lunes, 12 de noviembre de 2012

NO AL TRASLADO: CASA DE LA LITERATURA PERUANA

Foto: POR LA CULTURA, POR LA LITERATURA
NO AL DESALOJO DE LA CASA DE LA LITERATURA

La Casa de la Literatura se ha convertido en uno de los espacios más dinámicos e inclusivo de los que son las literaturas peruanas.  En los tres años de funcionamiento han transitado no solo escritores y críticos renombrados, sino que ha servido para promover a los nuevos actores del quehacer literario.  Para Perú es un punto de encuentro y a nivel internacional ha sido reconocida como una de las mejores experiencias de gestión cultural. Allí se han realizado actividades altamente calificadas como de difusión masiva.  Pienso en el sin número de eventos realizados como los encuentros de poesía, en los eventos académicos realizados por la Academia Peruana de la Lengua  o la  Facultad de Letras o las efectuadas  por iniciativas indígenas. En fin, una casa acogedora, que ahora  es apetecida por burócratas y olvidan que en este país  lo que más necesitamos es crear una sensibilidad capaz de hacernos más dignos. Sensibilidad e imaginario que sin duda lo  facilita la cultura y las literaturas No al desalojo, señor Presidente usted tiene la palabra.
POR LA CULTURA, POR LA LITERATURA
NO AL DESALOJO DE LA CASA DE LA LITERATURA

La Casa de la Literatura se ha convertido en uno de los espacios más dinámicos e inclusivo de los que son las literaturas peruanas. En los tres años de funcionam
iento han transitado no solo escritores y críticos renombrados, sino que ha servido para promover a los nuevos actores del quehacer literario. Para Perú es un punto de encuentro y a nivel internacional ha sido reconocida como una de las mejores experiencias de gestión cultural. Allí se han realizado actividades altamente calificadas como de difusión masiva. Pienso en el sin número de eventos realizados como los encuentros de poesía, en los eventos académicos realizados por la Academia Peruana de la Lengua o la Facultad de Letras o las efectuadas por iniciativas indígenas. En fin, una casa acogedora, que ahora es apetecida por burócratas y olvidan que en este país lo que más necesitamos es crear una sensibilidad capaz de hacernos más dignos. Sensibilidad e imaginario que sin duda lo facilita la cultura y las literaturas No al desalojo, señor Presidente usted tiene la palabra.

gonzalo espino relucé

No hay comentarios.: