viernes, 14 de septiembre de 2007

Dante, Paraíso xxvii, 100-148 (Caza de citas 3)

Dante
Commedia
Paradiso

xxviii,
v. 100-148

Le parti sue vivissime ed eccelse 100
sì uniforme son, ch'i' non so dire
qual Beatrice per loco mi scelse.

Ma ella, che vedea 'l mio disire,
incominciò, ridendo tanto lieta,
che Dio parea nel suo volto gioire: 105

«La natura del mondo, che quieta
il mezzo e tutto l'altro intorno move,
quinci comincia come da sua meta;

e questo cielo non ha altro dove
che la mente divina, in che s'accende 110
l'amor che 'l volge e la virtù ch'ei piove.

Luce e amor d'un cerchio lui comprende,
sì come questo li altri; e quel precinto
colui che 'l cinge solamente intende.

Non è suo moto per altro distinto, 115
ma li altri son mensurati da questo,
sì come diece da mezzo e da quinto;

e come il tempo tegna in cotal testo
le sue radici e ne li altri le fronde,
omai a te può esser manifesto. 120

Oh cupidigia che i mortali affonde
sì sotto te, che nessuno ha podere
di trarre li occhi fuor de le tue onde!

Ben fiorisce ne li uomini il volere;
ma la pioggia continua converte 125
in bozzacchioni le sosine vere.

Fede e innocenza son reperte
solo ne' parvoletti; poi ciascuna
pria fugge che le guance sian coperte.

Tale, balbuziendo ancor, digiuna, 130
che poi divora, con la lingua sciolta,
qualunque cibo per qualunque luna;

e tal, balbuziendo, ama e ascolta
la madre sua, che, con loquela intera,
disia poi di vederla sepolta. 135

Così si fa la pelle bianca nera
nel primo aspetto de la bella figlia
di quel ch'apporta mane e lascia sera.

Tu, perché non ti facci maraviglia,
pensa che 'n terra non è chi governi; 140
onde sì svia l'umana famiglia.

Ma prima che gennaio tutto si sverni
per la centesma ch'è là giù negletta,
raggeran sì questi cerchi superni,

che la fortuna che tanto s'aspetta, 145
le poppe volgerà u' son le prore,
sì che la classe correrà diretta;

e vero frutto verrà dopo 'l fiore».

Basada en la "vulgata" de la edición de Giorgio Petrocchi; tomada de http://www.docushare.it/mediasoft/dante/pages/dantepar.htm


Paraíso,

xxvii. 100-148

Tan excelsa y tan viva en esa esfera, 100
e igual, es cada parte, que no entiendo
en el cuál Beatriz el sitio me escogiera.

Mas ella, mis deseos conociendo,
Comenzó, tan feliz y tan discreta
que a Dios gozarse en ella estaba viendo: 105

“La natura del mundo, que está quieta
en su centro, mas todo en torno mueve,
comienza aquí desde su propia meta;

y este cielo asentarse sólo debe
en la mente divina, en que se enciende 110
el amor por quien gira y virtud llueve.

De luz y amor un cerco lo comprende,
como él a los demás; y a este recinto
el que lo tiñe solamente entiende.

No de otro viene su girar distinto; 115
mas que él mida a los otros fue dispuesto,
cual el diez por su medio y por el quinto.

Y cómo el tiempo tenga en este tiesto
las raíces y en otros dé la frondas.
desde ahora puede serte manifiesto. 120

¡Oh avidez, que en región tan baja afondas
al mortal, que carece del poder
de mirar por encima de tus ondas!

Bien florece en los hombres el querer;
mas la buenas ciruelas de sus huertas 125
estropea el continuo llover.

La inocencia y la fe son descubiertas
sólo en los niños; que huye cada una
antes que las mejillas sean cubiertas.

Tal, balbuciendo todavía, ayuna, 130
que devora, con lengua ya adiestrada,
cualquier clase de cebo en cualquier luna;

tal balbuciendo, oye a su madre amada,
que cuando el habla entera ya maneja
desearía verla sepultada. 135

Cobra negro color y al blanco aleja
la piel que a la hija bella embellecía
del que mañana trae y noche deja.

Mas no te asombre la palabra mía,
y piensa que en la tierra no hay gobiernos; 140
y así el género humano se extravía.

Antes que quede enero sin inviernos
por culpa del centésimo olvidado,
radiarán estos círculos supernos,

y al fin el huracán tan esperado 145
pondrá la popa donde está la prora,
y a la flota en el rumbo deseado;

y Pomona vendrá detrás de Flora”.

Tradución de Ángel Crespo, tomada de Dante Alihieri, Divina Comedia II. Bogotá, Ed. Oveja Negra, 1984.

15 comentarios:

cristian arizaca paca dijo...

Comentado por:
Cristian Arizaca Paca
c_arizaca_p@hotmail.com
Para mi persona, el fragmento de la Divina Comedia puesto en este blog, empieza diciéndonos que en el círculo en el que se encuentra Dante es igual a las demás partes en las que estuvo del paraíso y no puede distinguir una de otra.
Tan bien nos habla de cómo Beatriz conoce sus deseos, y que la compresión de cómo es el cielo se lo deja a lo divino y que este está comprendido de luz y amor.
Dante hace una comparación de cómo el querer nace en los hombres, como las ciruelas nacen en las huertas y como los dos pueden ser estropeados.
Habla acerca de la inocencia y la fe que posen los niños, creo yo que con la frase: “las mejillas sean descubiertas” nos quiere decir que su inocencia de los niños se pierde cuando nacen y que apenas oyen a su madre balbucean para que ella sepa donde está. Al final nos habla creo yo del juicio final refiriéndose a este como un huracán

Eduardo Agapito dijo...

Aquí Dante se desprende de Virgilio; el poeta latino ya no puede acompañarlo, ya que la razón que simboliza Virgilio no es suficiente para contemplar la gracia divina. Es aquí donde aparece Beatriz y toma la posta del recorrido para acompañar a Dante. La primera impresión que le causa la visión de Beatriz a nuestro poeta es de enceguecimiento, pues hacía años que Dante no la veía y verla así de repente tan hermosa y divina le causa un espasmo tremendo. Por otra parte, la visión que Dante nos ofrece del Paraíso es una imagen etérea, pura, dignificante, que solo un espíritu limpio puede alcanzar. Asímismo, el lenguaje que Dante utiliza en este canto es un lenguaje limpio, más ornado, más simbólico, más perfecto, pues eso, precisamente, nos quiere dar a conocer del Paraíso.

Gabriela Alvarez Cisneros dijo...

Dante no da a conocer en estos versos, primero cómo Beatriz ordena todo el universo es por eso que él dice: No entiendo en el cuál Beatriz sitio me escogiera.
Luego vemos la naturaleza del mundo y todo lo que a éste le rodea haciéndonos ver también la vida terrenal llena de cosas que al principio parecían buenas pero conforme vas desarrollándose van cambiando de rumbo y no exactamente un bueno rumbo debido a que en esta vida no hay quien nos maneje, pero al final un fin habrá, un fin que probablemente ponga en el camino correcto todas las cosas que se habían desviado o que otro rumbo tomaron.

gabelyta_9@hotmail.com

Anónimo dijo...

En estos versos Dante nos cuenta que desconoce el porqué Beatriz escogió el círculo en el que se encuentra. Luego ella le explica la diferencia que existe entre el mundo celestial y el mundo sensible, la cual es que el mundo celestial gira de acuerdo a la cantidad de virtud, mientras que el mundo sensible no.
Beatriz expone a Dante una comparación entre los niños y los hombres, diciendo que los niños tienen fe y son inocentes, mientras los hombres las pierden. Además que los niños oyen a su madre, pero los hombres no desean verla nunca más cuando termina esta explicación Beatriz le dice que el ser humano se extravía porque no existen gobiernos en la tierra, esto parece referir a los cielos, el cual esta gobernado por Dios.
Escrito por: Benavides Flores Paola

Anónimo dijo...

Dante admira la integridad y perfección del Paraíso y duda sobre si tendrá un lugar en él, Beatriz le dice:
Dios es fuente de amor y bondad, por lo cual es motor y origen del Paraíso y del mundo, pero ése, al ser un paradigma de bien, es el ideal y moderador del resto de recintos y su barrera de luz denota su inclinación hacia la pureza del alma.
El Paraíso es anterior a los demás lugares porque en él, el tiempo se inicio y en él la idea del hombre fue concebida.
Pero a veces el hombre no guarda armonía con las intenciones divinas y se desvía a otro lado, por más que el amor lo impulse, se desvía a cosas terrenales, y termina en otros recintos.
Al crecer el hombre adquiere impurezas y pierde esa inocencia, entonces la codicia envenena su verbo, poseído el ser de oscuridad; es que en la Tierra no hay límites y el hombre extravía su razón y su inicial bondad.
pero antes del fin del tiempo, Dios pondrá orden en el mundo.

No soy anónimo; soy André Arroyo Cornejo :)

giuse_leo_06@hotmail.com dijo...

En estos versos, Beatriz le explica a Dante que el Noveno Cielo o Cristalino es el lugar donde toma movimiento toda la estructura del universo. En esta esfera se encuentran incluidas todas las demás; y ésta, a su vez, está incluida en la Mente Divina, la mente de Dios (que es luz y amor), la cual le proporciona el movimiento que posee. El tiempo tiene su origen en el Primer móvil.
Luego le habla acerca de la voluntad del bien, la cual existe en el hombre, pero que debido a la concupiscencia no puede dar fruto. Para analizar los últimos versos ha de saberse que el calendario juliano establecía un año de 365 días y 6 horas, es decir, 12 minutos más de la verdadera duración. Aquí Beatriz le dice a Dante que cuando el mes de enero deje de pertenecer al invierno, debido al "centésimo olvidado" (que es la acumulación de esos 12 minutos que los hombres no tienen en cuenta) el Cielo restablecerá la justicia y el orden entre los hombres.
Giuseppe Víctor Collazos Correa
giuse_leo_06@hotmail.com

Anónimo dijo...

Los primeros versos dan cuenta del sentimiento de Dante ante la vista de su amada en el Cielo.
Luego, en palabras de Beatriz, se procede a la explicación de la esencia del noveno cielo.Nos da entender que de luz y amor comprende la esencia de aquella esfera; siguiendo con su exposición, la amada del Poeta nos ofrece una reflexión sobre el cambio de los hombres, es decir, de la pureza e inocencia que vive todo niño y que al paso de la vida éste se va tornando a un desvío del camino correcto, se puede apreciar el tono apelativo además de mencionar una posible perdición de la humanidad, sin embargo esto no sucederá ya que en manos de Dios, la salvación estará.

Jhon Jairo Canturín Narrea.
yon_xairo@hotmail.com.

Teresa Delgado Adrianzen dijo...

Beatriz invita a Dante a contemplar la belleza del cielo en el que se encuentran, el cual está rodeado de luz y amor, que le brindan la energía necesaria para ser impulsado (103-118), y el tiempo es descrito como un eterno misterio (118-120). Ante la belleza inigualable del noveno cielo, Beatriz lamenta los vicios humanos que no permiten a los hombres disfrutar la pureza de la virtud, esto lo explica comparando la fe e inocencia que reflejan los niños con la corrupción de la moral adquirida al convertirse en hombres (121-138). El motivo de este desorden social y espiritual se da por la falta de gobierno, a pesar del sentimiento de pesimismo sobre la naturaleza humana, Dante esperaba que las cosas cambiaran para los hombres imponiéndose un fin definitivo al desorden a través de un buen gobierno terrenal, el cual hará navegar "a la flota en el rumbo deseado" y generará frutos que se verán reflejados en el nacimiento de las flores (139-148).

adanigt(arroba)gmail.com

Rosa Elisa Chávez Yacila dijo...

Dante, finalmente, llega al Paraíso para encontrarse con Beatriz a quien él considera un ser divino a través del cual puede sentir a Dios. El Paraíso es el lugar en donde se forja el mundo y sus más excelsas expresiones. No todos pueden acceder al Paraíso y a Dios pero éste si llega a todos y les concede la vida que se merecen. La justucia divina es inexpugnable. Al alcanzar a Dios no puedes recibir mayor fortuna.
rosas_iapr@hotmail.com

luis capristan 07030160 dijo...

Dante comienza admirado por lo vasto y extasiante del ultimo circulo, que alberga todo dice, rodeado de luz y amor, inicio de todo, tal es su magnificencia que en èl no esta el deber de explicarlo sino en lo divino que es el amor por el cual se mueve; luego plantea algunas analogias refiriendo a la bondad de la humanidad como ha sido agotada y que la poca que existe es abrumada,
y al final solo este circulo sera capaz de purificarlo todo.

Rocío Coronel Tello dijo...

El paraíso que Dante describe está basado en el modelo del universo de la época: el modelo Ptolomeico, y a eso se deben los diversos cielos, concéntricos. En cada planeta los seres son felices y están conformes con sus lugares porque la sumisión y la conformidad son leyes en el paraíso.

chiokatty_c_10@hotmail.com

Anónimo dijo...

Ejemplo de la presencia del pensamiento medieval en el "Paraiso".
Desde el periodo de los grandes sistemas en la filosofía griega se planteaba a la esfera como forma perfecta y al movimiento circular como la dinámica por excelencia. Es Aristóteles quien introduce esta idea que se mantiene a lo largo de la antigüedad y se mantiene hasta los planteamientos copernicanos, a puertas de la modernidad.
En el canto vigésimo óctavo se presenta entre otras cosas, la correspondencia entre los nueve círculos con las nueve esferas del mundo sensible.Existe una clara alusión a la diferencia entre el cielo,donde están los cuerpos celestes; y la tierra en donde se encuentra"muchas cosas referentes a las verdades de estos círculos"(298).
Entonces la presencia de todo este planteamiento no se encuentra por puro azar en la jerarquización de la virtudes. Es reflejo de la tradición de la que Dante forma parte.Volviendo al canto mencionado, se habla de presencia de nueve círculos alrededor de un punto luminoso "Primer móvil". Estos círculos concéntricos(coros angélicos)se mueven alrededor de este punto , que es el centro. Cuanto más próximo se encuentre con relación al punto, mayor será su velocidad. El adjetivo "móvil"no refiere en ningún caso a una especie de movimiento de traslación.
Finalmente, desde esta perspectiva, apuntamos que el movimiento circular con un punto fijo es una idea aristotélica que dada la evidencia textual es aún fuerte en siglo XIV.
Andrea Chinchay Pajuelo
andreazondory@hotmail.com
07030221

Anónimo dijo...

El final del canto XXVII hace referencia al momento en que Beatriz y Dante ascienden al noveno cielo, y aquélla explica a éste que dicho círculo constituye el motor del movimiento hasta el centro de la Tierra. Hace una breve disquisición además, sobre el contraste de lo absolutamente bello y perfecto que es el Cielo (este círculo tiene un cerco de luz y amor); con lo corrupto y pérfido de nuestro mundo. Explica, Beatriz, que en el mundo terrenal solo existe la inocencia en los niños ya que es común observar que con el paso del tiempo, se tornan ruines y bajos (el destino es inexorable). Todo esto se debe a que en la Tierra no existe gobierno, y la raza humana se encuentra descarriada. Finalmente deja abierta la esperanza de que un día Dios llegará a la Tierra y se impondrá sobre el desorden general y nos guiará a la salvación.
Carmen Carrasco Luján
carmencar_33@hotmail.com

FAUST dijo...

En la ascensión al noveno cielo, se realiza el sermón de Pedro a los pontífices romanos, anatemizando a los continuadores de la tradición cristiana, cuestiona su lugar usurpado en la tierra y su cementerio profanado por la obra del malvado; los triunfantes suben a cielos distantes y finalmente Dante inspirado por la virtud de la mirada de Beatriz, arriba veloz a la esfera celeste. Al llegar a ella, refleja que la ascensión de Dante a una esfera etérea, donde prima la inteligencia divina concatenada con la gracia de Beatriz, lo incita a condenar la vida de los mortales cayendo en el abismo, por ello algunos hechos que describe como: La uniformidad del cielo que impide la determinación exacta del espacio donde se encuentra, la sonrisa eterea de Beatriz asimilando el gozo de Dios, el gobierno de la inteligencia divina sobre aquel cielo, que todo lo mueve pero es inmóvil en si misma, y el abismo mortal donde los mortales se hallan por la fuerza de la codicia y los malos actos, solo reflejan la elevación espiritual del noveno cielo en comparación con la vida mortal, conducido en todo momento por el rostro de Beatriz, quien al representar la fe en contraste con la razón, muestra que la esencia de aquel cielo, lo que sustenta su apariencia es la mente divina, el motor inmóvil, que todo lo mueve más su permanencia estable, idea proveniente de Aristóteles con su entidad eterna inmóvil y desarrollada por Tomas de Aquino.

ABEL RUIZ dijo...

En la ascensión al noveno cielo, se realiza el sermón de Pedro a los pontífices romanos, anatemizando a los continuadores de la tradición cristiana, cuestiona su lugar usurpado en la tierra y su cementerio profanado por la obra del malvado; los triunfantes suben a cielos distantes y finalmente Dante inspirado por la virtud de la mirada de Beatriz, arriba veloz a la esfera celeste. Al llegar a ella, refleja que la ascensión de Dante a una esfera etérea, donde prima la inteligencia divina concatenada con la gracia de Beatriz, lo incita a condenar la vida de los mortales cayendo en el abismo, por ello algunos hechos que describe como: La uniformidad del cielo que impide la determinación exacta del espacio donde se encuentra, la sonrisa eterea de Beatriz asimilando el gozo de Dios, el gobierno de la inteligencia divina sobre aquel cielo, que todo lo mueve pero es inmóvil en si misma, y el abismo mortal donde los mortales se hallan por la fuerza de la codicia y los malos actos, solo reflejan la elevación espiritual del noveno cielo en comparación con la vida mortal, conducido en todo momento por el rostro de Beatriz, quien al representar la fe en contraste con la razón, muestra que la esencia de aquel cielo, lo que sustenta su apariencia es la mente divina, el motor inmóvil, que todo lo mueve más su permanencia estable, idea proveniente de Aristóteles con su entidad eterna inmóvil y desarrollada por Tomas de Aquino.

ABEL RUIZ AGUILAR
07030045
abelra340@hotmail.com