kay
pachaman. Hinaptinsi, runakuna churaykapuptinsi cuy akanta, unutawan chakran patanpi,
mana qasa hapinanpaq q´ala mikunankuta. Anchaysi, qasa kutirapusqa llamaman, wilta
kutinanpaq. Yakus kutirapusqa hatun quchapi. Anchaysi, mana atisqachu chinpayta llamaqa.
Hinaspa, llamataqa warak´apurqanku, ñawinpi chayarpachinku, hinaptinsi ch´ipu ñawsa
kutipurqan. Chaymanta, chakinpi chayarpachinku huk warak´ata, chiysi wist´u kutipusqa.
Hinaptinsi, panpallapi hapirpan. Anchaymanta, llamaqa patan patanllata purirqan
mancharisqalla, mana warak´a hapinanpaq.

Anchaymanta, llamaqa mana imatapas mikhuyta atirqanchu; haqay p´unchawmantakama
chayta ruraspa runakuna manaña allintachu kawsarqankuchu, ¿imaynanpi chayta pasarqun?
Runakuna envidiampi, mana ima mikhunankuta qurankuchu qasaman. Anchaysi, saraqa
mana atirqanchu wiñayta; llapa runakuna pasaq llakispalla purirqanku, mana imatapas
ruwayta atispa. Chaymantapas ch´uñuta mana hapirqanchu qasa, anchaymanta manañan
mikhusqankuchu ni ch´uñutapas. Anchaymanta ña runakuna allinta yachamurqanku, kay
lección nisqata. Chaymantan ña hipaman, qurinku huk larullanta chaqranmanta qasaman.
Chaypillanpi churanku kay kiswarta, kuy akata, yakutapas. Ama hap´inanpaq qasa, q´ala
chaqrata.

Autores:
Lisseth Phocco Cáceres
Dercy Palomino Molina
Jhonatan Ocrospuma Sipaucar

La llegada de la helada


Hace muchos años, existía siete estrellas, una de ellas era la helada y  había venido a la tierra. Entonces, las personas habían puesto el excremento del cuy y agua encima de la chacra,   para que la helada no congele todo sus productos. Por ello, la helada se había convertido en una llama para nuevamente poder ir. El agua se había convertido en una laguna grande. Entonces, la llama no podía cruzar;  la gente le lanzaba piedras con una honda. A causa de ello, la llama había sido golpeada en el ojo y por ese motivo uno de sus ojos no podía ver. Después le habían hecho llegar en el pie, por ese motivo se había convertido en cojo. Entonces, la llama se encontraba en el suelo. Desde ese momento solo merodeaba  por la loma, toda asustada para que no le garrare de nuevo el golpe de la honda.

Desde ese momento, la llama no podía comer nada; desde el día que sucedió el hecho. Habiendo hecho eso la gente, ya no  vivía bien, ¿Cómo había llegado a suceder eso? La gente en su envidia, no le daban nada de su sembrío a la helada, por eso el maíz no podía crecer. Toda la gente andaba demasiado preocupada sin saber qué hacer. Asimismo, la helada no había cogido al chuño y por ello, la gente  no comía ni chuño. Entonces, la gente había aprendido de esta lección. Desde ese momento en adelante decidieron compartir un pedazo de su chacra con la helada,  solo se percataban de poner al medio algunos ingrediente como cochayuyo, kiswar, eses del cuy y  el agua para que la helada no coja toda la chacra.


Traducido por:
Lisseth Phocco Cáceres