viernes, 15 de junio de 2007

LA PALABRA EN DEBATE.

CRÍTICA LITERARIA PERUANA EN PERSPECTIVA

(1992-2002) (1)



RESUMEN

El texto se pregunta por la formación de una comunidad científica en Literatura.La respuesta afirmativa tiene como referente las publicaciones de las dos últimas décadas y focaliza su interés en la producción académica de 1992-2002; indaga sobre el lugar que ocupan los estudios literarios no canónicos. Antes de concluir el ensayo establece la relación entre los formadores de opinión y el mundo académico. El estudio concluye con la presentación de algunas pistas de trabajo para los estudios literarios en el país. Acompaña al texto la bibliografía de las tesis de pre y posgrado Producidas entre 1992 y 2002, preparado por Dante Gonzales Rosales.

PALABRAS CLAVES

Estudios literarios - Comunidad científica- Tesis de Literatura - Perú
[Publicado en Escritura y Pensamiento 2002, 5 (10): 59-76]




Concluimos el siglo XX con una alta prodroducción académica en el ámbito de los estudios literarios. Aún así. podemos preguntar sobre la existencia de una comunidad científica para nuestra disciplina. La interrogante esbozada amerita sopesar la trayectoria de las investigaciones literarias así como la presencia de las producciones no canónicas en esos estudios, y en el mismo sentido, visualizar las relaciones que establecen academia y sociedad, es decir, indagar sobre el impacto de los estudios literarios sanmarquinos en la cultura peruana.



PALABRA SANMARQUINA


El saldo positivo, para la comunidad literaria, se puede apreciar en investigaciones y estudios realizadas sobre diversos ámbitos de la disciplina que permiten precisar los contornos de las literaturas peruanas. Y a la vez hablan del cambio de paradigma, como advierte Carlos García-Bedoya, "Creo que efectivamente cabe hablar de un cambio de paradigma en los estudios literarios de las últimas décadas, y éste consiste en el paso de enfoques centrados exclusivamente en el texto a enfoques centrados en la relación texto-contexto." (2) Para una verificación de lo anotado, nos remitinios a dos décadas atrás, Cuando se inician estudios innovadores sobre diversos tópicos que, a fines del XX, concluyen con importantes precisiones teóricas que refrendan la peculiaridad de los estudios sobre las literaturas peruanas. Tales investigaciones no han tenido como ámbito exclusivo la literatura canónica (Fernández Coznian, Lauer, Maguiño, Mondoñedo, Westphalen, etc.) sino variados espacios y representaciones simbólicas del devenir de nuestras literaturas (Carazas, Espezúa, Espino, Huarrián, Larrú, Mudarra, etc.) de eso que Antonio Cornejo Polar reconoció como "totalidad contradictoria" para el país,(3) sin olvidar las aproximaciones y estudios sobre períodos o visiones de las mismas, cuyo origen han tenido lugar en varias tesis de pre y post grado en nuestra universidad (Fernández Cozman, Huamán, Espino, Lauer, Rodríguez Rea, Valladares, etc.).Esto ha dado lugar a una rica publicación bibliográfica cuyo espacio de referencia fue, casi siempre, el universo académico(4). Antes de presentar el itinerario letrado, deseo precisar que en esta oportunidad no considero cuatro aspectos: Primero, en este estudio, no se considerará la rica producción creativa de los docentes de la escuela de Literatura, tanto en poesía como narrativa. Segundo, no daré cuenta de los méritos científicos y premios otorgados a este grupo de docentes de la Universidad. Tercero, no acojo los diversos textos publicados en revistas de la especialidad (monografía, ensayos, artículos o recensiones), los mismos que se pueden revisar sucesivamente en Letras, Revista de Crítica Literaria Latinoamericana, La Casa de Cartón, Escritura y Pensamiento, More Ferarum y Ajos y Zafiros, principalmente. Lugares preferidos para sus publicaciones por Santiago López Maguiña y Manuel Larrú, Cuarto, no voy a establecer la relación entre quienes accedieron a la universidad y quienes culminaron; solo lo exhibiré como dato (véase Cuadro 1). La anotación que acabo de indicar advierte sobre un tópico no contemplado en mi estudio y que podría incidir de manera significativa en nuestro balance.

Entre estas publicaciones debemos anotar los trabajos de Milagros Carazas, La orgía lingüística y Gregorio Martínez (1999); Camilo Fernández Cozman Rodolfo Hinostroza & la poesía de los años '60(2001), su investigación sobre J. E. Eielson. Las huellas del aura (1996), y, Las ínsulas extrañas de Emilio A. Westphalen (1990). Destaca también la lectura lacaniana de Dorian Espezúa, Entre lo real y lo imaginario (2000). Gonzalo Espino Relucé, sus trabajos sobre literaturas andinas y populares, Imágenes de la inclusión andina y Literatura oral o la literatura de tradición oral en 1999, Tras las huellas de nuestra memoria (1994) y su investigación sobre poesía obrera, La lira rebelde proletaria (1986). Los trabajos de Carlos García?Bedoya Maguiña, Para una periodización de la literatura peruana (1990), y su más reciente investigación, una de las lecturas serias sobre la colonia: La literatura peruana en el período de la estabilización colonial (2000). Antonio González Montes, Escalas hacia la modernización narrativa (2001): Miguel Ángel Huamán. realizador de uno de los esfuerzos rnás sostenidos por desarrollar propuestas teóricas, además tema de sus investigaciones, Lecturas de teoría literaria (2002). Problemas de teoría literaria (2001), Fronteras de la Escritura (1994) y Literatura y cultura (1993). Mirko Latier, La polémica del vanguardismo 1916-1928 (2001) y su Andes lmaginarios: Discursos del Indigenismo 2 (1997). Daniel Mathews, La paideia retrógrada (1999). MigueI Ángel Rodríguez. Rea, Tras las huellas de un crítico: Mario Vargas Llosa (1996), su destacada guía bibilográfica, El Perú y su literatura (1992) y La literatura peruana, en debate (1985). Y el más reciente trabajo de Marcel Velásquez, El revés del marfil (2002). De igual modo importantes antología-balances como las producidas por Marco Martos, La llave de los sueños/ Antología poética de la promoción 45/50 (1993) y Entre Milenio y Milenio, en la Víspera/ Antología del cuento peruano 1950-1997(1997).Publicaciones que, en la mayoría, para el período se han visto acompañadas por revistas locales, varias de las cuales han trascendido el espacio universitario, como La Casa de Cartón, Hoja Naviera, Aura, Dedo Crítico, More Ferarum, Ajos y Zafiros y últimamente, Lhymen. Así como dos importantes revistas institucionales, rne refiero a la ya tradicional revista Letras y a la calificada Escritura y Pensamiento. En este balance, asimismo, hay que agregar la realización de importantes eventos que sobre literaturas peruanas se han desarrollado, de los cuales recordaremos algunos: Tradición oral y cultura peruana (1992), Coloquio Internacional "Martí, aquel hombre solar" (1997)(5) Coloquio Internacional Poéticas (1999), Seminario sobre Literatura Peruanas y Heterogeneidad/ Homenaje a Antonio Cornejo Polar (1998), Coloquio Nacional de Literatura Generación del Cincuenta (2000), Coloquio Nacional de Literatura Peruana (2001) y la reciente realización de la muestra 30 años de poesía peruana(6). En líneas generales, la influencia de la escuela de San Marcos en los estudios de Literatura se ha hecho notar en otras universidades.Es obvio que nos estamos refiriendo a la producción de la Escuela de Literatura. Más allá de la Escuela está la producción que viene de otros sectores académicos, que aquí destaco. Se distinguen, entre otros, aquellas producciones que vienen de Norteamérica, José Antonio Mazzotí sobre Inca Garcillaso de la Vega, los trabajos de Marcone, sobre oralidad literaria; los balances animados por César Ferreira e Ismael Márquez y la etnografía del discurso de la calle de Víctor Vich. Los escasos trabajos aparecen en el escenario local, son dispares, muchas veces complacientes e incapaces de dar muestras de una comprensión crítica consistente; a propósito de los dicho puede recordarse Historia de la Literatura Peruana de César Toro Montalvo y Poesía Peruana/ Siglo XX de Ricardo González Vigil.(7)


CALIFICACIONES Y TENDENCIAS


No puedo dejar de anotar en este balance cómo es recepcionada y qué tendencias se advierten en la producción académica antes anotada. El primer tema que desearía revisar es si estas publicaciones se encuentran adecuadamente indexadas. Ninguna de las revistas humianidades de San Marcos se han acreditado internacionalmente. No figuran en los catálogos internacionales. La única revista indexada es la revista del maestro Antonio Cornejo Polar, la Revista de Crítica Literaria Latinoamericana que, como se sabe fue animada desde San Marcos. Actualmente no es una revista promovida por la comunidad sanmaquina. Aun así, las publicaciones de nuestros críticos en dicha revista revierte positivamente en la calificación científica de nuestra Universidad. Son tres los autores que laboran para nuestra Escuela de Literatura, con artículos "publicados en revistas de mayor impacto internacional"(8) entre 1995 y 2001. Víctor Peña, que analiza la producción científica de ese periodo, registra a Carlos García-Bedoya, Mirko Lauer y Camilo Fernández Cozman.(9) Ciertamente pueden cuestionarse estos registros canónicos que las colectividades científicas ofertan, pues, tratándose de disciplinas humanísticas, pesa más el espíritu crítico y contestatario, que las indexaciones y mediciones canonizables, precisamente, por su concentración en la producción de conocimientos, muchos de los cuales no constituyen plataformas pragmáticas y tecnológicas. Aunque es justo reconocer, que para los tiempos actuales, la conformación de las comunidades científicas tiene que pensarse más allá de su espacio cerrado por lo que la comunicación con otras colectividades tendría que ser uno de los aspectos referenciales de los trabajos académicos en el país y en San Marcos.En segundo lugar se trata también de las tendencias en las investigaciones académicas, fundamentalmente, en lo que se refiere a tesis de pre y post grado. (10) Las tesis tienen carácter obligatorio para la obtención del título y grados de magíster y doctor. De manera que de un total de 54 tesis defendidas en el periodo de 1992 a 2002 (Anexo 2), se puede contabilizar 24 tesis para optar el título de Licenciado" (11) en Literatura; 25 tesis para obtener el grado de Magíster en Literatura Peruana y Latinoamericana y cinco (5) tesis para optar el grado de Doctor en Literatura Peruana y Latinoamericana. De este total, en general, se advierte la preferencia por autores canónicos (Eguren, Vallejo, Vargas Llosa, Alegría) o canonizables (Hinostroza, Marco Martos, Varela, Fieson, Westphalen); simpatías que se desplaza a una atención privilegiada de la literatura del siglo XX. Si bien todos los trabajos asumen estados de arte consistentes en lo que se refiere a sus soportes teóricos, la preferencia tiene como referente a textos creativos. Constatación que me lleva a repasar la escasa producción sobre la literatura no canónica y el escaso número de tesis destinadas a las literaturas extranjeras a lo largo de la década que torno de referencia. La reflexión sobre las tradiciones no canónicas han estado centradas en literatura andina, sea en su versión sobre literatura quechua o formas de tradición oral. En estos estudios no canónicos, se aprecia también la revisión de la literatura negra. Ciertamente, podemos postular que como disciplina las investigaciones han tomado como temática a los estudios canónicos, en el que la configuración de las teorías están presidiendo el trabajo académico.


ACADEMIA Y SOCIEDAD


Empero, los cuestionamientos y las reflexiones, los hallazgos y las innovaciones se han quedado en el modesto lugar de la bibliografía utilizada por los especialistas, sin que ésta trascienda la Academia. El solaz letrado ha impedido que tales hallazgos lleguen como visión integrada de lo que hoy día se piensa sobre el devenir de la literatura peruana o, para ser más precisos, de sus literaturas. Lo que equivale a reconocer que entre universidad y sociedad se ha producido una sospechosa escisión, que en los tiempos actuales no sólo es necesaria, sino urgente, revertir.Uno de los síntomas de este divorcio entre la comunidad literaria y la sociedad es la constatación de percepciones que difunden cánones decimonónicos en la que la autoridad del texto se ve suplantada por el manido recurso de la biografía y el impresionismo tardío del crítico. Estas, paradójicamente, se convierten en las elaboradoras de la imagen de la literatura del Perú por su incidencia en los fueros universitarios e institutos superiores donde se profesionalizan los formadores de opinión (maestros, comunicadores, científicos sociales, etc.). En definitiva se trata de discursos y sujetos que difunden imágenes estacionarias y trasmiten visiones decimonónicas y canónicas a la sociedad peruana sobre nuestra literatura. Así, todo parece haber quedado anclado en los estudios iniciales y canónicos de carácter impresionista como los de Luis Alberto Sánchez, La literatura peruana; el Proceso a la literatura peruana que hiciera José Carlos Maríátegui en su 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana, Augusto Tamayo Vargas Literatura Peruana(12). Pero tal vez la incapacidad de la academia está dada precisamente por la retahíla repetitiva del grafismo difusor que se ampara en los esquemas de Sánchez y Tamayo instituyéndose como versiones oficiales de casi todos los centros superiores de formación de maestros de escuelas secundaria en la especialidad de Lengua y Literatura. Me refiero al trabajo de César Toro Montalvo. Allí parece no haber ocurrido nada en los estudios de la literatura peruana y ante la ausencia de la universidad, se vuelve urgente la presentación de una versión integradora de la desarmonía y el conflicto presente en el devenir de nuestra literatura.


A MODO DE CONCLUSIÓN (PERSPECTIVAS)


Si aquellas constituyen los aspectos innovadores, conviene preguntarnos ¿cuál es la repercusión de la Academia en los estudios básicos o las imágenes que se tiene de la literatura peruana? En buena cuenta, se trata de una mirada en la que se pone en tensión los diversos sistemas o núcleos conflictivos en el espacio de las literaturas peruanas. Hacerlas evidentes y dar cuenta de su presencia en el escenario letrado. No sólo estudiar la literatura canónica, sino abrirnos a esos otros discursos no canónicos para, establecer un discurso sobre las relaciones virtuales o reales, entre sistemas canónico y otros sistemas, por ejemplo, quechua; entre el sistema canónico y los sistemas populares; entre sujetos de enunciación dominantes respecto a sujetos de enunciación marginados, como el indio o la mujer. En fin, como se ha dicho ya, de establecer esos nexos posibles para una mirada integradora, más aun, radicalmente nueva. Planteo dos problemas a trabajar:
1. Llegamos al nuevo milenio endeudados con una tradición epistemológica insuficiente para comprender y dar cuenta de los nudos conflictivos de nuestra sociedad y sus representaciones discursivas. Esta deuda tiene que ver con la posibilidad de ofrecer una imagen de la desarmonía en consideración a la inflexión y heterogeneidad que han vivido y viven nuestros países andinos. En realidad, se trata de una lectura des-estructuradora de las representaciones que privilegian un tipo de literatura como la LITERATURA PERUANA _por lo mismo, convertida en canon literario_ contrapuesta a otras literaturas existentes en el Perú.
2. Esta imagen, no debemos olvidar, se instituye vía la difusión de categorías, símbolos e íconos que no se quedan sólo y exclusivamente en la comunidad científica, sino que traspasa las fronteras de ésta para convertirse en un saber común en la población de referencia de dichas comunidades. La institucionalización tiene lugar, precisamente a través del ejercicio de la crítica literaria en medios públicos, textos breves y casi siempre ocasionales (periódicos, radios o TV.) y en la compulsiva forma de desarrollo que tienen ocasión en el espacio de la escuela. De allí la importancia que tenemos que dar a los formadores de opinión que son los maestros, imaginar formas de incidencia en el currículo que se difunde en las escuelas, de manera más precisa, una adecuada vinculación de la academia con la escuela. (13)

Una de las mayores exigencias para los estudios literarios, es sin duda, la necesidad de revelar la desarmonía social representada en la esfera letrada. Estos estudios tendrían que advertirnos de las transacciones y confrontaciones producidas en las elaboraciones de las metáforas y simbologías que heredamos a lo largo de la tradición escrita y oral. De allí la demanda de constructos teórico, la elaboración de teorías que permiten una lectura desprejuiciada y enriquecedora. Y en lo que es el área de mi especialización, desde mi reflexión sobre literatura marginales, andinas y de la cultura oral, propongo estas opciones como posibles perspectivas:

- Estudios de las literaturas regionales en relación con la construcción del objeto literario producido en la ciudad como elaboración hegemónica.
- Investigaciones sobre los procesos históricos intersistémicos. La posibilidad de explicar los sistemas escritos canónicos respecto a otros sistemas, en el caso colonial, podríamos postular la cronístíca respecto, por ejemplo, al romancero, como producción que desborda el canon o en representaciones del otro en la ciudad letrada.
- Estudios que expliquen la configuración de los objetos textuales a partir de las poéticas inherentes al mundo quechua y amazónico. Una de las pistas de trabajo aquí sin duda sería etnopoética andina.
- Las relaciones entre sistemas mayores tal como ocurrió, en el caso de la vanguardia, que al ser estudiada como proyecto latinoamericano, permite una mejor comprensión del fenómeno. Para la investigación de los objetos no canónicos como la literatura quechua resulta insuficiente la categoría espacial país, por lo que, una categoría enriquecedora constituye la noción de región andina.
- Los estudios sobre la conformación de los corpus de las literaturas peruanas es un asunto también a trabajar. Sin duda, el imaginario andino y las representaciones amazónicas constituyen referentes a tomar en cuenta en la asignación de estos corpus.
- Las investigaciones sobre tradición oral tendrían que profundizarse indagando secuencias intertextuales, entre aquellos que provienen del mundo quechua y aymara, respecto de aquellas que provienen del mundo costeño? norteño, de igual formas las relaciones virtuales o reales que estas formas podrían tener con las literaturas amazónicas.
- La relectura de todos los autores canónicos de cara a los procesos simbólicos producidos en América del Sur.
- Los proyectos editoriales y la constitución de imaginarios literarios en el país. En buena cuenta, como opera la sociedad letrada en el siglo XXI.
- Los procesos de canonización de las literaturas en el mundo de la escuela y los medios de comunicación y sus relación con la formación de lector del siglo XXI.
- Los efectos de las guerras civilizadoras, es decir, las relaciones que podemos postular entre la nnodernización de la escritura en el siglo XX y los procesos de globalización de la era cibernética.
Finalmente, uno de los problemas que se tienen que considerar es la relación que establece la Facultad de Letras con otras universidades del país y los vínculos que desarrolla con las macrouniversidades latinoamericanas y las universidad puntas de EE.UU., Inglaterra, Francia y España, respecto a su acreditación internacional.



Bibliografía


Carazas, Milagros La orgía lingüística y Gregorio Martínez. Un estudio sobre Canto de Sirena (1999).

Chiri Jaime, Sandro (y) Zavaleta, Carlos Eduardo. El cuento en San Marcos., Siglo XX, primera selección. Lima, Fondo Editorial Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2002.

Espezúa Salmón, Dorían. Entre lo real y lo imaginario. Una lectura lacaniana del discurso indigenista. Lima, Universidad Federico Villarreal, 2000 (Premio Nacional de Ensayo 1999).

Espino Relucé, Gonzalo. Literatura, Lima, Universidad Federico Villarreal, Escuela Universitaria de Educación a Distancia, 2000.
----- Literatura oral o la literatura de tradición oral. Quito, Editorial Abya-yala, 1999.
----- Imágenes de la inclusión andina. Literatura peruana del siglo XIX. Lima, Instituto de Investigaciones Humanísticas, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1999.
----- Tras las huellas de nuestra memoria. Tradición Oral del Norte Peruano. Lima, Instituto Nacional de Cultura (INC) _Organización lberoarnericana para Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), 1994.

Fernández Cozman, Camilo. Rodolfo Hinostroza & la poesía de los años'60. Lima, Fondo Editorial, Biblioteca Nacional del Perú, 2001.
-----Raúl Porras Barrenechea y la Literatura Peruana. Lima, Fondo Editorial Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2000.
----- Las huellas del aura. La poética dé J.E. Eielson. Lima, Latinoamérica Editores, 1996.
----- Las ínsulas extrañas de Emilio Adolfo Westphalen. Lima, Naylamp Editores, 1990 (ed. auspiciada por CONCYTEC).

García-Bedoya Maguiña, Carlos. La literatura peruana en el periodo de estabilización colonial (1580-1780). Lima, Fondo Editorial Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2000.
-----Para una periodización de la Literatura Peruana. Lima, Latinoamericana Editores, 1990.

González Montes, Antonio Escalas hacia la modernización narrativa. Lima, Fondo Editorial Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2002.

Huamán Manrique, Isaac. La voz del trueno y el arco iris. Literatura de Huancavelica. Lima, Pachacuti Editores-Comisión Organizadora del IX Encuentro y I Internacional de Escritores "Teodoro Manrique España", 2000.

Huamán, Miguel Ángel. Lecturas de teoría literaria I. Compilación de... Lima, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Fondo Editorial - Universidad Nacional Pedro Ruíz Gallo, 2002.----- Problemas de teoría literaria. Lima, Signo lotófago, 2001.
----- ¿Cómo leer poesía? Vallejo una orientación metodológica. Lima, Fondo Editorial de la Escuela de Literatura/ Instituto Runa de Desarrollo y Estudios sobre Género, 1997.
----- Modelo comunicativo de la interpretación de textos. Lima, Fondo Editorial de la Escuela de Literatura/ Instituto Runa de Desarrollo y Estudios sobre Género, 1997.
-----Fronteras de la Escritura. Discurso y utopía en Churata. Lima, Ed. Horizonte, 1994.
-----Literatura y cultura. Una introducción. Lima, Fondo Editorial, Facultad de Letras UNMSM, 1993.

Lauer, Mirko. La polémica del vanguardismo 1916-1928 Lima, Fondo Editorial Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2001
----- Andes imaginarios. Discurso del indigenismo 2. Lima/ Cuzco, Sur-CBC, 1997.

Mathews, Daniel. La paideia retrógrada. Novela y escuela en Arguedas. Huancayo, Sociedad Científica Andina del Folklore - Centro Cultural José María Arguedas, 1999.

Rodríguez Rea, Miguel Ángel. Tras las huellas de un crítico: Mario Vargas Llosa. Lima, Fondo Editorial, Universidad Católica del Perú, 1996.
-----El Perú y su literatura. Guía bibliográfica. Lima, Fondo Editorial, Universidad Católica del Perú, 1992.

Velázquez Castro, Marcel. El revés del marfil Lima, Universidad Nacional Federico Villarreal, 2002.



Remito a mis lectores para ver el Cuadro 1 y el Anexo a:

http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtual/Publicaciones/Escri_pensam/2002_n10/Bib_palabra_debate.htm

Ilustración: Trazo indigena hecho por nahuas, Bernardino de Sahagún, Historia General de las Cosas de la Nueva España .

No hay comentarios.: