lunes, 21 de septiembre de 2009

Eneida, Aeneis, Virgilio (Lib. I: v. 1-34)

Virgilio, La Eneida
(Libro I, v. 1-33)

Yo, que otrora con delgado caramillo modulé mi canto [1]
y que, después, dejando el monte, obligué a los campos vecinos
a obedecer en todo al afanosos colono,
obra que fue grata a los campesinos, ahora, en cambio, [4]
canto las temibles armas de Marte y al varón 1
que, el primero, desde las costas de Troya,
fugitivo el Hado, vino a Italia y a orillas de Lavinio. Él, obligado a recorrer
tanto por mares por impulso de los dioses a causa de la ira rencorosa
de Juno cruel, también tuvo que sufrir mucho en la guerra 5
mientras fundaba su ciudad e instalaba a sus dioses en el Lacio;
origen de la estirpe latina, los padres albanos y los muros
de la excelsa Roma. Musa, recuérdame las causas; ¿por qué ofensa a su numen,
por qué resentimiento la reina de los dioses
indujo a un varón tan piadoso a sufrir tantas desgracias, 10
arrostrar tantos trabajos? ¿Tanto se aíran los dioses?

Érase una ciudad antigua, Cartago -colonos tirios la habitaron-,
lejos, frente a la Italia y a las bocas del Tíber,
muy rica pero intratable por su afán guerrero.
Juno la prefería entre todas las de la tierra, 15
más que a la misma Samos. En ella estaban sus armas,
en ella, su carro. La diosa en ese tiempo intenta con ahínco
convertirla en la reina de las naciones, si lo permitían los Hados.
Pero había escuchado que de la sangre troyana se propagaba una progenie
que destrozaría algún día las ciudades tirias; 20
que un pueblo de descendiente de esta sangre, a la cabeza de un vasto reino,
experto en guerra, vendría a destruir Libia, que así hilaban
las Parcas. La Saturnia, temerosa, se acordaba de la pasada guerra
que había dirigido por su querida Argos contra Troya;
tampoco habían desaparecido de su mente las causas de su ira 25
y sus crueles rencores. En el hondón de su memoria permanecen intactos
el juicio de Paris, la injuria a su belleza despreciada,
la nación odiada, los honores del raptado Ganimedes.
Encendida por todo ello, alejaba mucho del Lacio, maltratándolos
por la superficie de todos los mares, a los troyanos, resto escapado 30
de los dánaos y del despiadado Aquiles. Así, por muchos años
erraban empujados por los Hados alrededor de los mares.
¡Cuán penoso era fundar la nación romana!

trad. de Julio Picasso Muñoz.




Aeneis, Vergili Maronis


Liber primus

Arma virumque cano, Troiae qui primus ab oris
Italiam fato profugus Laviniaque venit
litora, multum ille et terris iactatus et alto
vi superum, saevae memorem Iunonis ob iram, 5
multa quoque et bello passus, dum conderet urbem
inferretque deos Latio; genus unde Latinum
Albanique patres atque altae moenia Romae.
Musa, mihi causas memora, quo numine laeso
quidve dolens regina deum tot volvere casus 10
insignem pietate virum, tot adire labores
impulerit. tantaene animis caelestibus irae?

Urbs antiqua fuit (Tyrii tenuere coloni)
Karthago, Italiam contra Tiberinaque longe
ostia, dives opum studiisque asperrima belli, 15
quam Iuno fertur terris magis omnibus unam
posthabita coluisse Samo. hic illius arma,
hic currus fuit; hoc regnum dea gentibus esse,
si qua fata sinant, iam tum tenditque fovetque.
progeniem sed enim Troiano a sanguine duci 20
audierat Tyrias olim quae verteret arces;
hinc populum late regem belloque superbum
venturum excidio Libyae; sic volvere Parcas.
id metuens veterisque memor Saturnia belli,
prima quod ad Troiam pro caris gesserat Argis- 25
necdum etiam causae irarum saevique dolores
exciderant animo; manet alta mente repostum
iudicium Paridis spretaeque iniuria formae
et genus invisum et rapti Ganymedis honores:
his accensa super iactatos aequore toto 30
Troas, reliquias Danaum atque immitis Achilli,
arcebat longe Latio, multosque per annos
errabant acti fatis maria omnia circum.
tantae molis erat Romanam condere gentem.

ed. Roger A. B. Mylors





RECOMENDADOS:


Virgilio, La Eneida. Presentación, anotación y traducción de Julio Picasso Múñoz. Lima: Fondo Editorial Universidad Católica Sedes Sapientiae, 2007.

Vergili, Aeneis, ed. Roger A. B. Mynors (Oxonii 1969)
Tomado de la Bibliotheca Augustana
http://www.hs-augsburg.de/~harsch/Chronologia/Lsante01/Vergilius/ver_ae01.html

71 comentarios:

Gonzalo Espino Relucé dijo...

Durante estas semanas hemos leído La Eneida de Virgilio. Cada uno ha percibido el magisterio del poeta que nos presenta con intensidad el universo de Eneaes, con una intensa profundidad épica. Pero, ¿qué es lo que más te ha llamado la atención en tu lectura? Escribe tu comentario, no debes excederte las 10 líneas.

Fernando Leyton Alva dijo...

En el libro IX se relata la historia de Niso y Euríalo. Resalta el valor de ambos jóvenes, así como el fuerte cariño que los une. Esta relación llamó mi atención, pues me pregunto ¿Qué tanto se debe amar a un amigo para arriesgar la vida junto a él? ¿Son estos jóvenes más que amigos? ¿Son acaso amantes? No estoy seguro de responder estas interrogantes, pero queda claro que entre estos jóvenes existía un amor intenso. “Si algo pueden mis versos, jamás día alguno os borrará del tiempo memorioso…”. Sin duda, Virgilio lo consiguió.

Fernando Leyton Alva (UNMSM)

Anónimo dijo...

Lo que más me impactó de la Eneida fue el gran amor que se da entre Dido y Eneas en el cuarto libro. Se describen como muy puros los sentimientos de Dido hacia Eneas, cual una joven adolescente enamorada por primera vez, capaz de olvidar el amor por el esposo difunto, mostrándole su ciudad y dándole un hogar al héroe. Se enfatiza este sentimiento al máximo, el Dardánida con un hado ya escrito es capaz de olvidar lo que le deparan los dioses y retrasar su misión. Pero pienso que esta parte del poema es también muy importante porque muestra la verdadera fortaleza del héroe. No solo físicamente es un gran guerrero, sino que también tiene un espíritu capaz de vencer la mayor debilidad que alguien puede tener, el ser amado, por cumplir el deber que lo llama para fundar lo que algún día sería la gran Roma.

Laura Daniela Higa Tengan (UNMSM)

Grecia Llanos Peña dijo...

El gran amor maternal representado en la figura de Venus, es lo que más ha llamado mi atención.Una madre busca el mejor camino para su hijo, lo ayuda a seguir adelante aún en los momentos más difíciles y puede llegar a dar su vida por la de él. Es así como se logra describir a Venus,quien siendo diosa no olvida su papel de madre y apoya a su hijo Eneas durante todo su camino glorioso. Lo que más destaco de ella es su intervención durante la guerra, pues pudo brindarle a su hijo el armamento adecuado para poder vencer al enemigo.

Grecia Llanos Peña (UNMSM)

Jahir dijo...

La intervención de la virgen Camila (en el libro XI) fue el hecho que más me impacto del texto de la Eneida. Me resultó sorprendente la introducción de esta figura femenina en el desarrollo de la guerra entre latinos y troyanos. Es cautivante toparse con que en este texto clásico, no solo se considera a la figura femenina como potente participe guerrera sino que, además, se narra un gran desenvolvimiento heroico de las armas de la protegida por Diana.

Jahir Leyva Picoaga(UNMSM).

Jahir dijo...

Disculpe profesor, pero no revisé completamente la ortografía de mi comentario. Siento necesario corregirlos. Los errores serían los siguientes: "impactó" y "partícipe". Gracias

Jahir Leyva Picoaga(UNMSM).

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Jose Idme dijo...

Personalmente lo que más me llamo la atención de la Eneida, fue la elaboración de las
armas de Eneas, la cual aparece en el libro VIII. Es decir, la actitud que toma Venus para convencer a Vulcano, su esposo, de que fabrique dichas armas. Es notable como Virgilio mediante Venus muestra a los estereotipos del hombre y la mujer. Si bien Venus pudo pedirle el favor a su esposo. Decide de alguna manera seducirlo para asegurar su propósito y de esta manera ayudar a Eneas. Por otra parte las imágenes representadas en el escudo de Eneas, si bien se encargan de mostrar el grandioso futuro de sus descendientes es de alguna manera las pruebas seguras de que Eneas saldrá victorioso y cumplirá con su destino. Si a todo esto agregamos el echo del destino ya formado , sea por los dioses o no , debería mostrar a los oponentes de Eneas que es absurdo enfrentarse a él puesto que todo ya esta escrito, entonces de alguna manera puede evitarse tantas muertes y guerras. Y aun así que un Dios intervenga para evitar este destino queda demostrado en la obra que ningún Dios y ningún hombre puede cambiar un destino escrito o al menos modificarlo ligeramente.

Idme Ferreyros Jose Antonio (UNMSM)

Jose Idme dijo...

Profesor le pido disculpas por excederme en el comentario, se debio a un error de cálculo. No se volverá a repetir.

andré dijo...

el evento más interesante de la obra es en el que Anquises le presenta a Eneas, en "los campos afortunados", a las almas que regresan a poblar nuevos cuerpos y vivir una nueva historia. Ésto revela una concepción de una suerte de reencarnación que nunca escuché comentar de la Eneida.

Código: 09030043.

Anónimo dijo...

Venus, madre de Eneas, interviene a lo largo de toda la historia para que Eneas pueda cumplir con su destino. Sin embargo lo que me llamó la atención fue la intervención de Anquises, su padre, en el capítulo VI cuando le muestra el futuro de la nación que fundará y de esta forma motiva a su hijo a que siga con su viaje ya que a lo largo de la historia Eneas tiene que soportar la muerte de sus amigos así como el dolor por dejar a Dido y seguir con su viaje.
Cynthia M, López Florida

AnDrés dijo...

La parte que me interesó fue la trayectoria que hizo Eneas, acompañado con Sibila, al infierno para ver a su padre Anquises. Es rescatable el valor que tiene Eneas sabiendo que allí, en el infierno, podría encontrar seres miserables que sufren como por ejemplo las almas que deambulan por las orillas del río Aqueronte esperando que realizen sus respectivas exequias.

Jennyfer Guerrero Rueda dijo...

En el libro VI, en la parte en la que Eneas junto con Sibila se encuentran navegando en el infierno en busca de Anquises, el padre del primero, hay un momento en el que Eneas se encuentra con el alma de Deífobo, hijo de Príamo. Entonces, ambos se ponen a conversar, pero ¡tan normal! que da la impresión de que la muerte no es impedimento para poder seguir aún en contacto con las personas después de muertas. Esto sin duda me sorprendió bastante.

Jennyfer Elisa Guerrero Rueda (UNMSM)

Krystel Amy Gonzales Cuadros (UNMSM) dijo...

El libro me gustó por el hecho de como está configurado el destino del protagonista Eneas. Al respecto me formulo la duda de si Eneas es el héroe o simplemente un instrumento de los dioses. En general, pareciera que los mortales son instrumentos de los dioses ya que sus destinos han sido previamente configurados por los hados. Eneas tiene que dejar a Dido porque así se lo manda Apolo, Eneas tiene que fundar Roma porque así le ha sido encomendado por Apolo, Lavinia tiene que desposarse con Eneas porque así tambien estaba predestinado por los hados; es de esta manera que existen sucesivas situaciones a lo largo de la tragedia que pueden ejemplificar facilmente esta idea de predestinación. Entonces que lo que más me gusta es lo que más cuestiones me crea, es el hecho de que en La Eneida el destino de Eneas no dependa de él, sino que ya está decidido. Acompañado de esto, se halla la intervencion constante de los dioses, como es que cada uno va tomando partido al frente de sus protegidos, a favor o, en el caso de Juno, en contra; llevandolos asi a incluso ponerse en contra de si mismos.

lionely dijo...

Sin lugar a duda la parte más intensa, desde mi punto de vista, es el amor trágico entre Dido y Eneas que se desarrolla en el capítulo IV; es interesante ver el toque que le da a la obra el desenvolvimiento de estos sentimientos encontrados que logran hacer por un momento que el héroe sienta la presión sobre sídel mandato de los dioses, y es que ciertamente es para mí Dido el toque de pasión en esta obra, la cual logra desenvolver las acciones más humanas de Eneas en la obra, como lo es el sentimiento de incertidumbre ante el amor.
Eliana Elizabeth Hilasaca Montes (UNMSM)

Anónimo dijo...

LA ENEIDA




CARÁCTER VALORATIVO

(VIRGILIO, Publio. La Eneida: Buenos Aires. Libro IV)



Comentario:


Uno de los libros en La Eneida que ha tomado mi interés es el libro IV, donde se puede notar el amor por parte de la reina Dido hacia el caudillo Eneas.
En un primer momento la reina Dido se rehúsa a rehacer su vida, influenciada por su hermana Ana quien motiva a seguir con su vida y no a seguirle rindiendo fidelidad a las cenizas de su esposo Siqueo.
Dido sin darse cuenta se enamora de eneas y este al no corresponderle, decide seguir su rumbo hacia las costas de Italia. La reina se siente defraudada para lo cual toma la decisión del suicidio con la espada del mismo eneas.
En este pequeño comentario quiero resaltar que muchas veces el desamor o el no ser correspondido por la otra persona conlleva muchas veces al suicidio como lo que ocurrió con la fatal muerte de la reina Dido.


GISELA KATHERINE LANAZCA MITACC (UNMSM)

Guzanita dijo...

La Eneida es una obra que me gustó mucho pues muestra una riqueza en el lenguaje y las ideas están perfectamente conectadas.
La intervención que creo crucial y muy interesante es la de la diosa Juno, quien no contenta con la destrucción a Troya la cual auspició, se encargó de que le sucedieran al heroe los peores incovenientes. Creo que sin la presencia de este personaje el relato sería bastante plano pues es Juno quien marca, dando emoción, los hechos de La Eneida.


LAYNES RAMOS, Sandra María (UNMSM).

Milton dijo...

"[...] Cesa pues , de agravar con tus quejas tu dolor y el mío; no por mi voluntad voy a Italia..." (p.87) Apartir de esta respuesta que Eneas le da a la acongojada Dido ya podemos sentir la contrariedad, la lucha que hay entre el designio de los dioses y los "deseos" del personaje terrenal. Acaso es en este sentido que presenciamos cierto tinte trágico en la obra. Luego, al concluir la lectura del libro, puede uno sentir la riqueza que yace en el encuentro de Eneas con Dido y del amor contra-natura(pues este sentimiento no se da de manera natural o espontánea si no que es pobrocado por una fuerza mayor: el deseo de los dioses) que se incuba en estos personajes, siendo Dido la más afectada. Pues ante el consejo que Jupiter hace llegar a Eneas de que se marche, por medio de Mercurio, nuestro héroe DUDA. Y es un placer catar esa inestabilidad en un héroe de pico, como es Eneas, quien nunca volverá a mostrar ese sentimiento en sus posteriores prubas o dificultades que enfrentará.

-------------------
Virgilio, La Eneida(1983). Editorial La oveja negra.



Milton Alexis Gonzales Macavilca.
(UNMSM)

flor.1310 dijo...

La imagen de Juno en la Eneida es bastante rica y por tanto provechosa, pues el destino de Eneas no estaría lleno de trabas ni tampoco de hazañas si no fuera por la existencia de esta diosa que actúa de manera antagónica con este. El orgullo y el rencor prevalecen y definen la aptitud cruel de Juno, que en casi todo el transcurso de la epopeya lucha contra el destino para evitar que se cumplan los designios de los hados; puesto que hay momentos donde ya no le interesa hacerle daño ni infeliz a Eneas, (como cuando actúa en contubernio con Venus para que este y dido unan sus vidas) sino que prefiere mantenerlo alejado de su destino y así alargar su llegada a tierras latinas.
Esta intervención constante de Juno, es la que llamo más mi atención, pues permite que la victima (Eneas, en efecto) alcance por medio de sus peripecias el reconocimiento dado que en casi toda la obra permanece la imagen de príncipe derrotado más no la de un héroe ganador.

Rogger Fernández Nicho dijo...

Lo que mas me impactó de La Eneida fue el recorrido del héroe troyano Eneas por el averno, acompañado de la Sibila, y el posterior reencuentro con su padre Anquíses. en realidad este último suceso fue el más importante desde un punto de vista sentimental; porque el solo hecho de volver a ver un padre que ya no está entre los vivos es incríble y a la vez emotivo. Anquíses era para eneas simbolo de fortaleza, de sabiduría, de confianza, entre otros. podría preguntarme tambien ¿de cuánto es el amor de un hijo por su padre?; pues este fue capaz de ir a buscarlo hasta el infierno y abrazarlo...
Rogger Fernández Nicho (UNMSM)

Carlos Giles Campos dijo...

Lo que màs me llamò la atenciòn en toda la obra, fue la actitud que iba asumiendo Eneas en torno a la figura de hèroe. En la obra se nos muestra un personaje dubitativo, ya que siempre es necesario recordarle que su futuro serà prospero para asì poder ir con seguridad a sus batallas,es relegado tambièn a la figura de su padre hasta donde èste se nos muestra en vida. Todo esto pone en duda siempre si es que Eneas es un hèroe innato o es que se va forjando como tal mediante los designios de los dioses.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Marycielo Huerta Cusihuaman dijo...

La Eneida, en su magnitud general, relata en el libro IV, el suicidio de Dido, reina de Cártago, acontecimiento que me lleva a la reflexión.Tanto fue el amor que sintió este personaje por el guerrero troyano que la lleva a un fatal descenlace.
El valor rescastable es , sin lugar a dudas, el amor puro, pero la muerte traspasa las barreras de ese sentimiento,siendo un recurso importante en la continuidad de la obra.


Marycielo Huerta Cusihuamán (UNMSM)

Cynthia Espinoza Camargo dijo...

Llama mucho mi atención que a lo largo de la obra se valore y desarrolle constantes aluciones al amor entre padres e hijos. Éstas básicamente se dan en torno a Eneas, actuando él como padre de Julo e hijo de Anquises, así mismo, destaca la relación de Palante y Evandro, personajes que evocan en Eneas recuerdos de su padre y siente a ambos como una familia, además del compromiso con ellos y su pueblo. En el bando de Turno también se destaca las relaciones padre-hijo: El sacrificio que realiza Lauso para salvar a su padre, Mecencio, sin lograr su cometido, causa conmoción ya que gracias a ella Eneas disuelve su furia y reafirma su papel como héroe.

Cynthia Espinoza Camargo (UNMSM)

Jara Rueda, Gary dijo...

Mi comentario se centra en una de las últimas páginas del undécimo libro: el momento en que la virginal Camila es asesinada por Arrunte. En esta parte de la Eneida se puede observar la deshonra que trae consigo el hecho de que una mujer pueda llegar a ser superior a varios hombres. Dadas las diferencias físicas entre estos, los segundos siempre tienden a subestimar a los más débiles; de ocurrir lo contrario, se sentirán muy golpeados en su orgullo, pues el machismo no les permite tolerar este tipo de actos. Por ello, a Arrunte sólo le importa matar a Camila y borrar ese desdoro de sus armas ya que considera que esta proeza le dará fama.

Guillermo Andres Lindo Flores dijo...

Sin duda alguna lo que más me impactó fue la gran fortaleza, y la enorme convicción de Eneas para encontrar "su tierra".
Eneas -al igual que sus compañeros troyanos- tuvo varios lugares en donde pudo asentarse, así como también momentos durísimos, en donde pareciera que no iba a lograr su propósito; pero él solo se mentalizó en llegar al Lacio, la tierra que los dioses le asignaron. Es una gran lección, el de conseguir nuestro ideal (ese que deseamos con todas nuestras facultades), el que nos da Eneas.

Guillermo Andrés Lindo Flores

piero dijo...

Lo que más me impacto de La eneida fue el fatal destino de Dido. Resulta que el fallido amorío con Eneas fue provocado por Venus y no naturalmente. Lo cual me deja una sensación de injusticia cuando se termina por suicidar, agobiada por la obsesión que sentía hacia Eneas, que partía. Posteriormente, para redondear su desgracia inmerecida, es condenada al infierno, donde se encuentra nuevamente con él.

piero dijo...

Disculpe, profesor, olvide colocar mi nombre completo, es:

PIERO BENJAMIN GÁLVEZ TAPIA (UNMSM)

Espero pueda comprender mi error.

Guillermo Andres Lindo Flores dijo...

Sin duda alguna lo que más me impactó fue la gran fortaleza, y la enorme convicción de Eneas para encontrar "su tierra".
Eneas -al igual que sus compañeros troyanos- tuvo varios lugares en donde pudo asentarse, así como también momentos durísimos, en donde pareciera que no iba a lograr su propósito; pero él solo se mentalizó en llegar al Lacio, la tierra que los dioses le asignaron. Es una gran lección, el de conseguir nuestro ideal (ese que deseamos con todas nuestras facultades), el que nos da Eneas.

Guillermo Andrés Lindo Flores (UNMSM)

PD: Olvidé poner la universidad, disculpe.

clever dijo...

Lo que me pareció interesante, en la lectura de La Eneida, es el encuentro en el infierno del héroe troyano (Eneas) con la reina de Cartago (Dido). Porque en un primer momento nos daba la impresión que al héroe troyano, al momento de partir de Cartago, no parecía importarle tanto el sufrimiento de la enamorada Dido, pero en el encuentro que tienen en el infierno expone las razones por las cuales tubo que partir y no por voluntad propia: él tubo que obedecer al designio de los dioses, y con esto se refleja también que el destino del los hombres estaba subyugada deseo de los dioses.





DÁVILA CARRANZA, José Clever. (UNMSM)

Ñaño dijo...

Si bien a lo largo de gran parte de la obra se nos muestra un continuo ataque a la figura de eneas por parte de la diosa Juno, creo que el objetivo de esta no era el de asesinar a nuestro héroe (pienso que de haberlo querido lo abría hecho dado que es una diosa, además de esto el hecho de ser esposa de Júpiter no es un detalle menor), sino colocarle diversas pruebas por las cuales debería atravesar antes de poder fundar Roma…al menos es así como en estos momentos lo concibo.

Díaz Sifuentes, Wilfredo Cristhofer (UNMSM)

Lisseth Falcon B. dijo...

Un tema importante al que puedo referirme es acerca del valor y la convicción que estuvieron presentes en el héroe épico Eneas, para llegar a su destino - el Lacio - y satisfacer a las divinidades y más aún a su pueblo. Este valor al que me refiero se puede apreciar en el Libro IV por ejemplo, en el dilema que pasó Eneas al tratar de seguir su destino o seguir el amor de Dido; por un momento duda de su elección (… y divide su ánimo veloz acá y allá y lo lleva a partes bien distintas y todo discurre…) Eneas eligió la primera opción: aun siendo consciente del gran amor que sentía por Dido y lo beneficioso que hubiese sido para su gente si su amor se formalizaba. Aunque dudó en un principio, a mi parecer es un verdadero héroe, en el que a veces hay que sacrificar algunas cosas por fines más primordiales y que al fin y al cabo serán de mayor beneficio que el de dejar a su pueblo en un lugar que no está destinado por sus dioses.

FALCON BELLIDO, Sara Lisseth (UNMSM)

Anónimo dijo...

El pasaje que más me interesó e impactó se encuentra en el libro VI. Es cuando Eneas desciende al infierno buscando a su padre. Se encuentra con Palinuro de quien creían que había muerto en las tormentas del inmenso mar violento de aquel día fatal. Pero palinuro lleno de dolor le cuenta a Eneas que aquel su destino fatal no lo tuvo en el mar borrascoso sino que tras haber navegado por días llegó a tierra; ya estando a salvo el infeliz Palinuro fue atacado por unas personas impías, atravesado por una espada. Así como palinuro no sabemos el destino que nos espera, lo único que tenemos que hacer es obrar bien en el mundo antagónico.

LOPEZ MELGAR, Karoll Yasmy (UNMSM)

Anónimo dijo...

“… y antes de morir arranca el alma a su contrario: entonces, acribillado de heridas, se arroja sobre su amigo exánime, y allí por fin descansó en placida muerte.” (1). Sin duda, es la lealtad de Niso a Euríalo lo que más caló en mí, pues ¿qué es la lealtad? Sino el eje que mueve el drama épico de La Eneida, que lleva a personajes de la obra, como al mismo autor, a la realización de la gran epopeya virgiliana; que enriquecida con el estilo poético, hace no solo de ésta una narración para ser leída o escuchada, sino también para ser sentida.
___________________________________

(1)La Eneida. Virgilio. Editorial Losada, Buenos Aires.1988. Libro IX, Pág. 209.

Hinostroza Sánchez, Elizabeth M. (UNMSM)

Anónimo dijo...

Elegir un aspecto resaltante en la obra La Eneida es una tarea complicada, es un trabajo muy bien hecho, y aunque inconcluso, presenta una gran gama de temáticas bellamente tratadas, es esta la razón por la cual debo decidirme por el personaje que realmente me marcó: Camila.
Son breves las líneas que el autor dedica a este personaje, pero son suficientes para cautivar al lector. Camila es un rasgo diferencial claramente marcado en cuanto al papel femenino en La Eneida. Aparece de pronto una mujer estratega, llena de gallardía, en un mundo de hombres, dispuesta a dirigir, a luchar y ganar .Contra la corriente, más allá de los convencionalismos Camila reivindica la imagen femenina y nos muestra que, aunque pocas, las mujeres también hicieron historia.
Herrera fabián Jhoana Evelyn UNMSM

fxgm_5890 dijo...

Una parte rescatable de la Eneida, para mí, se encuentra al comienzo del libro IV: "En tanto la reina, presa hacía tiempo de grave cuidado,abriga en sus venas herida de amor y se consume en oculto fuego"... es aquí donde se ve q el amor de Dido hacia Eneas es tanto que puede explicar el porqué de su muerte pero no basta con decir que solo es por él, sino por el sufrimiento que pasó con la muerte de su esposo Siqueo. Esta confesión se la hace a su hermana, quien consolándola no logra sacarla de su tristeza. Es el llanto y el sufrimiento que rodean no solo a Dido, sino también a su hermana y más adelante se involucran los dioses. La muerte para Dido es la solución a este sentimiento ya que nadie puede calmarla.

Gonzales Muñoz, Francesca Ximena 09030265 (UNMSM)

stefania dijo...

Lo que mas me llamo la atencion de la Obra es la similitud con La Odisea de Homero, la travesía de Eneas, acompañado por Sibila, al infierno para ver a su padre Anquises es similar al libro ya mencionado.

El amor no correspondido por parte de Eneas hacia la reina Dido, quien se siente defraudada al no ser un amor correspondido, por lo cual toma la decision del suicidio.

La actitud de Eneas, quien a medida de las visicitudes que le toca vivir va forjando su figura, la de un Héroe.

Stefanía Melgarejo Manrique (UNMSM)

Milagros Lavilla Ruiz -UNMSM dijo...

..."Palante, sabiendo o tal vez ignorando que ha llegado su hora exclama:!No importa si Turno es el más fuerte de mis enemigos! !Adelante!... En esta pequeña parte del capítulo X se resalta el valor y la gallardía que tiene Palante al enfrentarse al Turno, aún sabiendo que éste era el más fuerte de los rútulos. En la figura de Palante Virgilio resalta el más importante valor,aunque este tenga que llegar con la muerte, de la época en un héroe o un guerrero: el honor.

Larry dijo...

A mi me llama la atención cómo los dioses se inmiscuyen en las acciones humanas. Eso demuestra la creencia de que son las cosas externas las que determinan las cosas. El caso de Dido, por ejemplo. Ella se enamora de Eneas por la voluntad de los dioses. Luego, Eneas la abandona también por voluntad de los dioses. Otro caso es el de Cloanto. Mediante ruegos logra que un dios le ayude a ganar la competencia, sólo porque el competidor prometió grandes ofrendas. En la obra, muchas veces los dioses intervienen para modificar las cosas e incluso para propiciar que sucedan cosas que moralmente no están bien (el caso de Cloanto, por ejemplo).

Larry Delao Lizardo (UNMSM)

Anónimo dijo...

Una de las partes que más ha llamado mi atención se desarrolla en el Libro VIII, en el que Eneas recibe su nueva armadura confeccionada por Vulcano a petición de Venus, su madre. Al recibir la armadura, Eneas se queda deslumbrado por las hermosas piezas que la conforman “[…] y goza con las imágenes sin conocer los sucesos, y al hombro se cuelga la fama y el destino de sus nietos”.
La Eneida en su totalidad es un libro muy interesante. No lo es solamente por centrarse en el destino de un pueblo que ha perdido una guerra muy larga, sino también porque a pesar de haber perdido serán ellos los que fundarán un imperio muy poderoso. Para ello tendrán que afrontar nuevas adversidades como el trayecto de Troya a Italia y nuevas luchas para asentarse en esa ciudad.

_____________________________________
(1)Virgilio, Eneida. Ed. Julio Picasso Muñoz.Libro VIII, Pág. 111.


Estupiñan Cordova, Rubí UNMSM.

Anónimo dijo...

El tema que llamó mi atención en La Eneida fue el amor trágico, el cual mediante muchos ejemplos se manifiesta a lo largo de la historia. Uno de esos amores infortunados es el de Eneas y Creúsa, su esposa, presente en el libro II.
El dolor y la desesperación que muestra Eneas ante la pérdida de su amada Creúsa son narrados, a mi parecer, de forma impecable por el poeta mantuano; ya que me permitió comprender, sentir y ser parte de la desesperación del personaje. Esto ocurre durante la huida del héroe troyano y su familia tras el sorpresivo ataque griego. Me conmueve el gran amor que siente el héroe troyano por su esposa, el que se ve reflejado en su búsqueda desesperada y angustiosa tras percatarse de la ausencia de la amada. Sin importarle y dispuesto a correr de nuevo todos los azares, toda Troya, de ofrecer por segunda vez su cabeza a todos los peligros, Eneas vuelve a la destruida ciudad y mediante gritos y clamores trata de ubicar a su Creúsa. Con lo único que se encuentra Eneas es con la triste sombra de su querida, quien le pide resignación ante lo sucedido pues todo son designios de los dioses. Clara muestra de amor trágico, al parecer uno de los temas predilectos por Virgilio

INGA PEREZ, Sheila Yanet UNMSM

Ángel dijo...

Nadie puede dudar del valor épico de La Eneida. Épica es la hazaña histórica que se le encomienda a Eneas y al mismo no le queda más opción que seguirla, siendo así un logro de lo que se llama la poesía épica. Pero tomar este valor para justificar la historia de un imperio me parece un punto menos que cae en el desinterés (en mi caso). Aunque no se sabe con certeza el porqué Virgilio mandó quemar su obra antes de morir, yo quiero creer que fue por arrepentimiento a seguir cuestiones políticas. Aunque no se niega la riqueza lírica de la obra, el fondo no me la completa.

Delgadillo Pardo, Ángel Jorge (UNMSM)

Anónimo dijo...

Disculpe profesor pero a mi no me ha llamado la atencion algo en particular del libro(no deseo mentirle solo para sacar buena nota).De todas maneras rescato como el principal aporte de la ENEIDA, la transparencia que usa el autor para enseñarnos las costumbres de la epoca.El hecho de conocer la cosmovision del mundo antiguo le da un rasgo importantisimo de documento historico.Una version de los vencidos que terminaron mejor "parados" que los vencedores de Troya.Una fundacion como punto final de una larga travesia pero a la vez como punto de despegue para toda una civilizacion. Y si no me ha llamado la atencion algo particular es porque prefiero una literatura mas realista,quiza mis prejuicios me influyeron en esto.Ademas, no veo con buenos ojos las muchas similitudes que tiene el texto con la obra "Homerica".
Jhonny Garcia Ramos(U.N.M.S.M)

Anónimo dijo...

Lo más significativo que puedo rescatar de esta historia, es la fuerte amistad y valentía de los jóvenes Niso y Euralio que mostraron en batalla, ellos comprometidos con la causa del caudillo Eneas, arriesgaron sus vidas enfrentándose con un gran ejercito. Niso al ver acorralado a su compañero Euralio, decide volver para rescatarlo sin impórtale que esta decisión pudiera causarle la muerte, ya que para el joven Niso es más fuerte la amistad y la lealtad que los une.
GUTIERREZ JARA CLAUDIA

katygm7 dijo...

Considero importante mencionar la muerte del valiente Palante como el motivo de la furia de Eneas y como el factor decisivo para la culminación de la guerra. Con esta muerte Eneas pierde la compasión por el enemigo, claro ejemplo es cuando, a pesar de las súplicas de Magus, no siente misericordia de él y lo mata. Eneas solo piensa en vengar la muerte del hijo del rey Evandro, quien depositó toda su confianza en él y mandó a la guerra a la persona que más quería. Tal es el dolor que le causa esta muerte que produce una matanza entre los rútulos y toma a ocho rehenes para sacrificarlos en memoria de este, haciéndonos recordar con esto la matanza que hizo el gran Aquiles en honor a Patroclo en la Ilíada y que al parecer sirvió de inspiración a Virgilio. Es preciso acordarnos que esta muerte convive con Eneas hasta el fin de la obra y que esta es el impulso que determinó la muerte de Turno; ya que, cuando Eneas estuvo a punto de perdonarle la vida a este, ve las armaduras puestas en él y al recordar la muerte de Palante lo mata sin compasión, poniendo fin a la guerra.

Katherine Gómez Montero. UNMSM

Anónimo dijo...

La parte que más me gustó fue la del capítulo VI , en donde Eneas decide marcharse sin decirle nada a Dido , ya que él quiere evitar el sufrimiento y el dolor de su despedida, aunque en él prima el valor guerrero y el de sabiduría de guiar a su pueblo a Italia, no accede a los ruegos de Dido , una decisión primada de la razón en el bien de su pueblo , no tiene piedad de su amada ni de él mismo , va a sacrificar su felicidad al lado de ella, como siempre va a obedecer la voluntad de los dioses.Por este suceso se va a explicar la Rivalidad que existía entre Roma y Cartago.
Giuliana López Loja (UNMSM)

Anónimo dijo...

Quería especificar que fue de la parte IV mi comentario, hubo un error al tipear . Gracias.
Giuliana López Loja(UNMSM)

Bárbara Dávila (UNMSM) dijo...

Lo que me pareció una constante interesante en La Eneida fue la relación que tenia Eneas y Anquises, su padre. Si bien el héroe troyano era protegido por su madre, la diosa Venus, el lazo con Anquises era importante en el sentido de mantener firme su propósito. Su padre, desde el primer instante, siempre le esta recordando su destino, que debe llevarlo a cabo, a toda costa. A pesar de su muerte, Anquises sigue al lado de Eneas, y en su encuentro en los campos Eliseos, vemos de nuevo la necesidad que tiene el héroe de escuchar a su padre, y ser guiado por su sabiduría. Anquises le revela el ciclo de las almas, dispuesto por los dioses, así como el futuro de su linaje, dándole a Eneas una clara visión de lo que debe hacer, el camino que debe proseguir.

Anónimo dijo...

Lo que más me impresionó de la obra fue ver que el amor está presente en todo momento, no solo el que se siente de hombre a mujer, sino también el que se da de padre a hijo o visceversa y el que se da entre amigos. Y para probar ésto menciono el capítulo décimo, en el que Lauso pierde la vida -a manos de Eneas- para salvar la de su padre, Mecencio. En toda la obra noto que el amor está por sobre todas las cosas: en algunos casos es más importante que la vida misma. Y por lo tanto, creo que Virgilio, muy aparte de contarnos la historia de cómo este gran héroe funda una ciudad, nos enseña que los lazos familiares y amicales son necesarios en la vida.

Cuyubamba Robles Ivonne Deysi (UNMSM)

Anónimo dijo...

Lo que más me impactó de La Eneida,es la entrega de Palante de parte de su padre Evandro,al valeroso Eneas.Me impresionó,pues ya sabemos que todo padre o madre ansía con mucha devoción que en la etapa de su vejez no se encuentren solos sino todo lo contrario.Pero éste no es el caso,puesto que el rey Evandro,ya en su vejez;brinda a Eneas a su hijo Palante,para que de esa forma,Palante,sigua su ejemplo.
Lo más anecdótico es que lo hace aún sabiendo que en ese transcurso cabe la posibilidad de perderlo para siempre;ya que es sabido que a Eneas y a los suyos les esperaba un camino lleno de aventuras.
GONZALES COTRINA,Melanyd(UNMSM)

Anónimo dijo...

La presencia de Alecto se apodera del capítulo VII, pues es la diosa quien origina la guerra. Su malvada y terrible naturaleza se trasluce, también, a través de su apariencia física. Ella toma diferentes formas para infundir la locura en sus víctimas (Amata), o se muestra como tal y logra causar terror y frenesí guerrero en el valiente Turno e incluso permanece oculta pero a causa de sus tretas logra causar desasosiego entre Tirreo y su familia. La figura de la diosa me parece interesante, ya que Alecto origina desequilibrio tanto en la tierra como en el cielo, ella le da el toque siniestro y terrorífico a la epopeya.

GARNICA BROCOS, Helen Flor (UNMSM)

MARITZA HUAPAYA CORONADO (UNMSM) dijo...

mi comentario se refiere a la figura de el rey Evandro, quien al entablar una alianza con Eneas, tiene que permitir que su joven hijo Palante vaya a pelear contra los rútulos, aun a sabiendas de que éste podria morir en la batalla. Lo cual demuestra la importancia que le dan los guerreros a las ordenes de los dioses por encima de sus decisiones.

