miércoles, 6 de junio de 2018

Y después de la celebración de los 467 años, ¿Qué San Marcos? por Gonzalo Espino


La imagen puede contener: 7 personas



El hecho más importante para el 2018 sin duda será el reconocimiento académico que se le ha hecho a San Marcos que se traduce en lo político en un licenciamiento formal por 10 años. No se trata de cualquier universidad, se trata de la Universidad del Perú. Ninguna de las otras universidades puede exhibir lo que la resolución reconoce (R. 036-2018-SUNEDU-CD). Asunto que al parecer no ha sido suficientemente entendido para negociar con el gobierno un presupuesto digno para la primera Universidad del país. No es un asunto solo de la historia sino de actual de la vida académica y la investigación en San Marcos.
Los dos hechos que ponen en cuestión los notables avances de la actual gestión (incremento al presupuesto en investigación, Office 365, etc.) sin duda son la burocracia y la escolarización de la Universidad. Primero: la burocracia que la acompaña no ha permitido la ejecución del pliego del 2017 que ha afectado a facultades, docentes y trabajadores administrativos (proyectos, concurso público, CAS) a más del ya irritante presupuesto con que cuenta nuestra universidad (49% del tesoro público y 51% de recursos propios). No parece ir al mismo ritmo del actual Rector. Esperamos que esto se supere y que la propuesta papel cero se realice y no sea un traslado de todos los procesos burocráticos al documento virtual o lleve a los enredos de un programa no experimentado (Quipucamayoc II). Segundo la escolarización de la vida académica –y con ello repitiendo y no recreando- las competencias (así parece la propuesta para Sílabos "por competencias"). No parece estar evaluándose otras posibilidades creativas para desarrollar un modelo pensado en la educación universitaria, pública, laica y creativa, y, que, efectivamente, garantice la calidad. Lo vemos en eso que por ley la Universidad asumió: los Estudios Generales que parece ser una extensión de la Pre SM o la locación de una escuelita controlada (¿Qué hay de nuevo en esto?). No creo que se haya evaluado la experiencia del Integrado o los ya distantes, Estudios Generales de los 60.
En fin, el aniversario de nuestra universidad nos deja con algunas incógnitas luego de un discurso de orden que repitió lo que dice SUNEDU, cuya Ministra llegó tarde –remedando a Toledo- y que no ofreció nada como política cultural para SM. No había un clima ni ambiente generalizado de celebración. La toga nos recordaba la condición colonial (¿un elogio al fujimorismo de Paredes?), y no un empoderamiento contemporáneo, pese seguramente a la buena voluntad expresada por Oreste Cachay el 12 de mayo, al decir que SM era el Perú y que el Perú era SM. En fin, esperamos que la vieja y buena tradición sanmarquina de respeto a las minorías no se vea obcecada por el virtuosismo del listado (sorteado por ONPE) y podamos tener un Comité Electoral que respete las representaciones universitarias. Buen síntoma, finalmente, ha sido las elecciones generales de la FUSM.

Afiche: Portal de la FLCH-UNMSM.

No hay comentarios.: