domingo, 23 de noviembre de 2008

Charles Baudelaire, Las flores del mal (1857)


LA MUSE MALADE

Ma pauvre muse, hélas ! qu'as-tu donc ce matin ?
Tes yeux creux sont peuplés de visions nocturnes,
Et je vois tour à tour réfléchis sur ton teint
La folie et l'horreur, froides et taciturnes.

Le succube verdâtre et le rose lutin
T'ont-ils versé la peur et l'amour de leurs urnes ?
Le cauchemar, d'un poing despotique et mutin,
T'a-t-il noyée au fond d'un fabuleux Minturnes ?

Je voudrais qu'exhalant l'odeur de la santé
Ton sein de pensers forts fût toujours fréquenté,
Et que ton sang chrétien coulât à flots rythmiques.

Comme les sons nombreux des syllabes antiques,
Où règnent tour à tour le père des chansons,
Phœbus, et le grand Pan, le seigneur des moissons.



LA MUSA ENFERMA



Mi Pobre musa, !ay! ¿qué tienes este día?
Pueblan tus vacuos ojos las visiones nocturnas
Y alternándose veo reflejarse en tu tez
La locura y el pánico, fríos y taciturnos.



¿El súcubo verdoso y el rosado diablillo
El miedo te han vertido, y el amor, de sus urnas?
¿Con su puńo te hundieron las foscas pesadillas
En el fondo de algún fabuloso Minturno?

Quisiera que, exhalando un saludable olor,
Tu seno de ideas fuertes se viese frecuentado
Y tu cristiana sangre fluyese en olas rítmicas,

Como los sones múltiples de las sílabas viejas
Donde, reinan por turno Febo, padre del canto,
Y el gran Pan, cuyo imperio se extiende por las mieses.

Traducción de Antonio Martínez Sarrión.


Imagen de la portada de primera edición de
Les Fleurs du mal (1857); tomada de Literatura. comhttp://baudelaire.litteratura.com/?rub=vie

Referencias:

Bibliothèque nationale de France


Charles Baudelaire
http://www.galeon.com/elartefacto/Articulos/Baudelaire/Baudelaire.htm

Charles Baudelaire
http://www.baudelaire.cz/index.html?locale=fr

Charles Baudelaire info/ Magazine d'informatio des actualités baudelairiennes
http://www.charlesbaudelaire.org/



Charles Baudelaire, Literatura. com

http://baudelaire.litteratura.com/?rub=vie

54 comentarios:

Anónimo dijo...

ALUMNA: KATHERINE ENITH CABANILLAS MURILLO
PROFESOR: GONZALO ESPINO RELUCÉ
CÓDIGO: 08030109


Charles Baudelaire además de haber sido criticado por su vida personal fue también llamado insensible, satánico; esto debido a que a algunos poemas que escribe se los puede relacionar con estos temas.

A mi parecer Baudelaire fue un hombre que se fijó mucho en lo que ocurría en su alrededor.
Este tenía un rechazo a la sociedad de su época y esto lo demuestra en sus poemas.
Así, mostrando sus quejas, da a notar en algunos de sus poemas su rebeldía ya que no estaba contento con lo que sucedía en la burguesía de ese siglo.

Otros temas que pude percibir en sus poemas fueron los relacionados al mundo, a la muerte y una concepción pesimista del hombre.
Por lo que pude comprender en uno de sus poemas, Charles lo que quería era realizar un viaje hacia otro lugar, donde la convivencia sea mejor .Por esto nos dice que la muerte era una vida mejor.
En su poema “Elevación” nos podemos dar cuenta de esa idea de “viaje” que él quería realizar.
También en los poemas de Baudelaire nos damos cuenta de la presencia de símbolos, metáforas y comparaciones.

Anónimo dijo...

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS
PROFESOR: GONZALO ESPINO RELUCÉ
ALUMNO: CHUMBIAUCA CALIXTRO LUIS
CÓDIGO: 08030298
TEMA: LA POESÍA DE CHARLES BAUDELAIRE

En los versos de El Albatros y en otras poesías de Charles Baudelaire encuentro un simbolismo que busca sugerir mediante la palabra –No de modo directo- las ideas, sentimientos o valores del poeta; además hay un valor musical. Además, espero no equivocarme, Charles Baudelaire usa la imaginación como medio o vehículo para interpretar la realidad. Entre otras cosas, aunque Charles Baudelaire no fue reconocido en su tiempo y tachada sus obras como decadentes, es sin duda un icono para los poetas, incluso para los de este tiempo, por la calidad de sus versos, el color y la música que les impregna es maravilloso y realmente auténtico.

Otetet dijo...

VIII-LA MUSA VENAL
«Oh, musa de mi corazón, amante de los palacios, / ¿Tendrás tú, cuando Enero suelte sus Bóreas, / Durante los negros tedios de las nevadas veladas, / Un tizón para calentar tus dos pies violáceos? // ¿Reanimarás, pues, tus hombros marmóreos / En los nocturnos rayos que atraviesan los postigos? / Sintiendo tu bolsa tan seca como tu paladar, / ¿Recogerás tú el oro de las bóvedas azúreas? // Necesitas, para ganar tu pan de cada día, / Como un monaguillo, manejar el incensario, / Entonar Te Deum en el que nada crees, // O, saltimbanqui en ayunas, / desplegar tus encantos / Y tu risa humedecida de lágrimas invisibles, Para dilatar las carcajadas de la vulgaridad» (Charles Baudelaire, Las flores del mal).


Después de haber [mal]gastado estas líneas con una «flor», no puedo dejar de sollozar. No puedo escribir ninguna erudición, tampoco ninguna opinión (¡asesinaría el encanto!), sólo puedo aprehender a mi alma este incón que me hace una referencia a un recuerdo que aún sangra. Sólo debo quedar mudo y apreciar. No entender, sino comprender. No leer, sino sentir. No pretender, sino adquirir. Esta Musa también es «mía»... Charles.
Nombre: Eduardo Alexis Almeyda Durand.
E.A.P.: Filosofía.
Código: 07060080.

Sandy Arrué dijo...

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS
CURSO: Introducción a la Literatura General
PROFESOR: Gonzalo Espino Relucé
ALUMNA: Sandy Giuliana Arrué Tamariz
E.A.P.: Arte
CÓDIGO: 08030086



Detrás de títulos simples o, aparentemente, sin sentido este poemario busca mostrar, entre líneas, los sentimientos más viles e inesperados que pueden anidarse en la mente humana. Esto es lo que busca expresar un poeta enemistado con la lógica, influenciado por la problemática de su vida, intentando mostrar al mundo su ruina física y moral, lo cual lo llevó a estar en desacuerdo con el pensamiento de su época y, por lo tanto, romper con los esquemas.
En Las flores del mal, Baudelaire implica temas como el dolor, la muerte, la mujer, las drogas, la sociedad y muchos temas más. Este plasma en sus poemas la vida de una manera cruda y descarnada y, a su vez, pretendió demostrar que no solo de lo bello podía brotar belleza, sino que también lo feo tenía relación con lo estético.
Así mismo cabe mencionar que Baudelaire contrasta el bien con el mal, habla de Dios y al mismo tiempo del demonio y llega al punto de glorificar a este como se observa en muchos de sus poemas.
Solo me queda concluir diciendo que Baudelaire fue un gran poeta, a pesar de haber sido criticado y rechazado en su época debido a su vida bohemia y los excesos de esta, los cuales fueron plasmados en su obra.

Anónimo dijo...

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS
CURSO: Introducción a la Literatura General
PROFESOR: Gonzalo Espino Relucé
ALUMNA: Nancy Luciana Aliaga Balletta
E.A.P.: Comunicación Social
CÓDIGO: 08030300

Las flores del mal

Baudelaire en un poeta simbolista y no naturalista, no habla del mundo como un amor sino habla del mundo desde el punto de vista de que todo es símbolo,todo es bello.

Me gustó mucho el poema Bendición I "Yo haré rebotar tu odio que me agobia, sobre el instrumento maldito de tus perversidades...", ya que pienso que habla de que el hombre llegó ya con perversidad en su ser, desde su nacimiento.

Otro que me pareció interesante fue el que escribe al lector: "La necedad, el error, el pecado y la tacañería ocupan nuestros espíritus y trabajan nuestros cuerpos...", allí está la esencia de todo su poemario, allí plasma, en esas líneas, todo lo que quiere decir en adelante. Me interesó cuando llama al lector, lector hipócrita y creo que se debe a que todos las personas leemos y no sabemos qué hacer con el conocimiento adquirido de la lectura, a veces tienden a comportarse de una manera, a ESCANDALIZARSE cuando el hombre por naturaleza ES MALO.

Las flores del mal me parece que habla -hasta donde he leído- de las causas del mal, esta causa sería el aburrimiento que tiene el hombre y que lo lleva a actuar de manera perversa, ya que considero que el poeta trata de que el hombre es un ser malo y las flores del mal, se encuentran en su naturaleza.

Anónimo dijo...

Profesor: Gonzalo Espino Relucé
Alumno: Jorge Luis Chávez Felices
Código: 08030219
E.A.P. Arte

Las flores del mal, obra maestra que nos atrapa desde el primer verso, calificada por su autor de orgiástica y melancólica, nos impele a reflexionar sobre varios temas, como son: la pobreza, la vejez, la muerte, el olvido, la fugacidad de la vida, etc., y suscita en el lector un sentimiento de compasión hacia el autor y hacia sí mismo.
Cada poema comprende una historia o un tema en particular; sin embargo, todas, como eslabones, forman una cadena: el mundo de Baudelaire. Rasgos autobiográficos se advierten en buena parte de los poemas.
Baudelaire hace de su libro una suerte de diario; el diario de un desdichado, de una condenado al fuego eterno, no porque sea pecador o un libertino como lo juzga la sociedad de su época, sino, porque su situación, su suerte, parece un preludio al infierno.
Es por esto, que, sin ánimos de convertirse en blasfemo o en anticlerical, se siente comprendido por Satanás, demostrando su simpatía en varios poemas.
Poemas como los que dedica a la mujer, a sus musas, son poemas de carácter melancólico, algo lujuriosos, en el que se aluden algunas veces temas mitológicos.
Otros tópicos que desarrolla en sus poemas son: el tedio, la situación del poeta, el ideal, la ciudad en la que vive, etc.

MARTIN CH dijo...

Podríamos considerar a los simbolistas como rebeldes ante la sociedad, y como figura emblemática está Charles Baudelaire. En su obra Las flores del mal encontramos temas que bien podrían ser rechazados por algún romanticista. «Una carroña» es un claro ejemplo que simboliza la denominada estética de lo grotesco, ya que presenta elementos repugnantes como si estuvieran dotados de una gran belleza. «Bendición» es otro de los poemas más llamativos dentro del «Spleen e Ideal» de Las flores del mal. Aquí se hace prominente el tema del poeta como un ser marginal, condenado por la voz de su madre, quien le habla a Dios. Este tipo de contenido; es decir, en la que Dios recibe las críticas y blasfemias es más notorio en «La negación de San Pedro». Las flores del mal resulta ser un libro muy atractivo justamente por la extravagancia que hay en los temas que toca, y sobre todo por el modo en que los trata. Otras de las características que podemos resaltar son, por ejemplo, la angustia existencial, el satanismo, entre otros. La oposición que se produce al comparar la temática con la musicalidad de los versos es otra de las razones por las que Las flores del mal es una obra muy especial.
UNMSM
Chavesta Arana R. Martín
08030218
EAP Arte

Anónimo dijo...

Nombre: Maira Evelyn Caballero Barbarán
EAP: Lingüística
Código: 08030289





El poeta Charles Baudelaire expresa y sobre todo comparte en cada poema todo aquello que lo aqueja, es decir, muestra su descontento. Hace saber sus fastidios, transmite sus mortificaciones, males que lo asolan con el solo hecho de vivir junto a la humanidad hipócrita. Nos aproxima a ver la dificultad que significa salir del precipicio al que nos ha traído nuevas formas de vida. También hace notar un vacío enorme que se evidencia en las personas de su tiempo. En fin, plantea cuestionamientos sobre la moral y reflexiona sobre la falsedad del mundo mostrándola de manera radical y pesimista.

Por ejemplo:
En la destrucción; el poeta en todo momento siente una tentación por algo prohibido y esto le llena de una culpabilidad realmente enorme. Esta se presenta de la mejor manera ante sus ojos con lo cual intenta lograr confundirlo para que cometa el pecado que es decir injurias, hablar de más, proferir insultos. También se ve como la forma de cometer un asesinato. Cosa que de algún modo intenta de evitar, pero se le presenta esta de manera diversa y no puede solo.

En Oración de un pagano; pide que le quiten la carga que conlleva y mantiene en su corazón… para así poder vivir tranquilo, por ello recurre a una acompañante que le llama diosa para no tener que recordar ni vivir con la angustia del miedo, de volver a cometer lo que ya hizo una vez. Pues el es frágil y no puede contenerse.

En poemas como Mujeres Condenadas se muestra un lamento por el amor incomprendido entre mujeres; en La fuente de Sangre, ahí se evidencia que amar a una mujer es sufrir y esto lo dice por una mala experiencia que le tocó vivir; como en La metamorfosis del Vampiro se trata de una prostituta que vive sin mayor preocupación.

bunker000 dijo...

*Solo hay dos poemas en Las flores del mal que podrían ser considerados lésbicos.
El primero es ´´Lesbos’’ en el que Baudelaire parece tomar partido, literalmente, por la repugnante monstruosidad de la anomalía sexual. Pero hay que tener en cuenta que el poema fue escrito a los veinte años, en un medio en el que estaba de moda aprobar esas cosas, y además, que el asunto se presentaba a la mente aun no madura de el poeta con el hechizo fascinador de la Hélade, entre la irradiación de los mares griegos y su cortejo de leyendas. Todo esto no es mas que literatura .muy distinto por cierto es el tono de otro poema, ‘’Delfina e Hipólita’’, en que las protagonistas hablan –y Baudaleire tenía que hacerlas hablar, puesto que el estúpido pecado existe -, pero no bien termina el diálogo, toma la palabra el poeta y anatematiza a los culpables, anunciándoles ‘el infierno imperecedero’’.


*Nota extraída del prologo hecho por Nydia Lamarque a la edición de Las flores del mal, hecha por la editorial Losada en la Colección clásicos universales.
ernesto bravo manco /08030187

José Arroyo dijo...

Sobre las contradicciones de la vida humana

Charles Baudelaire conoce las reglas de la sociedad, sabe de Dios (pues lo menciona varias veces y hasta le pide fuerza y coraje), y ante todas estas normas y costumbres éticas que ya están puestas sobre la mesa, se ve a sí mismo: un ser que muchas veces se ha entregado a los más oscuros placeres, pero llamados así, oscuros, únicamente por estar debajo de la mesa de lo moralmente aceptado. Entiende la naturaleza del hombre como la de un ser imperfecto, se deja llevar por sus sentidos, descubre en aquellos «nefandos placeres» sensaciones nuevas y acostumbra su gusto a ellas. Sin embargo, es consciente de la gran contradicción de la que estaba siendo preso. Baudelaire sabe diferenciar entre lo bueno y lo malo, o al menos, entre esas dos etiquetas que han sido dibujadas en todas las sociedades ciegas; el detalle es que el poeta es más sincero que la masa, el poeta acepta sus debilidades y goza de todo aquello que sus pasiones le entregan. Ante esto, la masa pega el grito al cielo. La masa, una vez más, se rasga las vestiduras. El poeta es socialmente condenado por su sinceridad. Lo genial de todo esto es que el sentido de la culpa le agrega cierto toque desgarrador —y único— a sus poemas. Quizá «su alma exasperada y sus sentidos mordidos por el tedio» se hayan entregado a «la jauría enfurecida de deseos errantes y perdidos» con el único fin de experimentar, de sentir y de crear algunos paraísos artificiales. Pero, a todo esto, una pregunta queda como inminente, flotando en el aire: ¿dónde está el límite entre lo permitido y lo prohibido? Baudelaire lo sabía, y me atrevería a decir que todos lo sabemos: todos sabemos en dónde están nuestros propios límites.

José Antonio Arroyo Yábar
Código: 08030184
E.A.P. de Comunicación Social

KORINA dijo...

Frente a todos los cambios sociales que se empezaban a vivir en el siglo XIX, producto tanto de la modernidad como del capitalismo, surge el «poeta incomprendido»; el cual debe sobrevivir en un ambiente donde las producciones artísticas significan un producto más de compra y venta, y en el cual, lastimosamente, el principal empuje para la creación y la innovación son los derechos de autor convirtiendo la realidad artística en una realidad mercantilista. El artista, en esta época, está sumergido en una realidad que no lo comprende, una realidad que produce artistas desnaturalizados.
En este contexto aparece «Las flores del mal», respaldando en cada uno de sus versos el sentimiento de incomprensión e inconformidad que siente su autor (Baudelaire) frente a su realidad, y remarcando en muchos de sus poemas la diferencia ya establecida entre el yo (autor) y el mundo que lo rodea.
El autor, en muchos de sus versos, rescata al poeta como personaje que, estando dentro de la sociedad, se da cuenta de la realidad y reclama un cambio a partir de su poesía. Además, asegura que el estar consciente de la realidad, y el poseer una facultad a través de la cual pueda darse cuenta de esta le «impiden caminar» en ella. Y como contribución a estos sentimientos, Baudelaire no solo se siente incomprendido e inconforme por la realidad social en la cual vive sino también por su familia.
Este autor es uno de los primeros que hace del poeta casi un «dios»; así mismo, uno de sus principales objetivos es conseguir que a través de su poesía el lector perciba una degradación de la vida en esa sociedad.

KORINA BARRANTES ALBAN
08030060-035

Oswaldo Bolo dijo...

LA BELLEZA DE (Y EN) BAUDELAIRE.

Estudiante:Oswaldo M. Bolo Varela.
Código: 08030302


La desenfrenada forma en que se leen los versos, la ternura violenta que emanan, el mítico destino de su autor y la genial frescura con que se abordan temas “prohibidos” y “pecaminosos”, hacen de Las flores del mal, un poemario distinto, lleno de rebeldía, que propone situaciones e ideales nuevos.
“Está hecho para inspirar al poeta un amor / Eterno y mudo así como la materia.” (La belleza, poema Nº 18). Tal vez este sea el verso que mejor defina a la poesía, belleza pura, creada para inspirar amor al poeta, un amor transformador, que cambia y que si embargo es mudo, pero eterno. Y Baudelaire nos da un amor puro, silencioso e inmortal, que enardece nuestras sensaciones al leerlo, que aviva las pasiones, los deseos, los encantos de cierta culpa y de ciertos rasgos olvidados en tanta monotonía y por tanto mundo moderno.

Charles Baudelaire nos regresa a nuestra instancia primera –en la que los sentidos nos manejan, sin pudor, sin vergüenza-, nos reconcilia con la soledad, con la angustia de una vida tan fugaz, nos muestra los instintos a flor de piel, insultándonos a penas en las primeras hojas. Él nos descubre ese universo mundano, prohibido por religiones y morales, vedado por normas y por acuerdos humano.

Anónimo dijo...

Más de lo mismo:

Reviso los textos y me encuentro con sorpresas, el mismo poema que se pone le portal, aparece repetido. Si pues, la poesía se goza. Pero esta vez el formato es un comentario, si es el goce y el goce que provoca el poema, usted tendría que explicar porque provoca ese efecto poético. De otro lado, volvemos a repetir tópicos que ya no debiéramos estar discutiendo. No se cuida la escritura, no se revisan las ideas que se exponen. Y para finalizar, entonces en que momento de la literatura ubicamos a Baudelaire?
Gonzalo Espino

SuSaN CarOl dijo...

Los poemas de Baudelaire nos enmarcan en un cuadro de versos geniales no solo por el encaje de cada palabra exacta, sino que crea una armada de sonido y color. Mientras maneja de modo osado dichos factores realiza una dura crítica social liberando todos los dolores y prejuicios de un poeta, en otras palabras presenta a su público un estremecimiento nuevo de la poesía. Cada uno de sus poemas tiene distinto tema pero con un mismo enfoque, el cual se dirige a una búsqueda de crítica y profunda reflexión recurriendo a la belleza, por ser poesía de lo grotesco.
Ocurre una especie de contacto directo con el lector en el primer y último verso, en “Al lector” arma todo un panorama de lo que sería que relaciona al lector con este poemario, como si fuera de una u otra forma lo que el lector desde un modo un tanto instintivo busca satisfacer. Mientras que en el último poema “Epígrafe para un libro condenado” refleja un culto al satanismo al refererirse al poemario: <<…. Si no cursaste retórica / con Satán, el decano astuto, / ¡Tíralo! Nada entenderás / o me juzgarás de histérico // Mas si de hechizos a salvo, / tu mirar tienta el abismo, / léeme y sabrás amarme (…) ¡Compadéceme!... ¡O te maldigo! >>. Creo que respecto a la forma muestra una poesía armoniosa, lo cual es parte del encanto de sus poemas, y en lo referente a la temática me parece que el reflejo de su vida y de la vida de la mayoría de las personas en la mayoría está plasmado en sus versos, lo cual no me parece malo, incluso creo que deberían de existir poetas como este y lectores libres de prejuicios y dispuestos a analizar con arraigo poemas tan deliciosos y a la vez terroríficos, con una moral nueva y trágica, esto ayudaría, como es seguro, a una evaluación de los fuertes y tristes aspectos que prevalecen en una sociedad ya bastante carcomida por la obscenidad.

ALUMNA: Susan Carol Bernuy Arenas
CÓDIGO: 08030062
AULA: 2-A

Otetet dijo...

Apología: en primer lugar, yo no repetí el mismo poema. Mi «Musa» no era la «enferma», sino la «venal».

Cuando lo oí comentar mi propio comentario en el salón... no sabía si reirme o sentir vergüenza. Como soy un sinvergüenza... me reí.

Me dijo «poeta», no sé si de forma burlesca, irónica o de qué naturaleza. Pero no me interesa. Sé que no puedo escribir nada «bello», ni «comprensible», ni «claro»... Pues soy horrible, incomprensible y oscuro.

Para no dar tanta verborreidad, podría decir que sí dije la «razón» por la cual no podía explayarme más allá del lenguaje humano (demasiado imperfecto e impreciso para declamar expresiones)...

Me cito a mí mismo:

«[...] sólo puedo aprehender a mi alma este incón que me hace una referencia a un recuerdo que aún sangra».

Anónimo dijo...

Comentario de las flores del mal del francés Baudelaire en el poema Beatriz.
En este poema, se evidencia una serie de elementos referido a la naturaleza en toda su inmensidad. También utiliza los elementos macabros, diabólicos o los demoniacos, de ahí que permite apreciar su inconformidad tan visible que produce rechazo a la sociedad en el que se encuentra avizorando lo caótico que esta su realidad, mientras que su pensamiento divaga en busca de ser un hombre libre que puede escapar e esta sociedad.
Además en su entorno lo observa como un loco, asemejado a al personaje Hamlet, lo cual quieren demostrar que el equivoco esta en uno y no en los demás. Es decir, el sujeto se angustia ante la sociedad que se ve sumido a una reflexión.
Se percata que hasta la propia naturaleza ya no se inmuta de una falta de arraigamiento de lo cotidiano bdel cual uno nace y sale de ahí que es la naturaleza.

Casquero Valencia, Daniela Berenice
08030287

Milagros dijo...

La Belleza de Baudelaire

El «poeta maldito», Charles Baudelaire fue el primero en exaltar el valor de los símbolos orientando así el verdadero camino de lo que sería el Simbolismo y su poesía en Europa por el año 1890. Este movimiento en Francia era fundamentalmente místico, con una gran intensidad y teniendo desdén por otras creencias (por ejemplo, se dejó de lado los temas políticos –tratados en el Romanticismo- ya que se consideraban perturbantes mientras que los simbolistas buscaban un mundo ideal y su llegada a él sería mediante el arte).
Se protestó contra lo establecido en el Realismo donde la verdad era lo empíricamente mostrado en lo recibido por los sentidos, ya que se sostuvo una confianza por un mundo más allá de este. En esas circunstancias, también se mostró algo «común» que era el rechazo o el debilitamiento del cristianismo y así, en la negación a la religión cristiana, nació la religión de la belleza ideal, la cual Baudelaire oponía a su vida y junto a su diabolismo (el cristianismo y sus símbolos invertidos) proporcionó un sentido a su vida y se dio la esencia del Simbolismo.
«Lo que no es ligeramente deforme presenta un aspecto inservible. La irregularidad, lo inesperado, la sorpresa, lo asombroso constituye una parte esencial y característica de la Belleza». (Baudelaire)
Baudelaire encuentra en lo prohibido, lo repugnante, lo maldito; la belleza. En su «Himno a la Belleza», con usos de metáfora («tus besos son un filtro») y de símil («como un perro, el Destino sigue ciego tu falda…»), la presenta como algo máximo y divino.
Y, a la vez, coloca en segundo plano cualquier aspecto religioso, ubicándola centralmente:
«¿Qué importa así del cielo vengas o del infierno, / Belleza, monstruo enorme, ingenuo y atrevido, / si tu mirar, tu pie, tu faz me abren la puerta / de un infinito que amo y nunca he desconocido?».
En otros poemas como «La Belleza» y «¿Qué dirás esta noche, pobre alma solitaria?» la belleza no está rodeado de lo armonioso sino está siendo comparada, por ejemplo, por una «pétrea flor», siendo ubicada como inspiración del «bendecido» poeta y ordenando ser amada en cualquier lugar… Hasta en alguna noche solitaria.

Betsabé Milagros Berríos Choroco
Comunicación Social

Anónimo dijo...

Comentario
Sólo un poeta enemistado con la época que le toco vivir, un mundo moral y religioso, podía escribir versos trágicos y teñidos de un tono agrio; él observa los placeres del cuerpo y la embriaguez de los sentidos ante la belleza.
Los poemas de Baudelaire son un eco de su hastío esencial ante todo lo que respira. Rompe todos los esquemas mentales de idealización subjetiva de cuanto referente artístico era conocido. Baudelaire santificó al Poeta porque sólo el poeta comprende al poeta. En el poema titulado Bendición dice:
“Yo sé que reserváis un sitio a los Poetas
En las gozosas filas de las legiones santas
Y que les invitáis a las eternas fiestas
De Tronos, de Virtudes y de Dominaciones”
En la parte titulada Rebelión nos habla sobre aspectos religiosos; en su poema Las letanías de Satán.
“¡Oh tú!, el más sabio y el más hermoso de los Ángeles,
Dios traicionado por la suerte y privado de alabanzas,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

¡Oh, Príncipe del exilio al cual se ha agraviado,
Y que, vencido, siempre te yergues más fuerte!”
Se puede apreciar su opinión respecto a Dios, él alaba a Satán en sus versos; su punto de vista respecto a este tema es muy controversial.
Baudelaire se caracteriza por tratar temas que han impactado a sus lectores y que otros poetas no han tratado; esto hace que se convierta en un poeta irreverente, que en ocasiones no ha sido entendido por sus contemporáneos.
Bustamante Doroteo, Jacquelyn del Pilar
Código. 08030305

Anónimo dijo...

Charles Baudelaire es uno de los poetas que recurre al mejor símbolo para el idealismo del siglo XIX, el Parnaso, la montaña en que habitan las Musas, (las diosas de la poesía y las protectoras de la historia, la filosofía, la ciencia, el teatro, y todo aquello que no pertenece al círculo de las preocupaciones meramente materiales del hombre), para transmitir una poesía que, por la forma clásica, se desliza en los oídos como una melodía. Sus poemas se distancian de los ideales románticos que para la época habían degenerado por extravagantes y porque en ocasiones sólo conseguían falsear la vida.

Baudelaire además nos muestra su indiferencia ante las cuestiones que constituyen necesidades inmediatas para la gran mayoría de hombres de la sociedad a la que pertenece:

«Afanan nuestras almas, nuestros cuerpos socavan
La mezquindad, la culpa, la estulticia, el error,
Y, como los mendigos alimentan sus piojos,
Nuestros remordimientos, complacientes nutrimos»».

(Las flores del mal, p.7)

Aunque, realmente no se sienta parte de esta sociedad debido a que ella no puede comprenderlo:

«Cuando por el mandato de un supremo poder,
Aparece el Poeta en este mundo hastiado,
Aterrada y lanzando mil blasfemias, su madre
Alza el puño a Dios, el cual de ella se apiada:

»_¡Ah! Que no haya parido un nido de reptiles,
Antes de alimentar esta cosa irrisoria!
¡Maldita sea la noche de placeres efímeros
En que mi propio vientre concibió este castigo!»

(Las flores del mal, p.11)

Es una constante también el hecho de que las emociones desenfrenadas no se escapen por ninguno de sus versos; las sensaciones del poeta son vividas por los personajes insertados en los poemas, pero estas no emergen como fugaces pasiones sin cauce, sino como elementos serenos y perennes.

«No desea mostrarte su nocivo secreto,
Nodriza cuya mano me invita a un largo sueño,
Ni su negra leyenda que la llama escribió.
¡Detesto la pasión y el ingenio me daña!

»Amémonos con calma. Amor, en su garita,
Tenebroso, emboscado, tiende su arco fatal.
Conozco los recursos de su arsenal antiguo: »

(Las flores del mal, p. 78)

Anónimo dijo...

Alumna: Cecilia Bravo Huaynates
Código: 08030296

Charles Baudelaire es uno de los poetas que recurre al mejor símbolo para el idealismo del siglo XIX, el Parnaso, la montaña en que habitan las Musas, (las diosas de la poesía y las protectoras de la historia, la filosofía, la ciencia, el teatro, y todo aquello que no pertenece al círculo de las preocupaciones meramente materiales del hombre), para transmitir una poesía que, por la forma clásica, se desliza en los oídos como una melodía. Sus poemas se distancian de los ideales románticos que para la época habían degenerado por extravagantes y porque en ocasiones sólo conseguían falsear la vida.

Baudelaire además nos muestra su indiferencia ante las cuestiones que constituyen necesidades inmediatas para la gran mayoría de hombres de la sociedad a la que pertenece:

«Afanan nuestras almas, nuestros cuerpos socavan
La mezquindad, la culpa, la estulticia, el error,
Y, como los mendigos alimentan sus piojos,
Nuestros remordimientos, complacientes nutrimos»».

(Las flores del mal, p.7)

Aunque, realmente no se sienta parte de esta sociedad debido a que ella no puede comprenderlo:

«Cuando por el mandato de un supremo poder,
Aparece el Poeta en este mundo hastiado,
Aterrada y lanzando mil blasfemias, su madre
Alza el puño a Dios, el cual de ella se apiada:

»_¡Ah! Que no haya parido un nido de reptiles,
Antes de alimentar esta cosa irrisoria!
¡Maldita sea la noche de placeres efímeros
En que mi propio vientre concibió este castigo!»

(Las flores del mal, p.11)

Es una constante también el hecho de que las emociones desenfrenadas no se escapen por ninguno de sus versos; las sensaciones del poeta son vividas por los personajes insertados en los poemas, pero estas no emergen como fugaces pasiones sin cauce, sino como elementos serenos y perennes.

«No desea mostrarte su nocivo secreto,
Nodriza cuya mano me invita a un largo sueño,
Ni su negra leyenda que la llama escribió.
¡Detesto la pasión y el ingenio me daña!

»Amémonos con calma. Amor, en su garita,
Tenebroso, emboscado, tiende su arco fatal.
Conozco los recursos de su arsenal antiguo: »

(Las flores del mal, p. 78)

Aurora dijo...

Dos puntos en el poema de Baudelaire: la muerte y la fragancia de la mujer
-----------------------------------
Baudelaire fue un poeta audaz que limaba y pulía cada verso; en ellos supo expresar las correspondencias entre el sonido, color y aroma. Su creación anula toda vacilación y timidez, rompe esquemas y desata una verdadera borrasca de intrepidez experimental.

En sus poemas destaca la visión sobre la muerte. La poesía de Baudelaire no se encuentra enterrada; él la observa desde afuera, con un suplicio de resignación y «alma incomprendida» frente a los diversos avatares que nos proporciona la vida. La Muerte para Baudelaire es una ambiciosa obsesión que él busca ardientemente. Nuestro pasado, nuestra existencia, la muerte; siempre están en nuestros pensamientos y constantemente el hombre comienza a cuestionarse, procurando así dar respuestas a su duda existencial y la misión que tiene en el vivir. La muerte realiza un viaje que hechiza cada parte del poema, convirtiéndose en fiel testigo de lo humano.

Un segundo punto es el aroma de la mujer que somete al poeta al más profundo frenesí y delirio; como lo podemos ver en los poemas «Retratos de queridas», «Bello navío», «Un fantasma (el perfume)», etc. En cada uno de estos poemas, Baudelaire se «embriaga» con cada gracia y sensualidad femenina. Aprecia el encanto, la nobleza y la sutil forma de la belleza. Va a explorar a la mujer con el más sublime de los deseos de encontrar en ella el «placer» que le permita transportarse hacia los sueños más lejanos, evadiendo a la soledad que lo caracteriza.

Nombre: Aurora Lizet Caruajulca Olazabal
código: 08030316
EAP: Comunicación Social
Curso: Introducción a la Literatura General
Profesor: Gonzalo Espino Relucé

Karen dijo...

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS
Facultad de Letras y CC.HH.
PROFESOR: Gonzalo espino Relucé
ALUMNO: Bazalar Jiménez Karen
CÓDIGO: 08030338.


Al igual que los impresionistas, los simbolistas rindieron tributo a la subjetividad, buscando únicamente ofrecerse al placer estético de la contemplación como lo demuestra en sus poemas de Baudelaire, Flores del mal.
“Bella soy, OH mortales, como una pétrea flor…”
En estos versos tan impresionantes, trágicos, de crítica, nostalgia y amor se muestra gran musicalidad y tratan de expresar una mezcla de belleza y terror que se esconde bajo lo misterioso, pues se establece unas relaciones entre el mundo sensible y el mundo espiritual.
Baudelaire critica a la sociedad, la cual llama a una reflexión en sus distintos poemas. Su vida influenció mucho en sus poemas, pues desequilibraron su sensibilidad y violentaron su destino para bien de la poesía.
El poeta se consuela en ella, en ella quiere borrar su memoria, el dolor de vivir, en esta obra muestra su propia existencia.
Por su nostalgia este ser atormentado por la vida muestra muy claro en sus poemas referidos a la muerte, de los amantes, de los artistas, de los pobres.
“La Muerte, ay, nos consuela y nos hace vivir; objeto es de la vida la sola esperanza que…”
Esta obra de Baudelaire significó una auténtica revolución para la poesía; sus principios estéticos y su sensibilidad se impusieron en toda su poesía.

Anónimo dijo...

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS
PROFESOR: Gonzalo Espino Relucé
ALUMNO: José Cárdenas Jara.
CÓDIGO: 08030298
TEMA: La poesía de Charles Baudelaire

Este poemario puede leerse como un ataque al tratado moral de la sociedad francesa del siglo XIX. El poeta alza su cetro lírico contra la mesquindidad, la culpa, la estupidez, el error y demás taras éticas de un mundo, paradójicamente, en plena expansión capitalista. Es aquí, donde consigna Baudelaire su universalmente conocida frase traducida a todas las lenguas: “Lector, tú bien conoces al delicado monstruo, -¡Hipócrita lector -mi prójimo-, mi hermano!”. Poemas como este llevaron a que la sociedad de su época le condenara al silencio. Consideraron su obra “como un desafío a las leyes que protegen la religión y la moral” y prohibieron la venta del poemario.
Baudelaire inaugura un nuevo concepto de belleza, deja de lado la parte romántica y se centra en el simbolismo, incluso con la forma de estructurar el poema, no es nada romántico, no sigue los parámetros del poeta romántico, es más bien simbolista. Es decir, la belleza está en el efecto que quiera producir en el lector su poesía, no en las palabras, no en la expresión, y para eso lógicamente tiene que ser pensada, calculada, reflexionada, no es una expresión espontánea como lo es en el poeta romántico.
Al lector” es el prólogo del libro, es un poema introductorio, da pautas de lo que sucederá en el resto de la obra. una especie de prefacio, un prólogo que va dirigido al lector. Esto hace pensar que su obra está meditada, como que los poemas están uno a continuación del otro y todos están enganchados con el mismo tema. Es un poema impactante porque es una visión moral del hombre. El poema se inicia enumerando actitudes, formas de comportarse y el pecado. También se menciona la angurria que es el querer siempre más. Es una enumeración que no están conectados por un nexo. Esto lo hace porque podría seguir nombrando actitudes, lo que nos da un sentido de infinidad. Hay una visión moral del hombre, personifica al hombre, ve la parte mala del hombre, en el fondo la constitución del hombre es el mal.

Anónimo dijo...

‹‹… Sus alas de gigante no le sirven de nada… ››

Baudelaire marca en cada uno de sus poemas la belleza y decía haberla encontrado en lugares que los demás rehuían y que sin duda muchos no aprecian, belleza que para la sociedad del siglo XIX era grotesca y nefasta.
Charles Baudelaire es un poeta irrefutablemente desahuciado por el mundo que le rodea, ya que está se interesaba más por el dinero y por producir en mayor cantidad dejando de lado la cultura y el arte; por esto, no podíamos esperar que apreciaba a los artistas; pero como muy bien lo dice Baudelaire, él no crítica al capitalismo, aunque la llegada de este haya causado que el poeta se vuelva ‹‹el mendigo›› de una sociedad sin cultura, pues como sabemos, antes de la llegada del Capitalismo, el poeta era un ser respetable y de elevada posición social; después, es alguien que tiene que escribir día y noche para pagar sus deudas; entonces, es cuando el artista se siente enfrentado a este capitalismo sin alma y no le gusta el mundo que le rodea; este sentimiento de rechazo por parte de su entorno se aprecia claramente en uno de los poemas que más me llamó la atención, ‹‹El Albatros››, recopilado en el libro Las flores del mal, donde hay una clara comparación del poeta con un animal que es maltratado al igual que este.
‹‹… Que siguen, indolentes compañeros de viaje…››
Pertenecen a una sociedad que los castiga, los poetas.
‹‹… Él, otrora tan bello, ¡qué feo y qué grotesco!.. ››
Compara al poeta actual con aquel que ya se fue y no volverá.
‹‹… Sus alas de gigante le impiden caminar… ››
El poeta tiene gran capacidad para crear, pero está no le sirve de nada ya que no le da el sustento y tiene que luchar como las demás personas para producirse el alimento.

Alumna: Arenas Rios Cintya.
Código: 08030043
Profesor: Gonzalo Espino.

Anónimo dijo...

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS
PROFESOR: Gonzalo Espino Relucé
ALUMNO: Paulo Barboza Barboza
CÓDIGO: 08030023
TEMA: La poesía de Charles Baudelaire

Sin duda, Charles Baudelaire tiene una forma genial de expresar todo el sarcasmo que se siente en una determinada situación; por ejemplo, en el poema ‹‹El Vino del Asesino›› expresa de manera irónica aquel placer que le causa al matar a una mujer, pero lo paradójico es que la mata por amor; así es Baudelaire, tan contradictorio como la vida misma. Este poeta maldito, sin lugar a duda, merece toda la consideración; porque, como vuelvo a recalcar, expresa de manera irónica un suceso tan trágico como es el asesinato de una persona, éste en verdad se burla de la vida y de la muerte. Él escribe: ‹‹Yo la amaba demasiado; he aquí por qué / Le dije: ¡Sal de esta vida!››. Por otro lado, el poema ‹‹El Albatros›› es igual e incluso más espectacular que el citado anteriormente, porque en comparación a éste, en aquel se muestra ya no una ironía hecho poema; sino, una analogía, ya que Baudelaire se identifica con este pájaro. Nos dice que el poeta es como un albatros, porque éste, al igual que el poeta, cuando se encuentra entre los hombres se ve torpe y extraño, se mofan de su aspecto y de sus movimientos ridículos, en cambio, cuando el ave se eleva por los aires, lejos de los seres humanos, deja apreciar su esplendor, su arte a plenitud; así ocurre con los poetas, porque éstos cuando están entre la gente común, aquella gente que no sabe apreciar el arte y se burla de las cursilerías de los poetas, se muestran lelos y taciturnos; en cambio, cuando el poeta se deja llevar por su arte, y se eleva hasta la inmensidad de la estratosfera, podemos apreciar su verdadero ser, aquel ser que ha cultivado durante toda su vida, y que es casi imperceptible por el humano común y corriente. Baudelaire expresa esa inconformidad con el mundo, porque él, siendo poeta, no puede tener una vida “normal”, porque la sociedad impone cierta forma de ser; o sea, si se es como la mayoría, se es normal; en cambio, si se vive abstraído en un mundo de musas y dioses, de sombras y crepúsculos, y por eso se siente la necesidad de expresar todo aquel inconformismo con una época en particular y con la sociedad, no se es normal.

Anónimo dijo...

¡Es el tedio! –anegado de un llanto involuntario, / imagina cadalsos, mientras fuma su yerba. /Lector, tú bien conoces al delicado monstruo, / -hipócrita lector –mi prójimo-, mi hermano!


De corte visionario el poema: << Al lector >>, de Charles Baudelaire. El tedio, la monotonía de la cual en ese entonces se iba cayendo uno preso. producto de un contexto socioeconómico de: La Revolución Industrial (y que hoy ya todos hemos sido absorbidos y nos acostamos y despertamos con nuestras rutinarias vidas sin objetar nada. ) Ahora bien dicha Revolución, ha de generar cambios en el modo de existir de las personas de ese entonces. Alteraría también la literatura que se ira tornando en un producto más del mercado quedando desvalorizado el escritor…


Antes, en el tiempo de los griegos se tenía la visión del poeta como un elegido, un tocado, que al momento de cantar, recitar sus versos se decía que es dios quién se adentra en él y mediante él habla… Y en plena etapa contemporánea de la historia (siglo XIX.) Es Baudelaire quien expresaría la condición del poeta; como queda en evidencia en el poema : << El Albatros >>; pues allí vemos que la situación del vate no es ajena a la actual: el de estar y ser un marginado (que no es el centro; que no es el ejemplo a seguir.) ¿qué demonios hace, y para que sirve el aedo… en una sociedad de consumo.?

El merito en Baudelaire es el de devolverle al poeta, la categoría y dimensión de místico. Que accede al conocimiento a modo de Revelación, energía esencial. Esta preocupación por convertir al poeta en una especie de místico, en busca de un éxtasis y de un “infinito” que trae consigo el cultivar la maldad y todo lo que sea aberrante a las normas gregarias de la sociedad: LA MALDITEZ

U.N.M.S.M

Franz Castañeda Ayala.
Código: 08030166

El signorello Cesarino d' Aprile dijo...

Un paseante (nada) distraído

Curso: Introducción a la Literatura General
Profesor: Dr. Gonzalo Espino Relucé
Alumno: César Ernesto Arenas Ulloa
Código: 08030001

Como ha indicado Walter Benjamin, a partir de Baudelaire la lírica ha dejado de estar al alcance del lector promedio insertándose en un proceso que la llevara a la elitización, distanciándose de la experiencia de la gente común. Esta distancia sería entonces el resultado de un proceso de atrofia de la experiencia cotidiana como consecuencia de la modernidad.
Por otro lado, está muy presente en el poemario ese enfrentamiento entre la mentalidad del yo poético y su propia experiencia de la modernidad que produce en él una sensación de fragmentación y hastío (spleen). Frente a ese caos informe en el que se ha convertido el mundo nace uno de los primeros sujetos poéticos creados por la modernidad, el flâneur. Benjamin toma de Baudelaire su concepción del flâneur, y hace de este mismo poeta el flâneur por excelencia:
"La multitud es su dominio, como el aire es el del pájaro, como el agua el del pez. Su pasión y su profesión es adherirse a la multitud. Para el perfecto paseante, para el observador apasionado, es un inmenso goce el elegir domicilio entre el número, en lo ondeante, en el movimiento, en lo fugitivo y lo infinito. Estar fuera de casa, y sentirse, sin embargo, en casa en todas partes, ver el mundo, ser el centro del mundo y permanecer oculto al mundo, tales son algunos de los menores placeres de esos espíritus independientes, apasionados, imparciales, que la lengua sólo puede definir torpemente".
El flâneur muestra la ciudad desde su propia perspectiva, a través de su propia experiencia; no como los autores objetivos de la novela realista que lo que buscaban era desaparecer su voz de la obra. Así las dos secciones más importantes del poemario, Spleen e ideal (enfocado en la paulatina pérdida del aura) y Cuadros parisinos (producto de sus recurrentes paseos por las sórdidas calles de París) nos muestran al hombre arrojado a la calle, que sufre en sí mismo la experiencia de modernización de su entorno.

『 agridUlce 』 dijo...

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS
PROFESOR: Gonzalo Espino Relucé.
ALUMNA: Mary L. Alata Fernández.
CÓDIGO: 08030144


Las flores del mal supone un gran cambio respecto a la poesía anterior, pues Baudelaire convirtió en tema poético lo impensable en su época –la belleza que se esconde detrás de lo más feo-. Así como el tema de la belleza también abarco en el amor, aunque un fracaso de ideal como se ve reflejado en el spleen e ideal, el devenir del tiempo donde se expresa la angustia existencial, la marginalidad donde el poeta se siente atraído por lo latente, y el tedio el cual se ve implícito en sus expresiones negativas y angustia causando una sensación de vacío.

«Poemas como Lesbos, Los gatos, La cabellera o Don Juan en los Infiernos —entre tantísimos— cantan la arrogancia dandi del maldito, su hipersensibilidad, su distiguido amor por lo raro, su espiritual sed de lujuria, su ansia de derrocar tabúes para llegar, al fin y casi imposiblemente —el buen burgués no perdona— a un mundo perfecto, sensual y lujoso, sin clero y sin policía».(1)

El implícito odio hacia todo lo natural que conlleva esta concepción es una constante en toda su obra y la mujer –lo contrario al dandi- convierte en el blanco de todos sus ataques hacia la vulgar naturalidad.
Así pues, Baudelaire no solo dejo una renovación de estilo –que por cierto mantuvo influencia- sino también una imagen, una postura, una visión que se ve reflejado en lo «maldito» de su obra y aprendes admirar sus lecturas.
(1) Las flores del mal. Charles Baudelaire / 1859 / Poesía maldita/ Francia
Luis Antonio De Villena

Anónimo dijo...

Y a la pregunta de: ¿dónde ubicamos a Baudelaire en la literatura?; pues no sólo es en una de las fechas claves para la literatura: 1857 (publicación de las flores del mal.) Luego será visto detenidamente y con todos los meritos pospuestos –claro esta- hacia 1867 (año de su deceso) de ahí los círculos simbolistas, sabrán valorar el legado de su precursor y a la vez representante: Charles Baudelaire.

A inicios del siglo XX. Baudelaire emergería de nuevo; para servir de soporte, de líquido para esponja… es decir, los surrealistas cogerían a Baudelaire y sus flores del mal. Lo asumen como influencia y tradición. Pero a decir verdad Baudelaire jamás ha de estar ausente; la obra de Baudaliare goza de trascendencia. Trascendencia activa en la literatura; activa en el sentido que no lo han de tomar como mera referencia sino que a través de su obra logra transmitir ese espíritu de la actitud literaria: el de mantener la unidad de vida y obra.


Franz Castañeda Ayala
CÓDIGO: 08030166

Anónimo dijo...

COMENTARIO LAS FLORES DEL MAL.

Las Flores del Mal , esta compuesto generalmente de poemas que van en forma ascendente, primero nos muestra el inicio en la cual podemos mencionar una serie de poemas que se encuentra en el primer libro, que nos habla del ideal del amor, temas que se van perdiendo en el trayecto del libro.
Este libro a mi opinión es una crítica a la sociedad francesa y europea del siglo xix, además el mundo esta en cambios la sociedad europea del siglo xix ya no es la romántica ahora el artista esta inmerso en un mundo diferente, las ciudades están pobladas de obreros , los burgueses ahora tienen el poder y ellos son el mercado al que pueden aspirar los artistas, ellos se sienten relegados, motivo por el cual este ,libro nos habla de una serie de acontecimientos que van de manera paulatina y gradualmente se va yendo a la degeneración del ser humano.
Los temas que están tratados son los placeres del hombre como animal , la lujuria, las pasiones que nos mueve día a día , la mujer esta vista como un ser que emana pasiones que através de ellas se puede elevar como persona o hundir en el fondo del pantano.
La critica a la religión nos habla que San Pedro esta renegado con Jesús, por que metafóricamente el mundo de hoy esta perdiendo lo que en siglos anteriores se cultivo.
Cerca al final del libro nos hace una referencia sobre los amantes que están ya muertos , pero mezcla las flores es una serie de variables el camino el color azul la muerte un trayecto para llegar al cielo , al final nos muestra siempre su devoción a dios como ente final de salvación.






Marco Antonio Caparo Aragón, 08030216, arte.

Joel dijo...

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS
Facultad de Letras Y Ciencias Humanas
Introducción a la Literatura General: Gonzalo Espino R.
Bautista Aguilar, Joel 08030061

Al leer Las flores del mal se encuentran términos que no son de uso común para lo que normalmente concebimos como romántico o bello. Baudelaire nos muestra que la belleza no solo se encuentra en lo sublime, sino que también existe en lo decadente, en lo vulgar y repugnante. Pero para entender porque hace esto es necesario entender que Baudelaire es dominado por un alma rebelde, que se opone a los valores burgueses de su sociedad, en donde se ha mercantilizado el arte y en el cual el arte ha dejado de ser un fin en sí mismo.

Baudelaire encuentra el encanto en las cosas inmundas del mundo y de la vida es así como plasma un esteticismo de lo grotesco, un romanticismo oscuro y gótico el cual marca las características de un antihéroe. La poesía que presenta Baudelaire es irreverente, usa mucho el recurso de la oposición; contrasta lo divino con lo diabólico en “Plegaria”, en “Las letanías de Satán”; contrasta también el placer con el temor. En “El sueño de un curioso, por ejemplo, el poeta desea la muerte, lo anhela, pero a la vez le teme. “[...] Iba a morirme y, en alma mía, a la vez lo quería y lo temía”.

Jose Luis dijo...

La belleza en el mal.

La poesía de Charles Baudelaire esta colmada de imágenes simbólicas que aluden a la muerte, a lo infernal y también a la belleza.

Baudelaire se inspira de la estética para edificar versos. A través de ella nos recrea su esplín (hastío de la vida) y nos muestra el papel del poeta en su mundo. El poeta está a merced del encanto de un ente que es todo y a la vez esta en todos lados. Eso es la belleza. Baudelaire ve una mirada infernal y divina, siente perfumes, se deslumbra y cae hechizado ante aquello que todo lo gobierna y que hace cobarde al héroe y valiente al niño. A Baudelaire le importa poco si eso que llama Belleza tiene un origen malo o bueno. Lo esencial es que le muestre lo desconocido.

En el poema Himno a la belleza hay un rasgo que caracteriza a este poeta francés y es su exposición constante de simbolismos que navegan entre polos distintos. Así la belleza puede ser parte del infierno o del cielo, del amor o el odio o quizá solo del horror, pero lo claro es que la Belleza va a ser el móvil de descubrimiento y para Baudelaire eso es lo más sublime.

ALUMNO: JOSE LUIS MITMA HUAMAN
04030301
COMUNICACION SOCIAL

sanju dijo...

LA OBSESIÓN POR LA MUERTE

En la poesía baudelaireana, es notable que la obsesión por la muerte es inseparable en toda su obra, por ello es admirable la robustez del poeta al pensar, describir y personificar a la muerte en toda su poesía, a diferencia de una persona común que no se atrevería a pensar en el fin de su existencia. La mirada que tiene sobre esta es que no se limita dentro de una tumba, sino que la contempla desde fuera, con los ojos del hombre aún viviente, es aquí que se evidencia la vigorosidad y la grandeza de su ser para apreciar a la muerte sin temor. Es así que nos presenta, el creador de la nueva estética en su obra revolucionaria, como única vía segura de salvación del ser humano a la MUERTE.

Según el bardo francés, no hay forma de librarse del tedio de la vida por medio del arte o del amor, son imposibles esas maneras. Así que ese gran “viaje”, el que algún día todos lo realizaremos, se convierte en el remedio de el ser desgarrado que se nos presenta en esta obra.

Nombre: Fiorella Andía Obregón
EAP de Comunicacíon Social

Anónimo dijo...

Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Facultad de Letras y Ciencias Humanas
Bautista Vargas Sendy Fiorella
08030089 E.A.P: Arte

La tentación de orientar la mirada en sentido opuesto y hacernos la pregunta ¿cuáles es el destino que nos tiene pendiente el futuro?, ¿por qué circunstancias tenemos aún que pasar? ¡Elevación! La imagen de escapar inunda la mente. No tardamos, sin embargo, en advertir que nos tocó existir… Existencia, sufrimiento y más hastiada existencia ¡spleen! Baudelaire es la voz del silencioso hombre que se traga sus propios vómitos y que se alimenta de sus propias carnes. El desgarro de una vida conducida en una sociedad que ha de basarse en la coerción—la lucha del “yo” de Baudelaire con el “ello” de la sociedad circundante— molestia fructificada en esta obra. Tendencia destructora y nauseabunda hundida en el fondo de un pozo que ve la luz al entrar en contacto con el vuelo onírico de los instintos. Las sensaciones que despierta cada palabra de Las flores del mal se unen en un “todo sublime” que se estremece como el sonido del más bella música.
Luego surgen las primeras observaciones de la manera regular con que continúa la indefensa humanidad, la necesidad de una protección paternal y la persistencia de un dios que pacta al hombre con su cruel destino y lo compensa de sufrimiento. En Rebeliones, la plegaria a Satán enfatizan la fe —tal vez, fe en un ser más comprensivo, más identificable al dolor humano—, es idealizado como el omnisapiente capaz de librar tan lenta agonía.

Anónimo dijo...

LAS FLORES DEL MAL
Charles Baudelaire



Juan Alvarado Fernández
Cod.: 08030085
Escuela: Arte


En esta obra se lima, pule y afila cada verso. En ellos aspira ser clásica en la forma, audaz en la imagen, intensamente musical, a la vez que muy crítica en el enfoque en la sociedad. Pero tratare de comentar mejor algunos de sus poemas que mas me gustaron.

En “La belleza” Baudelaire no define desde un punto de vista poético de esa abstracción, sino más bien la belleza se expresa como una entidad. Y esta misma se elogia y exalta su poder que tiene sobre la naturaleza y el hombre. A pesar de su brevedad es una emblemática muestra de que Baudelaire no solamente trato de asuntos pavorosos, repugnancia y angustia.

Otro poema que me llamo la atención fue “El frasco” que a pesar del nombre tiene poco que ver con el contenido, pues realmente es lo que en el hay. Originalmente abarca el misterio del frasco pero después se ve envuelto y maravillado expresivamente en lo que en él se engloba, que después de tanto anhelo, el autor desea tener un contacto directo con esta extraña poción.

Y la que más me gustó fue “El vino del asesino” pues expresa la desventurada gloria del personaje que en primer momento parece causarle satisfacción luego de asesinar a su esposa. Pero después de contar su amor que sentía por ella se siente maldito por haberla matado.

Sandra dijo...

COMENTARIO ESCRITO ACERCA DE LAS FLORES DEL MAL

Mujeres condenadas: Delfina e Hipólita (Poema IV)

Charles Baudelaire, poeta fundador del Simbolismo, fue siempre un genio creativo adelantado a su tiempo. La lírica osada y explícita plasmada en cada uno de sus versos nos ofrece temas disímiles como la muerte o la fiebre del amor. Precisamente, en este poema –osado y prohibido para su época– nos ofrece un interesante estudio de la homosexualidad femenina o lesbianismo. Tal como le dedica sendas páginas al amor heterosexual, no declina su capacidad creativa al retratar el amor entre féminas. Cada detalle de la alcoba, cada palabra ardorosamente proferida por Hipólita («No me mires así, oh mi única amada, / tú , a quien amo por siempre, mi hermana de elección, / aun cuando para mí fueras firme emboscada, / y hasta el comienzo de mi condenación»), cada gesto voluptuoso de Delfina («Delfina la comía con sus ojos ardientes, / como un fuerte animal que una presa vigila / tras de haberla marcado primero con los dientes») nos pintan un cuadro perfecto envuelto en un manto de sensualidad y belleza.

En Delfina e Hipólita, la mujer traspasa el papel de la musa inerte y frágil, deja de lado el papel estereotipado y seguido por las convenciones que se le otorgaba para tomar un rol preponderante y mostrarnos su verdadera esencia: una mezcla de pureza y de pecado, virginidad y depravación. La tormenta de la pasión y la lujuria le proporcionarán al amor lésbico, como señala Baudelaire al final del poema «descended, descended, lamentables víctimas / descended camino al infierno imperecedero», un tinte condenatorio y de inviabilidad de la salvación , lo cual resulta ciertamente paradójico ya que primero concede a la mujer lesbiana un halo de heroicidad para luego quitárselo y criticar su postura masculinizada.




Alumna : Bobadilla García,Sandra.
Código : 08030090

Anónimo dijo...

Nombre: Lissette Campos García
Código: 08030239
EAP: Bibliotecología y CC. II.
Profesor: Gonzalo Espino Relucé
Aula: 2 A

Las flores del mal, el Albatros y la revelación del alma de Baudelarie

Las flores del mal, poemario que responde al deseo infinito de elevación y armonía que busca el poeta, es una suerte de confesión tortuosa a la misma vez que incienso de vida capaz de estimular la carente alma del poeta que, decadente, encuentra en ella la subsanación de sus heridas convirtiéndola así en sus “paraísos artificiales”. Charles Baudelarie revela la intensidad de su ser y una, sin igual, asociación de elementos que reflejan el mundo espiritual en el cual se halla sumergido. Expresa su insatisfacción por la actitud mezquina que manifiesta la sociedad frente al poeta no convencional, no reconocido por la literatura oficial, abandonado a su suerte “...lejos de la mirada de Dios, jadeante y destrozado de fatiga...” (Destrucción, La flores del mal). Condenado al olvido y víctima de represiones Baudelarie escribe su hondo pesar: “...exiliado en tierra, sufriendo el griterío...” no obstante conserva la altivez y el henchido orgullo que lo ha ido caracterizando a lo largo de su vida: “...mi orgullo, alto como un monte, domina la nube y el clamor de los demonios...” (La Beatriz, Las flores del mal). Percibiéndose a sí mismo como el “...príncipe de las nubes...”, el Albatros, superior a la ingente masa humana que lo rodea concibe al poeta como una genialidad, un ente creativo y sensible, asociador en principio y humanamente capaz de lo imposible, un inigualable explorador de sensaciones limitado por oscuros marineros que se resisten a lo nuevo, a lo maravilloso. Entonces Baudelarie dice: “...sus alas de gigante lo impiden avanzar...”.

bunker000 dijo...

BAUDELAIRE: HOMBRE MODERNO

El dandismo aparece en la primera mitad del siglo xix y representó en el ambiente social y majestuoso franceses, la renovación estilística y formal del comportamiento.
Baudelaire es dandy; pero supera el vicio autodivinizante del yo romántico. Baudelaire oculta bajo el comportamiento amanerado del snob una sutil protesta, y es en la exageración de su extravagancia refinada (como pintarse el cabello de verde) donde halla el antídoto contra el mal virulento de la elegancia parisina.
En palabras de Sartre: ´´Baudelaire es el hombre que ha decidido verse como si fuera otro, su vida es la historia de este fracaso’’, cultivaba el dandismo como un ataque estilístico contra el gusto publico, en este ejercicio ascético concentraba su protesta.
Baudelaire significa la reunión de las nuevas características que definirán al hombre moderno: asume la caracterización de una personalidad que no obedece a la preceptiva religiosa, ni ética de su tiempo, adopta la imagen refinada y realista de lo mundano, del alcohol, la aptitud bilio-nerviosa de su carácter en permanente desequilibrio autodestructivo.
Por ende,´´Las flores del mal’’ significa la iniciación del estadio moderno de la poesia , adherir a la lectura su valoración correspondiente dentro de la historia de la literatura y sacudirnos de la preceptiva social y de la moral inflexible decimonónicas , lleva nuestro ser hacia la modernidad baudeleriana , convirtiéndonos en hombres de nuestro tiempo.

ERNESTO BRAVO MANCO/08030187
2A

Anónimo dijo...

LAS FLORES DEL MAL
Charles Baudelaire

•Ayala Melgarejo Jennifer 08030088


Si un psicólogo leyera este poemario (y seguro lo ha hecho) seguro sacaría demasiadas conclusiones sobre Charles Baudelaire y su… Quizá locura.
Las flores del mal nos muestra un mundo enredado, en donde parece que todo estuviéramos viéndolo al revés: Las alabanzas a los grotesco, lo muerto, lo oscuro… Pero aun así, el amor tiene su lugar.

Poemas como "La musa venal" o "El vampiro" Nos muestran el amor de manera explícita, en medio de palabras y freses que muestran actos violentos y palabras que no serían adecuadas normalmente en un poema de amor. Este amor es redimido a la musa, a la amada, hace sentir que es esclavo del amor que le tiene, que puede hacer cualquier cosa y hasta maldice aquel acto inconciente suyo de amarla sin fronteras.

El amor representado de diversas maneras que nos hace ver Baudelaire, tiene muchas formas, y también esta libre de perjuicios. Ya en su poema "Me gusta recordar esas desnudas épocas…" se muestra su desagrado por las convenciones actuales, de modismos y leyes sociales. Gracias esto, el amor de la forma menos pensada en aquellos tiempos, se presenta en su libro. El poema: "Lesbos". Mostrándonos aquel "placer infecundo" de amor entre mujeres.

Para Boudelaire, el amor no es del cielo ni del infierno, no es bueno ni malo, el amor es de todos y para todos. Y este autor, ha sabido reflejarlo bien en toda su obra que, como dije al inicio, han tenido, al menos en buen parte, de inspiración el amor para ser escritas.

Anónimo dijo...

Las flores del mal

Alumna – Campos Cárdenas Silvia
E.A.P. – Comunicación social
Profesor – Gonzalo Espino Relucé


Charles Baudelaire, autor de las flores del mal, muestra cierto odio a la naturaleza, la vulgaridad del mundo, etc.
Uno de los poemas más conocidos es sin duda alguna el albatros; donde se toma como ejemplo a un ave que suele ser tonta en tierra con esto se refiere al poeta que como dicho animal solo en el aire (en su mundo que le permite expresarse) puede ser majestuoso, mientras que cuando cae en tierra es un ser incapaz de expresarse, es torpe, el mundo impide su desarrollo, pues es considerado diferente.

Existe también una crítica hacia las costumbres de la gente, el dinero, representado por la burguesía. Considera a las personas marionetas manejadas por los vicios que se convierten en pecados y que recorren por un camino casi sin asombro en busca de placer inmoral, considera el tedio como uno de esos pecados y el poeta se identifica también como un pecador al igual que el lector esto lo notamos en su poema: Al lector
“hipócrita lector –mi prójimo- , mi hermano”
Notamos ideas de belleza, remordimiento, lo irreparable, el orgullo, obsesión, etc.

Cuando se refiere a la belleza [absoluta] considera a esta como algo inalcanzable, algo que a la vez le sirve para reprochar la realidad de Paris en su poema Cuadros de París
Es notorio también ese sentimiento anticlerical donde sobresalen sus poemas: bendición, letanías a Satán, etc. Los cuales fueron rechazadas por la sociedad francesa por su tiempo y en ello tuvo mucho que ver el lenguaje sacrílego y procaz; lo cual lo llevo a ser considerado el poeta maldito.
lo importante que cabe recalcar es la búsqueda que el poeta tenía hacia la expresión del arte, un arte puro que no necesitaba absolutamente de nada ni siquiera de la moral, era algo así como una belleza inalcanzable.

Anónimo dijo...

La verdad, en un principio creo que leer y entender la obra de Baudelaire iba ser demasiado tedioso por lo que es muy densa y abarca muchos temas a la vez que a veces me hacen confundir o sino utiliza afirmaciones contradictorias mi parecer, pero que son características del autor.Luego me di cuenta que para poder comprender esto debería conocer el contexto y las características de su poesía. Esto quiere decir entender que forma parte del Simbolismo que nace con el autor y este movimiento se preocupa por el ámbito estético y además los autores plantean sus ideas, sentimientos y valores mediante símbolos y no directamente , sus poemas tienen un carácter sugerente es decir no se puede entender a simple vista sino que, hay que ahondar un poco mentalmente y jugar con la abstracción para al menos comprender lo que nos quiere decir un ejemplo claro de esto es el poema El albatros o también El mártir, entonces se deduce que para entender a Baudelaire es desarrollando la imaginación y abstracción donde no necesariamente las coas que dice se cumple en la realidad. Además debemos resaltar el valor musical y sugerente de sus palabras que debido ha esto es considerado como uno de los poetas iniciadores del Modernismo. Por último, también crea una lirica diferente, osada y radical que abrió la senda de los vanguardistas.


Nombre: Wilmer Crespo Duran
Código: 08030306

greece dijo...

Greece

DELFINA E HIPÓLITA

Una especie de seducción y de amor prohibido moralmente (amor lésbico), pero querido sin importar cuál sea la condena a pagar siembran en este poema el quid de su expresión, es por ello, que las insinuantes y carnales imágenes no derrochan la belleza del sentimiento sincero dado en ambas personas en ambas mujeres; es el sentimiento de tristeza de soledad al sentir alejarse el amor solo por el qué dirán de la moral que en particular toda persona debe tener. Es este contexto lo que conlleva a declarar en libertad propia ese gran sentimiento. Hipólita es la mujer que contienen en sí misma a la imagen erótica que habla de dureza y masculinidad, que sabe expulsar toda esa sed de amor sin límites, es decir, como si expulsara el hambre carnal; pero envuelto con el más sincero e importante sentimiento, me refiero al amor. En tal caso lo que expresa Hipólita no se ve reflejado en Delfina desde un primer momento, por lo tanto es Delfina quien encarna el temor a la moral como condena; pero este sentimiento [el amor] al igual que Hipólita la rodea sin dejar en ella espacios vacíos, pues al escuchar ese llanto lastimero presentado en los primeros versos por parte de Hipólita, entonces es aquel amor el producto de esa gran reciprocidad que ama, extraña, recuerda y necesita a aquella que por ser mujer no deja de arder en llamas el gran deseo de amar tanto pasional como sentimentalmente. Sin embrago, el principio moral está de por medio, pues ambas saben que está mal amar sin razón y con locura; pero que el placer, las ganas de ser y sentirse amada, y la necesidad de satisfacer todo ese vacío ni la moral ni la sociedad serían capaces de quebrarla y mucho menos romperla. No obstante, es la presencia del pecado lo que se trata de explicar tomando en cuenta que la pena moral está presente en todo y esto se evidencia en el anuncio del “Infierno imperecedero” que ambas amantes deben pagar.

Universidad Nacional Mayor de San Marcos

Alumna: Caballero Valderrama,
Grecia C.
E.A.P.: Lingüística.
Código: 08030293

shany dijo...

Carrión Cruz, Sandy Elizabeth
08030189
Comunicación Social


LAS FLORES DEL MAL: MÁS ALLÁ DE LA BELLEZA

Diría que me he deleitado leyendo esta gran obra solo porque la gran mayoría dice que es fascinante, maravilloso, placentera, y otros adjetivos más. Sin embargo, al darle una sola leída me ha parecido difícil de entenderla y he ahí donde encuentro su originalidad. Digo esto porque cuando leemos otros poemas, casi siempre se repite la misma temática: amor, tedio, desengaño, mujer, traición, etc. El poeta maldito (esta última palabra fue adjudicada por Verlaine) profesaba el culto a la belleza y la toma como una herramienta para deformar la realidad trivial.

El poema del cual comentaré lleva como título El albatros (asiento que representa al autor) aunque para la gran mayoría no es el poema más belllo, este poema comunica toda la angustia y congoja del poeta al verse cruelmente maltratado e incomprendido por la gente; resalta al poeta no solo porque él lo sea, sino que es el único que lo puede comprender.

La época en la que le toca vivir al poeta vivir al poeta (s.XIX) se ve envuelta de grandes cambios sociales, donde Francia lidera revoluciones y a la vez donde se desmoraliza a los poetas; esto de debe por qué comenzó a vérseles como productos rentables y exportables.

A manera de conclusión, el albatros es un animal feo, y esto ha traído como consecuencia que casi nadie hablara de él, y de manera análoga se ve esta situación con respecto al poeta, quien todavía demuestra una actitud caprichosa por seguir tocando temas ya trillados

Evelyn dijo...

Universidad Nacional Mayor de San Marcos

Facultad de Letras y Ciencias Humanas.

Introducción al a Literatura general.

Profesor: Dr. Gonzalo Espino Relucé.

Calderón León, Evelyn 08030189

LAS FLORES DEL MAL


El libro es muy difícil de interpretar al parecer por muchos, pero eso no quiere decir que sea malo, al contrario es muy bueno.
La poesía nunca ha sido tan sencilla de interpretar o comprender, y menos en la época que le tocó vivir a este escritor.
Este libro trata sobre un odio que al parecer es a la naturaleza, tal vez porque esta le causa una gran depresión y frustración con el hombre.
En sus escritos sentimos las fuertes emociones que nos transmiten esas palabras; sentimos, que el escritor encierra algo inexplicable o muy complicado para entenderlo.
No hay duda que Charles Baudeire es un escritor muy controversial, que cometió muchos excesos con su forma de vida; pero esta gran obra que nos deja quizás nos trata de explicar el porqué llevaba una vida excéntrica y llena de odios.
Mi comentario hace referencia a los fuertes sentimientos que el escritor trata de expresar con palabras.
Los temas que usa son casi siempre de violencia, miedos, fracasos, frustraciones, lujuria, odios, etc. Tal vez no entendemos la poesía de Baudelaire, pero lo increíble es que nos gusta.
La poesía tiene esa extraña característica (propia de ella), que no la entendemos pero nos puede llegar a gustar.

Anónimo dijo...

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS
FACULTAD DE LETRAS Y CIENCIAS HUMANAS

ALUMNA: CAHUANA ROJAS, ANA CRISTINA
CÓDIGO: 08030307

LAS FLORES DEL MAL

"EL MUERTO JUBILOSO", un poema digno del más grande poeta maldito que hubo: BAUDELIARE. Una inspiración llena de ideas y sentimientos expresados mediante símbolos, mediante imágenes que están implícitas y no a través de afirmaciones directas; una creación innata e inusual que sólo esta generación pude ser capaz de hacer, algo diferente a los demás.

El libro trata todos los temas,el autor estuvo inmerso en todos ellos, desde admirar la lozanía y la bellaza de una muchacha que al parecer está ya muerta: "EL AMOR ENGAÑOSO", hasta una ironía que implica a Dios: "EL EXAMEN DE MEDIANOCHE". Es realmente fabuloso sentir la magnitud de estas apreciaciones, de estos versos que guardan cada uno de sus poemas. Cuentan que Baudeliare para inspirarse mejor tenía una fuerte dosis de estupefacientes encima, probablemente esto explica la forma de sus versos y la complejidad con la que se presenta, ya que juega constantemente con la imaginación llevándola hacia límites incomprensibles. "LA DESTRUCCIÓN", también es un poema interesante ya que nos presenta el pecado como protagonista principal, y las variaciones que sufre a través del día, la tarde y la noche y habla de los placeres de la carne.

Esta segunda parte ha sido muy variada y muy activa; el lector siempre sigue la línea de la hiperactividad, ya que no se puede perder ni un solo detalle de los versos, esta obra es de raciocinio rápido ya que es fundamental para su comprensión.

The Singer dijo...

FACULTAD DE LETRAS Y CIENCIAS HUMANAS

PROFESOR: Gonzalo Espino Relucé
ALUMNO: Arturo Frank’s Alarcón Portella
CÓDIGO: 08030182
E.A.P: Comunicación Social

Charles Baudelaire, el mejor de los poetas malditos, marca al mundo con su espléndida obra Las flores del mal. Acaricia la imaginación de un mundo enredado en sombras e imágenes vulnerables hacia el pensamiento de cada lector.

Imágenes escalofriantes y taciturnas como la que se da en El amor engañoso y El vino del asesino. El primero: “Cuando ver, al reverbero del gas que va tiñéndola/ tu frente aureolada de un mórbido atractivo// Me digo que bella es// ¡Vaso fúnebre que aguarda ser colmado por las lágrimas!/ sé que hay ojos arrasados por la cruel melancolía// Alegrando el corazón que huye de la verdad”. Fiel y cruel fantasía de un corazón tímido que se niega a la verdad, una mujer dentro de un frío cajón, que sigue siendo bella, mientras la música de despedida suena tras ella. Difícil explicar la forma de sus versos y la complejidad con la que se presenta, juega constantemente con la imaginación, desvariándola hacia límites incomprensibles y fuera de lo común.

El segundo es una mezcla de frialdad y cálculo, como una tempestad que se apodera del alma del protagonista y decide matar a su esposa con una crueldad desbordante: “Mi mujer ha muerto y soy feliz// Le he arrojado al fondo de un pozo// Sus redomas de veneno, sus lágrimas/ sus ruidos de cadena y de osamenta.” Probablemente un conflicto final que terminó llevándola a la tumba a ella, muerta por la protagonista, quizás arrastrada por el «ruido de la cadena y de la osamenta», narrado por el mismo Baudeliare de una forma espeluznante. Repito, la imaginación de este tipo es sorprendente, sus poesías son raras y complicadas; una creación innata e inusual que sólo esta generación pudo ser capaz de hacer, algo diferente a los demás.

Anónimo dijo...

Charles Baudelaire y “LAS FLORES DEL MAL”

Charles Baudelaire. Muy poco aceptado en su tiempo y totalmente censurado; hoy, en nuestros días es considerado un predilecto poeta.
Sus obras manejan un estado crítico de la sociedad y a los que la integran.
Afirma pues, en sus poemas, tales como “Bendición” en el cual el se siente rechazado por esta masa de personas.
Sin embargo el sentimiento es reciproco.
Baudelaire no se encontraba a gusto con respecto a las personas que lo rodeaban; es mas, se sentía extraño ante tales personajes. Hoy un tema muy común en nuestra sociedad, quizás por ello me agrada, porque me siento muy identificado con el.
“Elevación” nos muestra a un poeta que vive con la añoranza de algo mejor.
Pero entre todos los poemas el que mas llamó la atención fue “Las quejas de un ICARO” que nos muestra a un hombre desdichado que busca un bien mejor, el cumplimiento de un ensueño, pero que tras grandes esfuerzos no consigue nada más que desdichas.
Ese mismo sentimiento podría visualizar en el poema “El gusto de la nada”, un sentimiento quejumbroso, lleno de nostalgia, sin mas fuerza por combatir, resignado a su destino.


Catherine Cabrera Chávez
08030209
Comunicación Social.

Anónimo dijo...

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS

Facultad de Letras y CC. HH.

Introducción a la Literatura General
Profesor: Gonzalo Espino Relucé
Alumno: Chero López Helí Código: 08030064

El spleen de Baurelaire

Ya todos se han percatado que en la poesía de nuestro poeta maldito, lo que menos abunda es el amor, la alegría, etc.: “Cosas bonitas”.

Vemos como este simbolista tiene por bellas a aspectos que la mayoría repudia, por ejemplo: a los gusanos como compañeros de muerte, cosas grotescas, la muerte, blasfemias, etc. Con esto hemos notado que se ha aburrido de lo normal y a llegado a un tedio o Spleen.

Este aspecto se aprecia mas en los poemas que llevan la misma palabra (Spleen) por titulo: los poemas LXXVII-LXXX (Págs. 119-122, Ed. Íntegra) Se declara “irritado contra la vida entera”, “se aburre con sus perros y con las otras fieras, / no logran conmoverle la caza, ni el halcón, / ni su pueblo muriendo al pie de su bacón [...]” (Pág. 121)

Ahora ya se puede comprender mejor porque Baudelaire escribe de una forma tan insulsa para muchos. Y lo paradójico es que muchos disfrutan esta poesía –y me incluyo–, se ha ganado buenas críticas a pesar este pensamiento tan negativo, que al mas sensible le revolvería el estomago.

Nataly alfaro dijo...

LAS FLORES DEL MAL

Las Flores del mal, libro que reúne varios poemas, que en su tiempo y hasta el día de hoy, nos causan cierta conmoción no sólo por el lenguaje utilizado, sino también por los temas que desarrolla, temas que van más allá de los límites impuestos. Un poema que me resulta muy interesante es el de “Una carroña”. Aquí se ve claramente la comparación que se hace al ser amado con un objeto en descomposición, una comparación que se logra a través de un vocabulario tan peculiar, tan grotesco: “Pensar que tú serás igual que esta basura y que esta horrible infección”. Y luego el inesperado desenlace de este poema, que nos viene dado por una serie de ritmos que logran captar la atención del lector:

Otro poema que me gustó fue “El amor y el cráneo”. Ya al empezar el poema con este verso: “El amor está sentado en el cráneo de la Humanidad” se muestra la clásica concepción del amor, que esta por encima de los pensamientos o razones de la humanidad. Al utilizar el lenguaje libre en los temas tan frecuentes como el amor, lo clásico pasa a ser tema nuevo.

Baudelaire ha encerrado en este libro las corrupciones que le horrorizan y para ello ha sabido encontrar los matices mórbidamente ricos de la podredumbre, matices precisos. Estas ideas de sus versos resultan tan extrañas para algunos, que las han denominado vulgaridades mal rimadas.

Anónimo dijo...

Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Facultad de Letras y Ciencias Humanas
Curso: Introducción a la Literatura general
Alumno: Jose Carlos Benavides Cervantes
Profesor: Gonzalo Espino Relucé

Baudelaire, está considerado el padre literario de un grupo de poetas muy importantes, los simbolistas franceses de finales del XIX, Rimbaud, Verlaine, Mallarmé, autores para los que la naturaleza es un conjunto de señales que sin valor en si mismas nos transmiten realidades más profundas, Baudelaire fue el primero en desarrollar esta idea en sus versos.

En las Flores del Mal el poeta trata de interpretar la realidad, descifrar las señales, dotado de una maravillosa sensibilidad pasa de la euforia, la exaltacion, el bien estar; a la desazón, a la más profunda depresión producida por la vulgaridad, la rutina y el tedio de la vida cotidiana.

Vive la realidad, está en contacto con la gente más humilde, con la vida auténtica, habla del amor físico, de la mujer, el vino, alaba la utilidad de las drogas, versos transgresores que provocan mal estar en los círculos más conservadores de la sociedad. Con él, la figura de poeta pierde ese halo de ser superior, baja de su trono, se convierte en personaje maldito pero no pierde espiritualidad ni sensibilidad, la poesía se desprende de métricas, de su parte más técnica, de protocolos vacíos y aparece llena de vida, de pura realidad.

Baudelaire se inspira en la existencia, da lo mejor de si, lo que lo deja indefenso ante la vida cotidiana... en un poema "Albatros”, utiliza el ave como símbolo del poeta, capaz de volar por encima de lo trivial, lo vulgar, ver y entender la realidad desde lo alto del cielo pero incapaz de vivir en el mundo, en la tierra.

Moisés AZAÑA ORTEGA dijo...

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS
Facultad de Letras y Ciencias Humanas
Profesor: Gonzalo Espino Relucé

El traje que inyecta en sus poemas son de alevosía y pasión, simbiosis que une para vomitar el unicornio interno, rebalsa el filo de las palabras, la dama se tiñe de maldad, de una crueldad que despierta ternura y rencor… Es un Baudelaire que se aflige al no estar con su bella «negra y, sin embargo, luminosa», se embelesa con la mirada morena, cree que «las lágrimas añaden un encanto al rostro» y añora la belleza del pasado, alaba la juventud, reconoce a sus faros, siente que su inspiración se ha enfermado, percibe que la frialdad de su musa le embriaga en vasos de tristeza y, no obstante, la ama más. Amor, palabra gigante de rasgos ambiguos, es una de las causas del embrión de aquellas oscuras flores o, también, la poda que limita los sentidos hasta que una lápida caiga en su espalda: principio y motor de la vida y la muerte. Son estos los temas que le apasiona como unión de sus finos trazos que se sumergen, cual ponzoña, al submundo de la excitación, las flores del mal son sus aliadas para que nazca esta universalidad.
Es el poeta que clama desde lo más profundo a pesar de ser rechazado y desconocido; el actor solitario y marginal que habla aunque su palabra sea sancionada en una Francia («país demasiado poblado que arrasa el sufrimiento») insoportable, bélica, sórdida en la cual se envenena con opio y vino para revestirse ilimitadamente y aplacar su dolencia orgánica; un rebelde para su tiempo vuelca sus emociones en el papel. Los poemas lo demuestran, cómo se desviste, se libera para dar un nuevo estremecimiento, hacer de su amada soledad, la tragedia que desate o destape los gritos encarcelados de esa vasta ciudad cosmopolita que cada día va creciendo en tumulto y desazón, está atrapado en el tiempo donde la honda voz discordante es bofeteada por el gobierno, calla a aquellos que ultrajan la costumbre («manera legal de mencionar la pornografía») y, si bien solo son cuatro los poemas que se puedan considerar satánicos, es multado junto a su editor y seis son los poemas vedados. No obstante, aún hoy, más allá de la mutilación de su habla, se escucha que grita, basta abrir una de sus páginas para sentir aquel acorde humano que continúa respirando.

AZAÑA ORTEGA, Moisés.

Luis Javier dijo...

Como no vi alguna etiqueta de País de Nieve, coloco mi comentario aquí.

Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Facultad de Letras y Ciencias Humanas
Introducción a la Literatura General
Profesor: Dr. Gonzalo Espino Relucé
Alumno: Luis Javier Periche Wong
Código: 05030370
Salón: 2 A

Comentario de PAÍS DE NIEVE
Esta novela transmite la cultura y el estilo de vida simple y tradicional de las zonas rurales del Japón.
La novela comienza cuando Shimamura se encuentra viajando en tren en dirección a la zona oeste de Japón, lugar donde cae nieve.
Así entonces la novela narra la historia en que Shimamura, un rico comerciante de edad media que viaja a la estación termal ubicada a los pies de las eternas montañas blancas, conoce a la joven Yoko a través del reflejo de una ventana del tren en que viajan ambos, pero será su encuentro con la aspirante a geisha Komako con quien mantenga un idilio imposible desde el principio, dada la frialdad de Shimamura.
Shimamura despierta en la joven Komako una gran pasión y esto es algo que le planteará a Shimamura un dilema preocupante, porque incapaz de corresponder a este amor, pero fascinado por su intensidad, decide, durante varios años, repetir y dilatar las estancias en las termas.
Durante los momentos de convivencia con Komako, la situación huésped-gheisa (acompañante) hace que la relación no sea más que un tiempo en el que la joven madura a los ojos de su amante.
Así transcurren varios hechos que son narrados en la novela, la cual no tiene muchos personajes, y se centra en los encuentros de los dos personajes principales.

Anónimo dijo...

La verdad que baudelaire escribe reverendas huevadas que al final nadie entiende, solo que para parecer inteligents la gente dice cualquier huevada que paresca racional.
Anonimo.

Anónimo dijo...

Baudelaire no era mas que un viejo loco que escribia webadas...