domingo, 9 de agosto de 2009

Franco Chico Colugna, Octaedro (poemas)


Franco Chico Colugna, es uno de los más tiernos poetas de La Libertad. Con él abrimos una serie que recogerá textos creativos así como mis notas sobre la literatura de La Libertad.


Octaedro I


Cómo llegaste a mí, pequeña lámpara

que devolvió a mis ojos extraviados

la luz de mi país y, en vago hechizo,

la poesía ardiendo en mi camisa;

que, acaso navegando desde el norte,

entre las aventuras cotidianas,

ardió hasta las alturas de la piedra

capturando el relámpago cimbrado.


Octaedro II


Cómo llegaste a mí, pequeña estrella

que precisa su punto en la mirada

de los antiguos navegantes lúdicos,

rociando luz de puertos en los mapas.

Cómo hiciste, entre mil expediciones,

¿acaso dando adiós a los que se iban

una vez haber visto tu aura pura

y haber soñado la canción del viento?



Octaedro III


Como una inmensa luna primordial

sumergida en las aguas del océano

o una pequeña estrella nacarada,

así te vi, al llegar, así naciste.

Así alumbraba en ti todo el silencio,

y los poderes virginales de la costa

se estremecieron, todos, a un tiempo,

en tu mirada cósmica y celeste.



Octaedro IV


Cuando, pequeña luz, llegaste a mí,

entraste en mí, me hiciste hijo tuyo,

me diste agua, pan, frutas y peces,

y las palabras casa, amor, crepúsculo.

Inexorable fue el primer abrazo,

la primera sonrisa, el primer beso,

y en lo que tú lucías y yo andaba,

humana fue tu gracia imaginaria.


Blog de Franco Chico:

2 comentarios:

Franco Chico dijo...

Hola, Gonzalo!
Buscando "Colugna" en Google, me encontré con tu blog, y con estos poemas que me parecieron conocidos... has de saber que el librito está compuesto de 64 poemas de ocho endecasílabos cada uno, y están buscando editor. Un abrazo, mi agradecimiento y mi afecto permanente. Franco.

Anónimo dijo...

Qué poemas para más huachafos, y qué patético que el primer comentario sea del autor que ve su ego engordado por la gratuita e inmerecida alabanza de un "crítico". El señor Chico más bien debería dedicarse a otras cosas, como pagar sus deudas (como la del Código Civil de Idemsa).

Esteban Alvarado