domingo, 13 de abril de 2008

Basta, libertad inmediata para Melissa Patiño



Basta, libertad inmediata para Melissa Patiño





Indignación es la palabra. Ahora, al igual que ayer, con Fujimori, te detienen por algo que no has cometido. Pretenden prohibirnos pensar. ¿Está prohibido ser de izquierda, antisistema? Ya basta de cortinas de humo. Domigo, revista de La República (Lima, 13.o4.2008), publica en las pág. 6-7, "Injusta reclusión", nota firmada por María Elena Hidalgo. He aquí un fragmento:



"DOMINGO ingresó en el penal de Santa Mónica en busca de la joven Melissa Patiño, acusada sin una sola prueba de estar ligada a grupos terroristas. Como si se tratara de una prontuariada criminal, la joven estudiante y aficionada a la poesía está sometida a una reclusión de máxima seguridad.

El Instituto Nacional Penitenciario (INPE) ha endurecido el régimen carcelario de la estudiante Melissa Patiño Hinostroza, detenida junto con otras seis personas con las que participó en Quito en el Segundo Congreso de la Coordinadora Continental Bolivariana-Capítulo Perú (CCB-CP). Según la policía antiterrorista, la CCB-CP, dirigida por el ex "tupacamarista" Roque Gonzales La Rosa, tendría conexiones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Patiño asegura que no milita en ningún partido ni movimiento de izquierda.
Las últimas medidas del INPE serían una represalia a raíz de que la poeta y periodista Rocío Silva Santisteban publicara en su habitual columna de esta revista sus impresiones sobre la detenida, a quien encontró de manera casual en la prisión. Las autoridades de la cárcel, según la versión que recogimos en Chorrillos, afirman que Rocío Silva Santisteban (contra quien también se ha tomado represalias) no tenía por qué haber hablado con Melissa Patiño mientras conducía un taller literario dirigido a las reclusas.


Confinada en el tercer piso del pabellón C, desde hace mes y medio Patiño es sometida a un régimen especial, al igual que la esposa de Abimael Guzmán, Elena Iparraguirre Revoredo. La joven de 20 años tiene prohibida la salida al patio del penal, así como contactarse con las demás internas, tener acceso a teléfonos públicos y participar en los talleres dictados como parte del programa de reinserción a la sociedad. Solo puede salir al patio del pabellón durante cuatro horas al día. Por cierto, hasta ahora no se ha mostrado una prueba que la involucre en algún acto terrorista.

También han sido restringidas sus visitas: de cuatro a dos veces por semana, y solo han sido autorizados para verla sus familiares directos, en un número no mayor de cuatro que, para más señas, deben tener los mismos apellidos que ella. El día que ingresamos a la prisión (el miércoles último) con la finalidad de recoger su versión de los hechos, las nuevas restricciones ya estaban rigurosamente en vigencia. Como si se tratara de la cabecilla de alguna organización criminal, Patiño está impedida de conversar con cualquier otra reclusa. "





La alforja de Chuque 11

No hay comentarios.: