miércoles, 27 de julio de 2011

Sin rubor en la cara, se va Alan García






No se equivocaba Wikileaks cuando reportó sobre el perfil psicológico de Alan García elaborado por la Embajada de EE. UU (2006), en el que se destaca su carácter "arrogante, desconfiado y con un ego colosal" y que difundiera el diario El País. Las inauguraciones de obras no concluidas lo presentan como el mayor demagogo del Perú.


Especialista en desacreditar a su oposición o de amenazar con su retorno. Le ha tocado vivir la época de las bonanza. Se demoró en resolver parcialmente el tema de la homologación de la docencia universitaria (faltan los profesores contratado). Pero tal vez ya no solo el tono autoritario sino su práctica insolente y chillona que en este último mes ha desatado con sus inauguraciones, y que muestra lo mal habido como el Cristo del Pacífico (lo llame "de las Dudas"), porque fue financiado con dinero donado por la empresa ganadora del segundo tramo Tren Eléctrico. La mejor representación de don Alan García Pérez lo ha hecho El Otorongo nº 382, que publica Perú 21 .


Con Alan García el legado del Apra histórico ha quedado atrás, lo ha hecho trizas. No hay el aprista que defiende los derechos de los trabajadores y de los ciudadanos, esos honrados luchadores sociales que conocimos en el valle Chicama y que se escondían en las casas de nuestros abuelos cuando eran perseguidos. De eso, nada queda. García pasó a engrosar las filas de la derecha, fue más derechista que los propios liberales y a lo largo de su periodo ha hecho gala de la corrupción más descarada.


Volvió sobre el viejo pliego de los civilizados y lo no civilizados, por ello, descalificó a los indígenas amazónicos cuando defendieron sus territorios y los llamó ciudadanos de segunda clase: "Esas personas [los indígenas que protestaban en Bagua contra el TLC] no son ciudadanos de primera clase. ¿Que puedan decir 400 mil nativos a 28 millones de peruanos: 'ustedes no tiene derecho de venir por aquí'? ¡De ninguna manera! Ese es un error gravísimo. Quién piense de esa manera quiere llevarnos a la irracionalidad y al retroceso primitivo". (9 de junio 2009) Ver video: http://www.youtube.com/watch?v=3ekPeb6nMnw


Le tocó vivir una época de bonanza a costa concentrar la riqueza en unos pocos. El Perú en términos estadístico exhibe cifras en azul, pero en rojo corrupción, narcotráfico y delincuencia. No llegó a ser el presidente que dejara de hacernos evocar el cerco de la hiperinflación ni las escandalosas coimas del tren eléctrico, ni las muertes de Cayara y El Frontón. Todo esto solo para dejar constancia de lo ocurrido en los cinco años.


Mi paisano Hermes Salazar me dice que ni Ollanta ni Keiko, en lo que a mi respecta nunca he escondido mi opción izquierdista, de manera que no temo declararme un viejo socialista que comparte un sueño, que todos un día seamos iguales y felices, que nuestras vidas sean consideradas como lo más importante de la existencia.


Alentamos la esperanza de un gobierno inclusivo, donde la transparencia, justicia y donde el crecimiento sea en efecto, para todos los peruanos y no para una minoría de peruanos. Finalmente, día de celebrar, por el Perú, por todos los que nos peleamos a diarios por esta patria, un lugar donde nadie se aburre. Felices fiestas.




Gonzalo Espino Relucé



Imagen tomada de:
http://blogs.peru21.pe/elotorongo/Oto%20282-01.jpg

No hay comentarios.: