miércoles, 26 de diciembre de 2007

ALEJANDRO ROMUALDO/ PENSIÓN DE GRACIA

Señor Doctor
ALAN GARCÍA PÉREZ
Presidente Constitucional de la República
PRESENTE.-
Asunto: PENSIÓN DE GRACIA PARA ALEJANDRO ROMUALDO VALLE, POETA
De nuestra especial consideración:
Los que suscribimos, intelectuales, escritores y artistas peruanos, nos dirigimos a usted con todo respeto con el objeto de manifestarle lo siguiente.

ALEJANDRO ROMUALDO VALLE, uno de los más importantes y valiosos poetas nacidos en el Perú acaba de cumplir 81 años de edad. No obstante sus años y las vicisitudes que esto acarrea es vigoroso, como los trascendentales productos de su talento poético que desde su lejana juventud ha venido ofreciendo a nuestro pueblo. Desde "La torre de los alucinados", su primer poemario, ha sumado una serie de volúmenes que han sido muestra indiscutible de calidad, de limpieza espiritual y de amor y entrega indoblegable por nuestra patria y su gente. No obstante su innegable militancia en aquel partido que no tiene patrones, padrones ni carnés (el partido de la solidaridad con los oprimidos, el de la identificación con sus dolores, luchas y esperanzas), nuestro poeta no ha circunscrito mezquinamente su trabajo creador a lo que podríamos llamar verborrea de libelo o desborde de despropósitos. No. Su obra, ahíta de humanidad, ha sido siempre ajena a los perversos sectarismos. Respetuosa del idioma y de las formas y además múltiple en sus propuestas, nos ha ayudado –reconozcámoslo- a fortalecer nuestra dignidad de peruanos.
El poema acaso más conocido y celebrado -usted lo sabe muy bien- es "Canto Coral a Túpac Amaru que es la Libertad", un bello texto que, a partir del emocionado homenaje reivindicatorio de uno de nuestros más gloriosos precursores revolucionarios, quiso ser, y lo consiguió, una suerte de arenga esperanzadora para este pueblo maltratado: una suerte de estímulo para que la recilencia, esa capacidad de levantarse como Ave Fénix y sobreponerse a las más adversas circunstancias, forme parte del espíritu de los peruanos. Gracias a él, más que esa manida y medio envilecida expresión "sí se puede", los peruanos estamos en condiciones de gritar que a nuestra patria "¡no podrán matarla!" y que, ante el oprobio y la mendacidad, resucitará permanentemente.
Nuestro poeta, señor Presidente, necesita que el país de sus sueños y desvelos, de su trabajo y reflexión y de su esperanza, lo apoye. Sabemos que hay un expediente desplazándose por algunas dependencias del Estado con el cual se aspira a que Alejandro Romualdo Valle pueda recibir una Pensión de Gracia, conforme a la Ley 27747 y su Reglamento aprobado por Decreto Supremo 107-2002-PCM (en cuyo Art. 3ª el autor de “Cómo Dios manda” se encuentra plenamente incurso, lo cual abona en su favor). Sabemos, además, que es excesivo el tiempo que desde su inicio ha transcurrido y también que, aparentemente, son absurdas las razones o pretextos de esta dilación.
No quisiéramos que Alejandro Romualdo, que es uno de los más dignos de nuestros poetas, se convierta en víctima de la indiferencia y la desidia de la burocracia sin alma. Apoyémosle, señor Presidente, porque así estaremos reconociendo que el Perú sabe ser merecedor de sus creadores y que no es la madrastra de sus poetas.
En nombre de la cultura y, cómo no, de los derechos humanos de alguien (nuestro poeta) que con justa razón debe estar sintiéndose maltratado y exluido, le solicitamos tenga a bien interponer sus buenos oficios como primera prioridad, en este caso que no sólo es de interés personal sino de sensible trascendencia nacional. Y que, sin mayores demoras, se le otorgue la Pensión de
Gracia a que tiene absoluto derecho.
Muy atentamente,
INTELECTUALES, ESCRITORES POETAS Y ARTISTAS DEL PERU Y DEL EXTRANJERO:VIOLETA CARNERO HOKE, PERIODISTA
ROSINA VALCARCEL, ESCRITORA, DNI 07330070BERNARDO RAFAEL ALVAREZ, ESCRITOR, DNI 25487055WINSTON ORRILLO LEDESMA, ESCRITOR, DNI 06031515JULIO CARMONA, ESCRITOR, ESCULTORCARLOS OSTOLAZA R., PINTOR DNI 06258855SANDRO CHIRI, ESCRITOR,OSCAR MÁLAGA, ESCRITORJUAN CRISTOBAL, ESCRITORTULIO MORA, POETA Y ESCRITORTEOFILO GUTIERREZ JIMÉNEZ, ESCRITORJESUS CABEL MOSCOSO, ESCRITOR
MONTSERRAT ALVAREZ, POETAJULIO HEREDIA, ESCRITOR
MANUEL JESÚS ORBEGOSO, PERIODISTAJUAN BENAVENTE, ESCRITORRODOLFO YBARRA, POETAFRANSILES GALLARDO PLASENCIA, ESCRITORJOSE ROUILLON DELGADO, FORO-RED PAULO FREIRE-PERUCLORIDELDE RAMAL CRUCHAGA, CATEDRATICA UNMSMJAIME GUADALUPE BOBADILLA, POETA, DNI 09083770RAÚL ISMAN (DESDE ARGENTINA)WALTER SAAAVEDRA, ANTROPOLOGO
JORGE ALVAREZ BOCANEGRA, ACTOR
ROSSELLA DI PAOLO, POETA
MARITZA VILLAVICENCIO, HISTORIADORA
FERNANDO ZULOAGA, INGENIERO GEÓLOGO
JUAN CARLOS LÁZARO, ESCRITOR Y PERIODISTA
ADOLFO VENEGAS JARA, ESCRITOR , FOTÓGRAFODEBORA ALVARADO, INTELECTUALGUILLERMO REBAZACARLOS PONGO H., ESCRITORINGRID STORGEN, COMUNICADORA SOCIALCRISTINA CASTELLO, POETA Y PERIODISTA ARGENTINADJRAQUEL BUJEDO, POETA Y PERIODISTA ARGENTINALUIS DANIEL DE URQUIZA, ARGENTINOMARIO MALPARTIDAADOLFO VENEGAS, ESCRITOR , FOTÓGRAFOJUAN HUAYLUPO ALCÁZAR, INTELECTUAL
HÉCTOR ÑAUPARI, POETA, DNI 07479806MELINA ALFAROROGER SANTIBÁÑEZ VIVANCO, ESCRITORANGEL GAVIDIA, ESCRITORJOSÉ ROSPIGLIOSI, INTELECTUALMAYNOR FREYRE BUSTAMANTE, ESCRITOR Y PERIODISTAMIGUEL ARAGÓN, TÉCNICO CONSTRUCTOR, DNI 10312728 GLADYS BASAGOITIA DAZZA, ESCRITORA Y BIÓLOGAANA DAGLIO, TRADUCTORA, ARGENTINAMIGUEL ARAGÓN, INTELECTUALDORIS PUENTE. POETALUIS ANAMARÍA CHAVARRIA, ESCRITOR, 08819474JUAN CARLOS SÁNCHEZ, ESCRITOR- ARGENTINA
MARÍA TERESA VÁSQUEZ NAMUCHE - MÉDICA. D.N.I. 08546668
SILVIA VIDALÓN, POETA DECLAMADORA, PINTORA
PATRICIA DEL VALLE CÁRDENAS, POETA
ENRIQUE SANCHEZ HERNANI, POETA Y PERIODISTA
MANUEL MOSQUERA, POETA, PERIODISTA Y ANTROPÓLOGO
ANGELICA ARANGUREN
BERTHA ROJAS LÓPEZ, ESCRITORA
CARLOS GARAYAR, ESCRITOR Y CATEDRÁTICO
WILLY GOMEZ, POETA
RUTH HURTADO, PROMOTORA CULTURAL Y POETA
MARIO CARRION ASTETE, PERIODISTA
EDWIN SARMIENTO, PERIODISTA
MIGUEL PACHAS ALMEIDA
ANGELICA ARANGUREN PAZ, ANTROPOLOGA
HILDA TÍSOC LINDLEY (INTELECTUAL)
RICARDO MELGAR BAO (INTELECTUAL)
YOLANDA PRADA, POETA
JORGE DÍAZ HERRERA, NARRADOR
RICARDO PAREDES VASALLO, POETA
RICARDO SANTIAGO MUSSE CARRASCO, POETA
ROQUE ROJAS BABILONIA
ANAMARÌA INTILI
VÍCTOR HUGO ALVÌTEZ MONCADA POETA Y GESTOR CULTURAL
BLANCA CASTRO QUIROZ
ARMANDO ARTEAGA NUÑEZ, ESCRITOR
MARTIN GUERRA, ESCRITOR Y DIFUSOR CULTURAL
JUAN DIEGO, ESCRITOR Y DIFUSOR CULTURAL
JOSE PANCORBO, POETA
OSWALDO REYNOZO DIAZ, ESCRITOR
ROCIO SILVA SANTISTEBAN, ESCRITORA
JUAN MORILLO, ESCRITOR
BETHOVEN MEDINA SANCHEZ
Adhesión:
GONZALO ESPINO RELUCÉ
Profesor Principal UNMSM
DNI 07207593.








C.C: CONGRESO DE LA REPUBLICA; MINISTERIO DE EDUCACIÓN; INSTITUTO NACIONAL DE CULTURA; DEFENSORÍA DEL PUEBLO

viernes, 14 de diciembre de 2007

Kay muchik runachan rimayta muna Defensa de la tesis doctoral Etnopoética quechua de Gonzalo Espino Relucé en San Marcos




Este hombrecito moche defiende su tesis doctoral


Etnopoética quechua





El martes 11 de diciembre tal como autorizó en Consejo de Facultad, se sustentó la tesis doctoral Etnopoética quechua. Textos y tradición oral quechua para optar el grado de doctor en Literatura Peruana y Latinoamericana por la Univesidad Nacional Mayor de San Marcos. El Jurado estuvo conformado por los doctores y las doctoras Martha Barriga (Presidenta de Jurado); Carlos Eduardo Zavaleta (Jurado Informante); Carlos García-Bedoya Maguiña (Jurado Informante), Marcos Martos (Asesor de mi tesis) y Isabel Gálvez A (Miembro de Jurado). La defensa comenzó a las 12.30 y terminó a las 15 h. Fue en acto público tal como se estila en la Facultad de Letras y asistieron estudiantes, intelectuales, colegas, amigos y público en general. Se tanscribe acontinuación el ofertorio de que hizo Gonzalo Espino:


Buenos tardes, estimados miembros del Jurado, señora presidenta del Jurado, estimados maestros, maestras, pido permiso para hablar.



¿Imaynallam kashankichis? Ñuqaqa amautakuna, ducturkunapa, licenciallanwan rimaykusa.




Cerru Miradur, waka Tulapi, apu Pachacamac, apu Qarwarasu, apu Ausangate, hamuychik qamkuna kamaqnikikunawan kallpachakunaypaq. Kay pisilla yachaq runataq yanapaykuychik allinta rimaykunanpaq.


Kay muchik runachan rimayta munan runa simipi rimakuykunamanta qilqakunamanta, takikuykunamanta willakuykunamanta. Takikuy yuyasqakunamanta musuq takikunawan, willakuy yuyasqakunamanta, musuq willanakunawan.


Chay Runa Yndio qilqahinaspa nisqanpi: “kaypim churani kay huk yayayuq Guarocheri ñisqap machunkunap kawsasqanta”. Runapa kusikuynimanta, llakikuynimanta, atinakusqanmanta, amawtakunapa waranqa waranqa watan awasqankupi.

Nuqa wakcha runacha, llaqatakunapa kausakuninmanta rimayta munani.

Taytamamallakuna, panallakuna wayqillakuna, masillakuna, kay runapaq siminmanta tisiqyuq Itnupwyitica qwichwa, uyariykuychik kay llankayniyta.





Cerro Mirador, huaca Tulape, apu Pachacamac, apu Karhuarazo, apu Ausangate, este hombrecito de poco saber, te pide que lo alumbres, que le des un poquito de luz para hablar de los cantos, de los cuentos de runas, de los hombres que dicen no tienen escritura, de los hombres que tienen el corazón del recuerdo. La memoria de sus tiempos. Con estas palabras desea hablar un hombre de las comarcas de los moches, que ha viajado por el mundo de los quechuas, con mucha humildad se presenta para defender estas escrituras, estas formas, queridos doctores, queridos maestros. Allin allinta.




Concluida la defensa de la tesis. El Jurado deliberó y aprobó esta tesis con la nota de Sobresaliente.










Incorporación al cuerpo de doctores del claustro sanmarquino












miércoles, 5 de diciembre de 2007

Gabriel García Márquez Cien años de soledad (Caza de citas 12)


Gabriel García Márquez
Cien años de soledad
(fragmento)
Cuando Aureliano lo conoció tenía dos cajones llenos de aquellas páginas abigarradas que de algún modo hacían pensar en los pergaminos de Melquíades, y desde entonces hasta cuando se fue había llenado un tercero, así que era razonable pensar que no había hecho nada más durante su permanencia en Macondo. Las únicas personas con quienes se relacionó fueron los cuatro amigos, a quienes les cambió por libros los trompos y las cometas, y los puso a leer a Séneca y a Ovidio cuando todavía estaban en la escuela primaria. Trataba a los clásicos con una familiaridad casera, como si todos hubieran sido en alguna época sus compañeros de cuarto, y sabia muchas cosas que simplemente no se debían saber, como que San Agustín usaba debajo del hábito un jubón de lana que no se quitó en catorce años, y que Arnaldo de Vilanova, el nigromante, se volvió impotente desde niño por una mordedura de alacrán. Su fervor por la palabra escrita era una urdimbre de respeto solemne e irreverencia comadrera. Ni sus propios manuscritos estaban a salvo de esa dualidad. Habiendo aprendido el catalán para traducirlos, Alfonso se metió un rollo de páginas en los bolsillos, que siempre tenía llenos de recortes de periódicos y manuales de oficios raros, y una noche los perdió en la casa de las muchachitas que se acostaban por hambre. Cuando el abuelo sabio se enteró, en vez de hacerle el escándalo temido comentó muerto de risa que aquel era el destino natural de la literatura. En cambio, no hubo poder humano capaz de persuadirlo de que no se llevara los tres cajones cuando regresó a su aldea natal, y se soltó en improperios cartagineses contra los inspectores del ferrocarril que trataban de mandarlos como carga, hasta que consiguió quedarse con ellos en el vagón de pasajeros. «El mundo habrá acabado de joderse -dijo entonces- el día en que los hombres viajen en primera clase y la literatura en el vagón de carga.» Eso fue lo último que se le oyó decir.
Tomado:
Gabriel García Márquez, Cien años de soledad. Ed. conmemorativa. Asociación de Academias de la Lengua Española, 2007.
Lectura recomendada:
Pedro Luis Barcía, "Cien años de soldad en la novela hispanoamerica" en Cien años de soledad. ed. comemorativa; pp. 477-494.