Anónimo dijo...

Lo que mas me impacto del capitulo XI en la Eneida fue el valor que posee la virginal Camila en la guerra entre troyanos y latinos; al mismo tiempo se puede divisar como los guerreros sentían un menosprecio por la presencia de las mujeres en el campo de batalla. Estos guerreros eran orgullosos y machistas; no soportaban ver a una mujer al mando de un batallón o que fueran mejores que ellos en el dominio de las armas. De esta manera se vio afectado el orgullo del guerrero Arunte, el cual dio motivo a que se empeñara en derrotar a la virginal Camila para restablecer su orgullo.


Flores Justiniani Marcia (unmsm)

luchito dijo...

la parte que más me llamo la atención, se encuentra en el libro IV en el cual el amor influenciado de Dido hacia Eneas no se puede dar de ningun modo, ya que los dioses tienen planeado otro rumbo para Eneas, quien prometió casarse y no podra cumplir, y tendra que marchar porque su destino esta en forjar una gran imperio.

LUIS GALICIO SANCHEZ (UNMSM)

Anónimo dijo...

Definitivamente, la parte que más capturó mi atención fue el momento del reencuentro entre la Reina Dido y el gran personaje principal, Eneas, durante el descenso de éste al averno en busca de su padre.
Este suceso me gustó mucho porque el personaje mostró que, pese a la cualquier cosa, estaba dispuesto a seguir con lo que los Hados habían planificado para él, sacrificando así el amor que llegó a sentir por la Reina y mostrando culpabilidad por su decisión de muerte.

Janet Loayza Quiroz (UNMSM)

Anónimo dijo...

Lo que más me ha gustado de la obra de Virgilio a sido el amor tan inmenso de Eneas hacia su padre Anquises, que a pesar de la fatalidad aún perdura, y un ejemplo de ello es todo lo que Eneas hizo para volver a ver a su padre.
Eneas es el símbolo del gran amor a los padres, de ese amor sin barreras que es capaz de ir hasta los lugares más horribles, con tal de volverlos a ver.

DE LA "O" HUAROCC, Cinthia

Muriel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Muriel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Muriel dijo...

Lo que más me llamo la atención de la obra fue el sufrimiento y amor de madre que tenía la Diosa Venus hacia Eneas. Ella estuvo presente en todo momento tratando de velar por su hijo, y dolida por la impotencia que sentía al ver que Eneas estaba atravesando terribles catástrofes que parecían no acabar debido a la furia y el rencor que arrastraba Juno hacia los troyanos. Como se ve en el libro I cuando Venus le ruega a Jupiter que despeje de obstáculos el camino de Eneas que no le permitirían cumplir el destino que él, Jupiter, le había prometido.

ELÍAS BOZA, Melissa Muriel (UNMSM)

miguel dijo...

A mi lo que más me gusto de La Eneida es su tratamiento con la tradición de los clásicos griegos. Virgilio apoyándose en los clásicos griegos escriba una obra en donde se cuenta las aventuras de los sobrevivientes de la nefasta guerra de Troya. La obra es interesante puesto que me permite conocer detalles de lo que ocurrió en los finales de la guerra y aparte me induce a leer las obras anteriores (tal sea el caso de La Iliada y otros relatos más) para complementar la historia de la guerra y así al final obtener todo los sucesos y acontecimientos en donde se dio la guerra troyana. No obstante La Eneida presenta sucesos que no solo se enmarca en la guerra de Troya sino también en las aventuras de Eneas por alcanzar la tierra que le esta predestinada.


LEDEZMA AYSA , Ricardo Miguel (unmsm)

Anónimo dijo...

"La guerra es un medio natural y justo para someter a quienes nacidos para ser mandados, se niegan a someterse”
Aristóteles

Por más que los oráculos se estaban cumpliendo; que había llegado el extranjero que dominaría las tierras de Lacio y se casaría con Lavinia, los rútulos permanecieron fieles ante su rey, como era de esperarse. Este suceso de la obra fue lo que más cautivó mi atención; hombres de honor y valentía luchando por su pueblo ante la dominación extranjera, creían ingenuamente que podrían cambiar el destino de su pueblo. Sin embargo al final se cumple los designios de los dioses; Turno muere a manos de Eneas como Héctor en las de Aquiles. Y como en la Ilíada no es necesario narrar la destrucción del pueblo, ya se sobreentiende cuando muere el héroe que los representaba.

GUTARRA LEÒN, Nilda Antonett(UNMSM)

Anónimo dijo...

La inmortalidad de Eneas

Utilizo el término inmortalidad no para referirme a la gloria eterna que se le profetiza a Eneas en la obra ni por ser el personaje principal de La eneida, epopeya clásica latina, sino para referirme a la incapacidad de Eneas para morir desde que partió de Troya hasta que dio muerte a Turno. Eneas, hijo de Anquises y padre de Ascanio, es un troyano noble destinado por los dioses a ser el artífice de lo que será el imperio romano. Y es a su vez un hombre delimitado, es decir, un hombre que no tiene la capacidad para ciertas acciones como para amar plenamente (en alusión a la relación amorosa que tuvo con Dido), para abandonar su misión o para morir. La similitud de estas acciones reside en que su realización habría impedido el origen del imperio romano. Por ello a Eneas la muerte le ha sido vedada. La larga travesía que recorre esta compuesta de sucesos de harto peligro pero el personaje principal aunque parezca tan capaz de morir no morirá. Su vida marcada es la razón; y aunque no deje de ser un hombre finito Eneas se convierte en un hombre inmortal. Acaso, cuando le hunde en el pecho la espada comienza ya a ser un hombre como todos los hombres, es decir, mortal. Este es el aspecto de La eneida que más me impacto.
DURAN DEPAZ, Joseph Adderly

Anónimo dijo...

Una de las cosas que más me impactaron fue el modo en el que se nos presenta al héroe Eneas. Aun cuando la obra se vincula con los Cantos homéricos de la Odisea y la Iliada el poeta consigue dotarlo de singularidades. Así se nos muestra a un Eneas que es protegido por los dioses y que tiene un devenir ya determinado.

Pero Eneas, cumple además un rol que traspasa las líneas, ya que al atribuirle valores o cualidades, debemos reparar que también se está elogiando e infundiendo orgullo en los romanos. Esta puede ser tal vez una de las razones por las que la obra adquirió tanta aceptación y aún hoy mantiene.

Eneas constituye, para efectos de la obra, un personaje que trasciende más allá del tiempo y que cobra fuerza cuando el lector decide deleitarse con este clásico.


DAVILA PEREZ, Fiorella (UNMSM)

Anónimo dijo...

Me parecio muy bueno tu comentario Joseph, al referirte de la incapacidad de Eneas para morir. Desde que partio Eneas ya no debe temer por su vida

Anónimo dijo...

Uno de los momentos màs interesantes para mí sucede en los primeros capítulos, es cuando Eneas refiere a la reina Dido de las desventuras que pasó en Troya en la lucha contra los griegos, nos cuenta de la crueldad de los griegos para con los troyanos ya al saberse estos perdidos; refiere, ademàs, de la muerte de muchos príncipes troyanos por las armas griegas e incluso la del patriarca de Troya, el anciano Príamo, a manos del hijo de Aquiles. La reina Dido y todos los que lo escuchan comparten su dolor con el héroe troyano. Pero si vemos esto desde otro ángulo, en “la odisea” cuando Ulises cuenta al rey Alcinoo, en la isla de los feacios, de sus proezas y la de otros hèroes griegos en la guerra de Troya, deja admirados a todos los que lo escuchan por tales hazañas, el mismo Ulises derrama lágrimas de satisfacción, digamos, por sus grandes acciones en la batalla, mientras que ello no sucede con Eneas,en "La Eneida", quien derrama lágrimas de dolor por sus muertos y esto es lo que hace maravilloso a la obra de Virgilio porque nos muestra otro àngulo de la guerra de Troya, la de los vencidos.

CUIPA GARCIA, Sergio.

Maten a Eneas... ¡por favor! dijo...

La muerte de Miseno profetizado por Sibila (le “bajaron el dedo” al bueno de Miseno) sirvió de “pasaporte” directo para que Eneas, nuestro superhéroe, pueda descender al mundo de los muertos “vivientes”. Me conmovió hondamente el inmenso sacrificio de Eneas, que tuvo que perder a un gran y valiosísimo (evidentemente…) amigo para poder ver a su padre Anquises y pedir sus sabios consejos (mas sabe el diablo por viejo que…). No duda en ir al Hades –y broncearse de pasada un rato- a pesar de conocer los innumerables peligros que esta aventura demanda, pero prima “el guión” de que finalmente -¿acaso se esperaban otro final?- nuestro chico maravilla saldrá victorioso de esta travesía.
Me gusto (poco) la obra, previsible…

GUZMAN MARILUZ, Gabriel Enrique (UNMSM)

Enfheim dijo...

La Eneida me parece un libro un tanto peculiar, un tanto tedioso a mi gusto, como toda epopeya. Sin embargo, algo que encontré interesante es la intención del autor a lo largo de la obra por glorificar y dar un caracter divino al imperio. Otra cosa que también llama mi atención es el carácter de los distintos personajes que aparecen a lo largo de la obra.

Por ejemplo mencionaré los casos de la reina Dido y Eneas, quienes se ven envueltos en una especie de amor un tanto mágico por la manera en como nace. Tan apresurado como irreal, digno solo de la ficción. Al ver a Dido, la cual se enamora perdidamente de Eneas al instante; y Eneas, el cual le corresponde de una manera, como si de acción y reacción se tratase. Sus vidas estan totalmente bajo control de los dioses, ajenos de todo sentimiento y sueño del humano, para quienes los humanos son solo títeres. Y estos, todos y cada uno de ellos, viven bajo las sombras de sus dioses, quienes delimitan sus metas, sueños, acciones, y ¡pasiones!
A manera personal puedo añadir que es en obras como esta y también las conocídisimas Iliada y Odisea, en las que este fatalismo hace que desde comienzos la obra no logré atraparme. Un tanto rígida y saturada, es solo mi apreciación pesonal

Rebeca dijo...

Lo que más me impresionó de "La Eneida" está en el libro V y el libro IX, debido a que en ambos encontré una misma constante. Pude apreciar que tanto la niñez como la juventud son considerados lo más esencial para el futuro.El desfile de los niños en el libro V me hace pensar en lo que se esperaba de la nueva nación que se estaba formando, por otro lado la disposición de Euríalo y Niso para el combate en el libro IX me confirma la aspiración de estos dos jóvenes para lograr dicho cometido, por ello llego a la conclusión que no en vano siempre se dice que los niños y los jóvenes son el futuro de toda nación.
Rebeca Silvana de la Cruz Reyes.

katherine eurídice dijo...

Lo que más me llamó la atención del capítulo V fue el grado de integración con el que se llevaban los conocidos de Eneas. Me refiero a la cortesía entre Eneas y sus compatriotas. Eneas demuestra ello al hacer que todos festejen su llegada a la tierra de su padre Anquises, ya muerto. Eneas muestra su interés por mantener unidos a sus semejantes; pues también les pide que participen en competencias de naves y de luchas.



Clara está la contraternidad de Eneas ante el duelo entre Dares y Enteles: Eneas interviene con el fin de que dicha competencia no termine siendo una tragedia amarga para todos.



Lázaro Aguilar, Celinda Katerin.

09030113

(UNMSM)

Anónimo dijo...

Una de los pasajes de la Eneida que más me gustó se encuentra en el segundo libro, no solo por la maestría de Virgilio para plasmar aquellas escenas fantásticas y cruentas, sino por la abundancia de sentimientos encontrados que se logra captar en el protagonista al contarlas. Quisiera destacar también la figura de Creúsa como un personaje relegado en este libro, ya que Eneas al huir de Troya logra hacerlo con su padre e hijo pero llega olvidar a Creúsa en el camino. Sin embargo, luego se explica esto con el designio de los dioses, al no tener planificado que Creúsa sea la mujer que acompañe a Eneas en este nuevo gran reino. Por estos hechos, Creúsa representaría la figura del amor sacrificado, no solo por aceptar el designio de los dioses si no porque logra resignarse y entender que lo mejor era dejar ir a Eneas para que continúe en sus travesías y así concrete la empresa de fundar Roma.

DÍAZ SANTIAGO, Dalia Isaura Bethzabe.(UNMSM)

Anónimo dijo...

Lo que más me llamo la atención de obra fue la figura del padre que probablemente sea la representación del pater familias romano. Al ver Eneas en una visión a Anquises, el tiene que atrevesar una larga serie de peligros para encontrarse con su padre y cuando lo encuentra este le dice que tiene que hacer con su futuro.

Camilo Gómez(UNMSM)