miércoles, 10 de junio de 2009

Las palabras de los awajun-wanpis contra Alan García



El lunes 8, con sorpresa vimos en el programa Enemigo Íntimos (Frecuencia Latina), como una madre en su indignación y dolor tomaba la palabra para denunciar a los responsables políticos de esta matanza. Ayer, martes 9 en el mismo programa televisivo, Beto Órtiz cumplió con su palabra y puso la traducción y las imágenes de esta mujer amazónica.



Escúchanos, por favor, señor Alan García :

¡Tú eres el culpable porque nos has exterminado¡
Nos estás matando.
Nos estás vendiendo.
Tú eres el terrorista.


Nosostros defendemos nuestro territorio de armamentos, nuestra única arma de defensa es solo lanzas y palos que no son de largo alcance y no es para matar como tú lo has hecho con nosotros.

Tú nos exterminaste usando armamentos, balas, helicópteros y los mataste a nuestros hermanos, hermanas, estudiantes, profesores, hijos.

Alán te pedimos que vengas acá a nuestro territorio para que nos pagues de las deudas que tienes con nosotros.

Alán, tú eres vende patria, vende indígenas, vendes nuestros recursos naturales: oro, petróleo, agua, aire.

Contaminas nuestro medio ambiente y así nos dejas más pobres como nos estás viendo ahora, como estamos y quedamos.

Nosotros, los awajón-wampis no te hemos elegido para que nos extermines, sino para que nos ayudes, des estudio a nuestros hijos que hora has matado.

Nosotros no te hemos quitado tu propiedad privada. no te hemos matado a tus hijos, tu familia,

¡Ya nos exterminaste,
ahora quedamos sin NADA!


Madre indígena habla al presidente Alan Garcia (Masacre en Bagua)

en You Tube


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas tardes profesor:

Este post suyo me ha hecho recordar unas palabras de Tabucchi en su "Nocturno hindú". Las transcribo:

"No creo que la vida sea comprensible, si no es en términos narrativos. La vida en sí misma carece de formulación narrativa; por mucho que intente llenar los vacíos que existen en el interior de los acontecimientos, no es capaz de saturar las incongruencias afectivas: tan sólo es capaz de llevar a cabos suturas, de organizar en términos lógicos el misterio de nuestro vivir. La vida es equívoca y subrepticia y nuestra narración, por muy dotada que esté de voluntad de completarla, acabará asumiendo la fisonomía del objeto narrado, se convertirá en equívoca y subrepticia".

A proposito de Tabucchi y la lamentable situación en Bagua, me pareció peculiar el tratamiento escritural que usted ha ejercido en las palabras de la mujer del video.
Al leer el texto tuve la sensación de estar leyendo un poema terrible y a la vez hermoso: En La segunda estrofa el criterio del "NOSOTROS" que contrapuntea con la tercera estrofa articulada en la interpelacion "TÚ".
Las dos estrofas siguientes con el "Alán" en función de anáfora.
y el final trágico dividido en dos versos "¿ya nos exterminaste,/ahora quedamos sin NADA!". Un nada que retumba el alma como los gritos finales de los indigenas de Icaza en su "Huasipungo"

Será acaso profesor, que la única manera que tienen los indigenas de reclamar algo o aparecer como sujetos dignos de atención sea bajo un formato ajeno a ellos. Poetizados. Me pregunto qué hubiera pasado en mi recepción del texto si lo hubiera leído en prosa. O mejor que hubiera pasado sin su correlato escrito, y simplemente me quedaba con su reclamo a traves del video.

El hecho que me desagrado de mi mismo fue encontrar belleza en lo terrible. Tengo dos situaciones encontradas en mi:

Por un lado me pareció agradable y un logro el cambio de código. Presiento que de esta forma perdurarán las palabras de la mujer indigena como testimonio de su pesar de su furia y su dolor.

Por otro lado, a la vez que acepto esta traducción, rechazo que esta estetización me distraiga del hecho mismo de la matanza y la violencia. El haber podido extraer belleza de las palabras de dolor (inducido por la forma poética de su transcripción)de la mujer me disgusta pues no hay nada hermoso en el acto que lo provocó.

O es que acaso sea éste el único camino en que perdure el testimonio doloroso de aquella mujer: Bajo la forma bella de su gestos desesperados.

Alessandro Baricco en su último libro "HOMERO-ILIADA" nos recuerda que La Iliada es esencialmente un canto a la GUERRA con todos sus horreres y que debemos intentar cambiar nuestros parámetros estéticos ya que:

"Construir otra belleza sea tal vez el único camino hacia una auténtica paz. Demostrar que somos capaces de iluminar la penumbra de la existencia sin recurrir al fuego de la guerra".

Si la señora del reportaje hubiese estado hablando, digamos de su familia, probablemente no hubieran sido "poetizadas" sus palabras. Es la violencia y el dolor lo que aún nos deslumbra y nos invita al Canto de estas acciones como Homero con su Troya.

Lograremos, antes o después, sacar a Aquiles de aquella mortífera guerra. Y no será ni el miedo ni el horror lo que lo lleve de regreso a casa. Será cierta belleza, una belleza distinta, más cegadora que la del griego, e infinitamente más apacible.

Buenas tardes profesor.
Christian B.

marmadukescott dijo...

EL PODER DEL ARUTAM

El Arútam es un espíritu clave para los varones aguarunas, porque les da potencia y fuerza. Quien posee Arútam, no puede morir sino de enfermedades contagiosas. Los niños comienzan a buscar este espíritu en las cataratas de la selva desde los 6 años de edad. El Arutám se busca con ascetismo y rituales en las Montañas Sagradas, donde se originan los ríos de su territorio.

Son las mismas Montañas Sagradas que quiere para sí las empresas de minería, algo imposible de aceptar para el shuar, para el aguaruna, para el jíbaro. Las montañas sagradas se defienden con la vida.

En la página “Indígenas de India piden ayuda a director de Avatar” publicada en el blog actualidadambiental de la SPDA el 8 de Febrero de 2010, se informa una de las medidas tomadas por el pueblo de los Dongria Kondh de la India, en su lucha para defender su tierra contra una minera empeñada en destruir su Montaña Sagrada.

Lo que vive el pueblo de los Dongria Kondh de la India en su lucha para defender su tierra contra una minera empeñada en destruir su Montaña Sagrada, es idéntico a lo que vive el shuar, el aguaruna, el jíbaro. Las Montañas Sagradas las defienden con la vida. Ellos no van a llamar al director de Avatar, ellos van ha hacer justicia, van ha hacer tsanza, con mano propia.

Alan García Pérez puede darse por enterado, las montañas del Cenepa, las Sierras del Cóndor no serán mancilladas. Cualquier antropólogo o etnólogo más o menos informado lo sabe.

Los Shuar o aguarunas, son el pueblo amazónico más numeroso, aproximadamente unos 80,000 individuos. Los Shuar habitan entre las selvas del Ecuador y Perú. Los conquistadores españoles les dieron el nombre de jíbaros.

El territorio tradicional no está bien delimitado, baja por las estribaciones de los Andes hacia el oeste y se extiende hasta las cuencas del río Pastaza, Upano, Zamora y parte de los tributarios del Morona en Ecuador. Pero también hay grandes concentraciones de shuar en territorio peruano, al norte de los departamentos amazónicos.

Ni el imperio inca ni España lograron conquistar este territorio. En 1490 hicieron retroceder a los incas y en 1549 hicieron fracasar las primeras incursiones españolas. En 1599 los shuar dirigidos por Kirup expulsaron definitivamente de su territorio a los españoles, quienes les dieron el nombre de jíbaros, como sinónimo de salvajes, porque después de matar a sus enemigos los shuar practicaban el ritual del tzantza, consistente en cortar y reducir la cabeza.

malcolm.allison@gmail.com